February 8, 2022
De parte de Acracia
1,402 puntos de vista

Como creo que ya he comentado en m谩s de una ocasi贸n, uno tiene la muy oxigenante costumbre de indagar de manera reiterada en un horizonte libertario de aspiraciones innovadoras y lo m谩s amplio posible. Me ha quedado algo ret贸rico, pero as铆 es. Esto me recuerda lo que dijo cierto 谩crata en el pasado, y una vez m谩s tengo que pedir disculpas por mi escasa memoria para los nombres de las citas, algo as铆 como que sobre las espaldas del anarquismo se han cargado excesivas cosas. Esto es as铆 y no temo pecar de insistente si recuerdo que sobre las ideas anarquistas, o si se quiere libertarias, se ha vertido el mayor n煤mero de ignominias. Hay que fastidiarse lo l铆rica que me est谩 quedando hoy la columna. Sin embargo, la capacidad de falsear al anarquismo tiene todav铆a la capacidad de sorprenderme. Escuchando a los liberales m谩s puros, y al menos a nivel te贸rico en Espa帽a hay unos cuantos, bien es verdad que sin mucho recorrido y con cierta tendencia endog谩mica, uno llega a una confusi贸n terminol贸gica que produce escalofr铆os.

El t茅rmino 鈥榣ibertario鈥, en el idioma espa帽ol o castellano, se帽ores m铆os, es sin贸nimo de anarquista. Es as铆 hasta el punto que si bien existe un movimiento llamado anarquista, aquel vocablo no posee ismo alguno. Libertarismo, a pesar de Wikipedia, no supone neologismo alguno. Aclararemos tambi茅n, aunque d茅 un poco de verg眉enza decirlo, que el anarquismo pretende la supresi贸n de toda autoridad coercitiva y una comunidad de hombres libres e iguales, dos conceptos que van inequ铆vocamente unidos. Estos liberales de toda la vida, que ahora presumen exentos de verg眉enza de ser libertarios e incluso anarquistas, como cualquiera con un m铆nimo conocimiento de pol铆tica sabe, se llenan la boca de libertad, pero niegan la igualdad al identificarla de manera grotesca y simplista con un r茅gimen totalitario. Resulta curioso que el origen de la palabra libertaire, en franc茅s, la acu帽ara un anarquista a mediados del siglo XIX precisamente para criticar y diferenciarse del liberalismo econ贸mico. Es casi un siglo despu茅s, ya bien entrado el siglo XX cuando entra en juego en ingl茅s el t茅rmino libertarian, de indudable origen conservador como comprobamos al ver los que lo usan, para invitar a la confusi贸n en nuestro idioma. No mucho despu茅s ya empez贸 a hablarse de un anarquismo de derechas o anarcocapitalismo o como demonios lo quieran llamar, y creo que no es necesario explicar lo que pretende.

La cuesti贸n es que escuchando a estos pseudolibertarios, cuya escasa aportaci贸n a las ideas cl谩sicas del liberalismo les empuja tal vez a esa confusi贸n terminol贸gica, uno no puede m谩s que indignarse. De esta manera, hablan de forma despectiva de un anarquismo que ellos consideran colectivista y de izquierdas, y sueltan chascarrillos sobre el desconocimiento de econom铆a que tienen los que no portan, como ellos claro, la verdad pura y revelada. No hace falta aclarar, a pesar de mis exabruptos habituales, que me parecen estupendos, y dignos de una sociedad m铆nimamente libre el debate y el enfrentamiento entre ideas en busca de un horizonte innovador y emancipador todo lo amplio posible. Una cosa es eso y otra muy distinta acaparar t茅rminos que son, en gran medida, antag贸nicos. Es cierto que hay planteamientos coincidentes sobre una sociedad libre, pero el anarquismo ya realiz贸 una temprana cr铆tica al liberalismo econ贸mico y una apuesta por la autogesti贸n social en todos los 谩mbitos de la vida. Insistiremos en la 铆ntima vinculaci贸n entre los conceptos de libertad e igualdad, con toda la complejidad que eso supone, y en la erradicaci贸n de toda autoridad coercitiva, tambi茅n en el campo econ贸mico. Tambi茅n es verdad que en los idiomas hay anfibolog铆a y polisemia, que suenan a enfermedades, pero viene a ser el diferente sentido o significado de los t茅rminos. Pero, en este caso, se trata de una h谩bil mistificaci贸n etimol贸gica por parte de personas que, sencillamente, defienden algo muy diferente que contribuye a la falsedad sobre el aut茅ntico anarquismo (con perd贸n de la expresi贸n). Uf, me puse muy serio, pero es que el asunto me enerva.

Juan C谩spar




Fuente: Acracia.org