May 11, 2021
De parte de SAS Madrid
334 puntos de vista


Hasta en 22 ocasiones en 27 minutos. Son las veces que Pablo Casado repiti贸 la palabra 鈥渓ibertad鈥 durante su intervenci贸n ante el Comit茅 Ejecutivo Nacional del Partido Popular tras la victoria en las elecciones madrile帽as del pasado 4 de mayo. Euf贸rico, el l铆der de PP se ha aferrado al t茅rmino como ya lo hiciese su candidata, Isabel D铆az Ayuso.

La perversi贸n de determinados conceptos ha sido parte de la estrategia de la derecha y la extrema derecha durante la campa帽a de las elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Desde los partidos conservadores y reaccionarios se ha intentado impregnar de neoliberalismo t茅rminos tan vinculados a la colectividad y al republicanismo como libertad, solidaridad o, en menor medida, igualdad. Palabras despojadas de su significado universal y adulteradas por parte del PP y Vox.

Tal y como explica la fil贸sofa Ana Carrasco-Conde, 鈥渓os conceptos cambian porque cambian las sociedades, pero el problema viene cuando se quiere cambiar la sociedad a partir del cambio de conceptos鈥. La profesora de Filosof铆a en Universidad Complutense de Madrid asegura que 鈥渆n el momento en que se consiga introducir una ideolog铆a dentro de una palabra, la semilla germinar谩鈥, construyendo as铆 una realidad alternativa.

Libertad ha sido, sin duda, el concepto clave en los comicios madrile帽os. Frente a las restricciones impuestas en la mayor parte del pa铆s para hacer frente a la pandemia de la COVID-19, el gobierno de D铆az Ayuso opt贸 por hacer de la comunidad un territorio con medidas laxas para contener el virus, en el que se registran una de las tasas de contagio m谩s altas del pa铆s y un exceso de mortalidad.

Y esta forma de gesti贸n se ha ligado a esa definici贸n alternativa del t茅rmino libertad, la cual ha sido ratificada tambi茅n por la extrema derecha, que ha apoyado este tipo de medidas. De acuerdo con Carrasco-Conde, los partidos reaccionarios intentan asimilar la democracia a 鈥渓a l贸gica extrema de un capitalismo extremo鈥 en el que lo importante es el individualismo y el yo, sin importar las consecuencias que los actos propios tengan en la salud de los m谩s vulnerables: 鈥淓l capitalismo nos ha metido entre ceja y ceja que somos individuos aislados, pero en realidad somos sociales. Siempre llegamos a ser lo mejor posible en comunidad y por eso la libertad es lo que puedes hacer con los dem谩s, pactando con los dem谩s. Es muy perverso pensar que el otro es un obst谩culo鈥.

Im谩genes como las vistas el pasado s谩bado por la noche, momento en el que terminaba el estado de alarma, permiten vislumbrar el ego铆smo que encierra esa 芦libertad禄, una palabra que muchos gritaron durante la noche. 鈥淗emos venido a emborracharnos y el resultado nos da igual鈥, fue una de las frases m谩s coreadas por los cientos de personas que se agolpaban sin ning煤n tipo de medida de protecci贸n frente al virus en algunos de los lugares m谩s conocidos de la capital madrile帽a. 

De acuerdo con el periodista Adri谩n Lardiez, autor de La seducci贸n de la extrema derecha (Libros.com, 2021), en el que analiza 鈥渆l comportamiento electoral y la psicolog铆a tras el voto populista鈥, esta estrategia de la perversi贸n conceptual 鈥渆s efectiva a nivel psicosocial鈥. Hace referencia a la teor铆a de la privaci贸n relativa seg煤n la cual es posible 鈥渋ncidir en la insatisfacci贸n personal como fuente de las hostilidades鈥. De esta forma, seg煤n Lardiez, 鈥渃uando los individuos creen que han sido injustamente tratados, que se les ha privado de un objeto o que no reciben lo que merecen, pues entonces si les vendes esta idea tan bonita de la libertad pues pueden verse seducidos鈥.

Una estrategia antigua

Como sostiene el profesor de Lenguas y Culturas Espa帽olas y Portuguesa de la Universidad de Princeton, Germ谩n Labrador, la pugna por el significado de las palabras 鈥渇orma parte de la lucha por la hegemon铆a cultural y pol铆tica, desde tiempos remotos鈥. Seg煤n explica Labrador, tras la revoluci贸n sovi茅tica fueron varias las contrarrevoluciones conservadoras que 鈥渢rataron de combatir los diferentes movimientos de izquierda apropi谩ndose de su vocabulario鈥. Se帽ala el caso de Jos茅 Antonio Primo de Rivera, quien manten铆a que la 煤nica libertad posible era 鈥渓a libertad de obedecer鈥. Al fundador de Falange tambi茅n se le atribuye la frase 鈥淓l hombre tiene que ser libre, pero no existe la libertad sino dentro de un orden鈥.

