January 28, 2022
De parte de Nodo50
205 puntos de vista

Afganistán nos enseña de nuevo: ¡Guerra nunca más! Ese fue y es el lema correcto 

La guerra de la OTAN en Afganistán ha costado la vida a cientos de miles de personas, ha dejado  un país devastado y empobrecido y, al mismo tiempo, ha fomentado el terrorismo.

En lugar de sacar las conclusiones correctas y abstenerse de realizar intervenciones militares en  el futuro, destacados políticos alemanes y europeos piden que la UE siga desarrollando sus  capacidades militares para poder actuar militarmente en el futuro, también con independencia de  los Estados Unidos. Este será el tema central de la próxima “Conferencia de Seguridad de  Múnich”.

La “Conferencia de Seguridad” de Múnich (SIKO) no trata la seguridad

En la SIKO, que tendrá lugar del 18 al 20 de febrero de 2022, se reunirán jefas y jefes de Estado y de gobierno, así como representantes políticos – principalmente de los países de la OTAN – con  altos mandos militares, representantes de grandes empresas, incluida la industria armamentística, y servicios de inteligencia. No se preocupan por la seguridad de los ciudadanos, ni aquí ni en el  resto del mundo. Se preocupan solamente por asegurar la supremacía estratégica de los estados  capitalistas occidentales y sus corporaciones. La “SIKO” sirve sobre todo como plataforma  publicitaria de la OTAN, actualmente de la Estrategia 2030, así como de justificación de los miles  de millones gastados en armamento por Alemania y la UE y de sus misiones de guerra, vendiendo todo eso a la población como “misiones de paz”.

El nuevo gobierno federal: nuevos colores, viejas políticas

El gasto militar y armamentístico de Alemania se ha duplicado con creces en los últimos 20 años.  De acuerdo con las “Recomendaciones de Política Exterior” de los organizadores de la SIKO, La nueva coalición del semáforo [partidos rojo, amarillo y verde] quiere continuar este curso de rearme de acuerdo con las “Recomendaciones de Política Exterior” de los organizadores del SIKO. Quiere aumentar aún más los gastos militares, adquirir drones de combate armados para  el Bundeswehr [Ejército Federal], mantener el estacionamiento de armas nucleares  estadounidenses en Alemania y comprar nuevos aviones portadores de armas nucleares por  8.000 millones de dólares en Estados Unidos para su uso por el Bundeswehr. Además, se  impulsará el rearme militar de la UE.

La creciente militarización de Alemania y de la UE no sirve para la paz, ni tampoco el curso de  confrontación incendiaria, la retórica bélica y las maniobras de guerra contra Rusia y la RP China,  que podrían escalar militarmente en cualquier momento y conducir a una guerra entre las  potencias nucleares. 

Hay que acabar con esta política de confrontación. La paz en Europa y en el mundo sólo puede  lograrse con y no contra Rusia y China. Al contrario de la aplicación violenta de los intereses de

las grandes potencias y los intereses de la supremacía, el desarme y la cooperación internacional  deberían estar a la orden del día.

Luchamos por el desarme y por una política de distensión

En el año 2020, los gastos militares mundiales alcanzaron la suma astronómica de 2.000 billones  de dólares. Ahí solamente los países de la OTAN representan 1.100.000 millones de dólares. Esto significa 18 veces más que los gastos de Rusia y 4 veces más que los de China. Una fracción de estos miles de millones bastaría para acabar con el hambre en el mundo, proporcionando atención médica y acceso a la educación para todos.

Las crisis presentes y futuras ni se van a resolver con arsenales de armas cada vez más grandes, ni con la competencia capitalista, ni con la rivalidad entre grandes potencias.

Para hacer frente al mayor reto de nuestro tiempo, que es detener la catástrofe climática, se  necesitan billones de dólares de inversión. Pero el dinero que se necesita urgentemente se está  despilfarrando en armamento militar que es perjudicial para el clima. Ni siquiera se están  cumpliendo las promesas de ayuda totalmente inadecuadas de 100.000 millones de dólares  anuales para los países pobres del Sur. Por tanto, así no se alcanzará el objetivo tope de 1,5 grados de calentamiento ambiental.

