March 24, 2021
De parte de La Haine
1,645 puntos de vista

Lidia Falc贸n del Partido Feminista y Alicia Rubio de Vox participan en un acto organizado por la organizaci贸n Hazte O铆r, asociaci贸n espa帽ola de extrema derecha de corte ultracat贸lico y ultraconservador, contra la aprobaci贸n de la Ley Trans, a la que consideran peligrosa y anticonstitucional.

Aunque hace solo algunos a帽os esto ser铆a impensable, desgraciadamente en la actualidad este tipo de im谩genes, en las que el sector m谩s conservador y reaccionario del feminismo converge con la extrema derecha y la Iglesia en actos p煤blicos y prioridades pol铆ticas, son cada vez m谩s comunes.

En este acto convocado bajo el nombre de 鈥淒esmontando la Ley Trans鈥 han analizado las supuestas catastr贸ficas consecuencias que para ambas implica esta norma, su redacci贸n y aprobaci贸n, que vendr铆a a ser algo as铆 como el fin del imperio romano, de la civilizaci贸n tal cual la conocemos o la llegada del apocalipsis, seg煤n a quien le preguntes, con afirmaciones tan esencialistas como 鈥渟i naces ni帽a, lo seguir谩s siendo鈥 La 煤nica diferencia entre ambas formaciones y representantes pol铆ticas ha sido sobre la educaci贸n de los menores y la responsabilidad de las familias sobre la misma.

La presidenta del Partido Feminista, Lidia Falc贸n cree que el texto del Ministerio de Igualdad llevar谩 al pa铆s a vivir una “distop铆a” por la que se busca un mundo “sin hombres y mujeres” y basado en un g茅nero que “no existe”.

Falc贸n defiende una falacia al afirmar que la identidad de g茅nero se trata de 鈥渦na filosof铆a de que los seres humanos no existen, siguiendo las directrices de campa帽as que dicen que hay personas que no se sienten bien en su cuerpo y que, por ello, hay que mutilarlo, modificarlo o cambiarlo”.

Hace poco escrib铆amos sobre los mitos m谩s repetidos que se lanzan sobre la Ley donde queda claro que las personas Trans precisamente pretenden con esta Ley que su transici贸n sea despatologizada para que el reconocimiento de su identidad de g茅nero y con ello el cambio de su documento de identidad no dependa de ninguno de estos procesos si la persona no los elige.

Falc贸n tambi茅n ha dicho que “estos lodos” vienen de la aprobaci贸n, con su “rotundo disgusto”, en 2004 de la Ley contra la Violencia de G茅nero porque “elimin贸” a la mujer y la convirti贸 en un g茅nero como t茅rmino que “importa”.

Por su parte, Rubio, la vicesecretaria de movilizaci贸n de la formaci贸n de extrema derecha que compart铆a acto con Lidia Falc贸n bajo el paraguas de 鈥淗azte O铆r鈥, y para la cual la existencia de las clases sociales y grupos oprimidos solo es una 鈥渢eor铆a de interseccionalidad鈥 que divide a la sociedad, ha dicho que 鈥渓a Ley Trans sirve para que aquellas personas que no quieran ser oprimidas pasen a decir, por ejemplo, que se sienten hombres o blancos y viceversa. Es un m茅todo, que tiene como objetivo que la sociedad sea “igual” para acabar “no siendo nada”, ha afirmado.

Sea lo que sea lo que Alicia Rubio haya querido decir con esto, no sabemos si no le parece bien que la sociedad sea 鈥渋gual鈥 o si tiene que ser algo concreto que no dice, aunque podemos imagin谩rnoslo.

Ambas argumentan tambi茅n que en el mundo del deporte las mujeres trans acabar谩n con las categor铆as femeninas; y hablan de intrusi贸n de estas personas en otros 谩mbitos como Eurovisi贸n o Miss Espa帽a, cuya 煤ltima representante fue una mujer trans, como grandes problemas que, les deben parecer a ellas que nos afectan a las mujeres de la plebe a diario.