De manera m谩s reciente, 鈥渓os herederos de la dictadura usaron el lenguaje del antifranquismo para ir a las elecciones: la Alianza Popular de Fraga defend铆a que hab铆a que 鈥榖uscar la verdadera libertad鈥 frente a la supuesta 鈥榝alsa libertad鈥 de los dem贸cratas鈥, explica el profesor de Princeton. AP tambi茅n se vali贸 de falangismo para uno de sus esl贸ganes electorales de 1977: 鈥淟ibertad y trabajo en orden鈥.

Una estrategia que ahora forma parte de lo que se ha venido denominando por parte de alguno de los principales ide贸logos de la derecha y de la extrema derecha como 鈥渂atalla cultural鈥. Una disputa que tampoco es nueva y que en Espa帽a se inici贸 en 2004 contra el gobierno de Jos茅 Luis Rodr铆guez Zapatero. En ese momento, los progenitores pol铆ticos de las actuales derecha y extrema derecha 鈥揳mbas nacidas de ese movimiento neoconservador鈥 se lanzan a la lucha sem谩ntica con el objetivo de apropiarse de determinados conceptos y resignificarlos a imagen y semejanza de su ideolog铆a. As铆, Esperanza Aguirre, la principal art铆fice de la conversi贸n de Madrid en un laboratorio neoconservador, ha escondido tras el concepto de 鈥渓iberalismo鈥 la privatizaci贸n de servicios p煤blicos esenciales como la sanidad.

Fuera de nuestras fronteras, la extrema derecha de diferentes pa铆ses europeos lleva a帽os utilizando el t茅rmino como parte de su propio nombre. En Pa铆ses Bajos, Geert Wilders lidera desde 2004 el Partido por la Libertad (Partij voor de Vrijheid, PVV), que ha llegado a ser segunda fuerza en el pa铆s en 2017. Los ultranacionalistas del Partido de la Libertad de Austria (Freiheitliche Partei 脰sterreichs, FP脰) son otro ejemplo, as铆 como el extinto Pueblo de la Libertad (Il Popolo della Libert脿, PdL), de Silvio Berlusconi, disuelto en 2013.

Solidaridad, pero solo con los propios

La celebraci贸n del D铆a Internacional de los Trabajadores coincidi贸 este a帽o con la campa帽a electoral madrile帽a. Mientras los tres candidatos de la izquierda 鈥M贸nica Garc铆a (M谩s Madrid), 脕ngel Gabilondo (PSOE) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos)鈥 marchaban junto a los sindicatos UGT y CCOO, Vox presentaba su propio sindicato 鈥渁nticomunista鈥 Solidaridad en una de las zonas de mayor renta de la capital.

芦Solidaridad禄 es otro de esos conceptos republicanos que intenta ser pervertido por parte de la extrema derecha, que ha copiado el nombre al m铆tico sindicato nacionalista polaco Solidarnosc. La fil贸sofa Ana Carrasco-Conde sostiene que tanto la derecha como la ultraderecha utilizan el t茅rmino solidaridad en el sentido de lo que el soci贸logo y fil贸sofo franc茅s 脡mile Durkheim denomin贸 como 鈥渟olidaridad mec谩nica鈥: 鈥淟a solidaridad implica colaboraci贸n en sociedad, cooperaci贸n, que puede darse entre quienes piensan lo mismo o quienes piensan diferente. La primera obedece la l贸gica de la homogeneizaci贸n, que es la l贸gica del fascismo. Todo lo que se salga de esa solidaridad o se salga de ese grupo es un enemigo o un antag贸nico que debe ser eliminado鈥, explica Carrasco-Conde. 

Asimismo, la fil贸sofa sostiene que para la extrema derecha no existe una solidaridad con los m谩s d茅biles que est谩n fuera del grupo, sino que lo suplen con la 鈥渃aridad鈥 propia de sus ra铆ces cristianas. El profesor Germ谩n Labrador, por su parte, recurre al ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels, quien trat贸 de resignificar el concepto de solidaridad internacionalista como solidaridad nacional (Nationalen Solidarit盲t) 鈥減ara financiar el nazismo鈥.

El periodista Adri谩n Lardiez cree que con esta estrategia 鈥淰ox trata de buscar el voto obrero鈥 aunque no es capaz de conseguirlo de una manera eficiente. 鈥淣o lo hacen bien porque vienen de donde vienen y eso se les nota鈥, explica Lardiez. Un tuit del diputado Iv谩n Espinosa de los Monteros publicado tambi茅n el D铆a del Trabajador de hace nueve a帽os deja al descubierto las costuras de Vox en este sentido: 鈥淓l 1 de mayo es el d铆a del trabajo. Deber铆a ser el d铆a de salir a la calle a agradecer su esfuerzo a los que generan empleo: los empresarios鈥, public贸 en su perfil en 2012.

Enlace relacionado LaMarea.com (10/05/2021).




Fuente: Sasmadrid.org