Por eso exigimos:

• ¡Desarme en lugar de rearme! En lugar de despilfarrar miles de millones en armamento y  en preparaciones de guerra, hay que invertir el dinero de nuestros impuestos en los  sistemas sociales, en los sistemas de salud y educación y en la protección del clima.

• Exigimos el fin de todos los despliegues del ejército alemán (Bundeswehr) en el marco de la  alianza bélica de la OTAN y de todas las estructuras militares de la UE. Cero participación  en los proyectos de rearme de la UE. No a la adquisición de drones armados.

•  La complicidad de Alemania en las guerras de agresión contra el derecho internacional y en la guerra ilegal de drones que se libra a través de la base aérea estadounidense de Ramstein debe terminar.  Hay que cerrar todas las bases  de tropas de Estados Unidos y la OTAN en Alemania y todos los centros de mando de  Estados Unidos y la OTAN ahí presentes.

• El fin de la participación en la estrategia bélica nuclear estadounidense. No a la adquisición de aviones de combate estadounidenses para el uso de armas nucleares estacionadas en Alemania. El gobierno federal debe adherirse al Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y cancelar el estacionamiento de armas nucleares estadounidenses en Büchel.

Hay que detener las exportaciones de armas alemanas.

Alemania ocupa un escandaloso cuarto lugar en el ranking mundial de exportaciones de armas.  Los clientes de las entregas de armas alemanas son Estados dictatoriales y beligerantes, entre  ellos Turquía, que libra una sangrienta guerra contra la población kurda y ha invadido el norte de  Siria violando el derecho internacional para aplastar el proyecto democrático y emancipador de  Rojava.

Hay que acabar con el mortífero negocio de los traficantes de armas y los especuladores  de la guerra, así como con la concesión de licencias y la deslocalización de las empresas armamentísticas en el extranjero.

Hay que eliminar los motivos de la huida en lugar de luchar contra los refugiados.

Las guerras, el cambio climático, la pobreza extrema, la persecución política y las violaciones de los  derechos humanos empujan a millones de personas a huir. Sólo unos pocos reciben asilo en  Alemania. El gobierno alemán es parcialmente responsable de la mayoría de estos motivos de  huida. Las relaciones económicas y comerciales injustas, las sanciones y las guerras van  destruyendo las bases de vida en los países del Sur Global. Sin embargo, Alemania y la UE se  cierran en banda, devuelven a los refugiados de forma ilegal sin tener en cuenta los  derechos humanos y permiten que miles de personas se ahoguen en el Mediterráneo. No  debemos resignarnos ante ello.

Basta de políticas económicas explotadoras, que producen guerra,  pobreza y huida. Nuestra solidaridad pertenece a los refugiados, especialmente a los que huyen de las guerras libradas con armas alemanas. La huida no es ningún crimen. Ningún ser  humano es ilegal.

La juventud necesita perspectivas y no guerras.

El movimiento pacifista y las asociaciones juveniles progresistas llevan años protestando contra la falta de perspectivas y contra la guerra. Aunque cada vez hay menos seguridad laboral, las  condiciones de trabajo van empeorando y los salarios reales disminuyendo, la Bundeswehr se  presenta como un empleador atractivo y se presenta en las escuelas, en las ferias y en las redes  sociales buscándo a atraerse a la gente con su fascinación por la tecnología, sus ofertas de  plazas de estudio y posibilidades de formación profesional. ¡Esto debe terminar! La  juventud no se debe quemar en ningún tipo de guerra!

Por eso exigimos:

¡Educación en vez de bombas! No publicidad para morir.  Más plazas de aprendizaje civil y mejores condiciones de trabajo y  formación.

Únete a nosotros en las calles por el desarme y contra la preparación de la guerra, por la justicia social mundial, por la solidaridad con los que huyen de la guerra, el hambre y la destrucción de sus países de origen, y por una transformación democrática, social y ecológica para salvar la naturaleza y el clima.  

Implícate, actívate, porque la política de paz, el desarme y la protección coherente del clima sólo serán posibles mediante una creciente presión social y un fuerte movimiento extraparlamentario. 

Acuda a la manifestación el sábado 19 de febrero de 2022 a las 13:00 horas en Múnich, en el Stachus (Karlsplatz)

Alianza de Acción contra la Conferencia de Seguridad de la OTAN

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los artículos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.




Fuente: Attac.es