Ambas criminalizan a las personas trans al 鈥渁lertar鈥 de que personas que se autodeterminan de un g茅nero puedan entrar en ba帽os o c谩rceles del g茅nero contrario. Resulta t铆pico de cualquier posici贸n reaccionaria replegarse y temer el cambio en vez de dedicarnos a pensar c贸mo podemos avanzar en construir un mundo menos binario y basado en el sexo biol贸gico y los roles de g茅nero, y mas en las caracter铆sticas personales de cada persona independientemente de esto.

El argumentario del odio que defienden Lidia Falc贸n y tambi茅n Alicia Rubio se basa es una visi贸n b谩sica y esencialista del ser humano que se encuentra cerrilmente obstinada en alg煤n tipo de destino biol贸gico.

Como vemos, Falc贸n se muestra muy preocupada por los t茅rminos, pero pese a formar parte de una organizaci贸n que se considera de izquierda no la hemos visto poner tantas energ铆as para exigir la derogaci贸n de las reformas laborales, el fin de las externalizaciones, la derogaci贸n de la Ley de extranjer铆a, o la movilizaci贸n de recursos para ponerlos al servicio de las v铆ctimas de violencia machista como expropiar las viviendas vac铆as de los bancos, cuestiones que afectan a tantas mujeres y que supondr铆an un cambio real en la vida de estas, algo que ni se plantean ni se consigue con su lucha por los 鈥渢茅rminos鈥.

Lidia Falcon identifica a las que sostienen sus posturas como “las feministas” que est谩n en “primera l铆nea de fuego contra” la norma y contra los “populismos” que se han “metido en los gobiernos” haciendo “campa帽as” en este sentido y que el movimiento feminista “nunca va a defender” porque seg煤n ella, esto supondr铆a la “desaparici贸n” del “objeto de la lucha” del mismo, que es “la mujer”. Tiene pinta de que la mujer en la piensa Lidia solo es 鈥渕ujer鈥, pero no es trabajadora, ni cuidadora, ni precaria, ni migrante, ni lesbiana, ni trans.

Pese a ser una figura conocida en la izquierda espa帽ola, no est谩 dem谩s explicar qui茅n es para las nuevas generaciones. Lidia Falc贸n es una pol铆tica y escritora espa帽ola, licenciada en Derecho, Arte Dram谩tico y Periodismo y doctora en Filosof铆a, que se destac贸 por su defensa del feminismo durante la Transici贸n. Fue militante del PSUC y sufri贸 persecuci贸n y torturas por sus ideas pol铆ticas durante la dictadura franquista. En 1976 cre贸 el Colectivo Feminista de Barcelona. En 1977 fund贸 la Organizaci贸n Feminista Revolucionaria, a partir de la cual se cre贸 el Partido Feminista de Espa帽a desde el cual lanza hoy estos mensajes del odio.

Explicamos esto porque, pese a nuestras diferencias ideol贸gicas con las organizaciones y la tradici贸n e ideolog铆a estalinista de la que forma parte, es necesario se帽alar la degeneraci贸n absoluta que est谩 atravesando a un sector del movimiento feminista, un movimiento que deber铆a ser plantearse y organizarse para transformarlo todo se convierte en un ala reaccionaria mas de la sociedad de mano de la extrema derecha y de la Iglesia.

Sea la se帽ora Falc贸n, o las se帽oras de derechas de misa dominical, las que defiendan este discurso reaccionario nos van a tener enfrente, nuestra lucha no est谩 determinada por nuestro sexo biol贸gico. Dejen de querer encapsularnos en sus peque帽os esquemas mentales sobre c贸mo tienen que ser las personas para merecer su aprobaci贸n porque no la necesitamos, nuestro enemigo es el capitalismo patriarcal y quienes le hacen de sost茅n, no las personas trans, que son nuestras compa帽eras, amigas y familia.

http://www.izquierdadiario.es/Lidia-Falcon-en-un-acto-con-VOX-la-degeneracion-del-feminismo-reaccionario?var_mode=calcul




Fuente: Lahaine.org