September 17, 2021
De parte de ANRed
358 puntos de vista


En el barrio la Uruguay, localidad de San Isidro, los y las vecinas se organizan para evitar el avance narco, encubierto por el Municipio de Posse y la Polic铆a. Por Corresponsal popular para ANRed


Todo empez贸 hace poco m谩s de tres meses con un aluvi贸n de llamados al 911, por parte de vecinos y vecinas del barrio Uruguay denunciando que en la calle Udaondo y Pasaje de Granaderos, pleno Beccar, se hab铆a metido gente armada al barrio y estaban vendiendo coca铆na.

Para quienes no lo conocen, el barrio 芦La Uruguay禄, siempre fue un barrio popular signado por Planes de Vivienda truncos y faltante de espacio verdes, las familias all铆 instaladas viven en el barrio de toda la vida. Familias trabajadoras,que se conocen entre vecinas y vecinos, con la costumbre de corso y f煤tbol en una canchita que hoy ya no est谩.

Los y las vecinas empezaron a Alertar a la Polic铆a y al Gobierno Municipal sobre lo que estaba pasando. Pero la respuesta fue de pel铆cula: cuando por fin fueron escuchados, la DDI y la DDA se dispuso a realizar un allanamiento. Los oficiales que realizaban el operativo 芦se confundieron de direcci贸n禄. En vez de entrar a las casas tomadas por los narcos, rompieron puertas y revolvieron las casas de los vecinos denunciantes, llev谩ndose detenida a una mujer, que nada ten铆a que ver con los narcos. No termina ah铆: mientras los vecinos y vecinas insist铆an en corregir el err谩tico allanamiento, la polic铆a termin贸 reprimiendo a quienes denunciaban, tir谩ndoles con balas de goma, y llev谩ndo detenidos a otros dos vecinos que volv铆an de laburar.

No, no es una peli. Es en pleno Beccar, a cuadras del Colegio El Buen Ayre. Ya sin presencia policial en el barrio, los denunciantes empezaron a recibir amenazas por parte de los narcos que hab铆an salido ilesos del operativo.

Por ello los vecinos volvieron a tomar las riendas de la lucha y empezaron a cortar las calles Uruguay y Miller. Lo que volvi贸 a generar la reacci贸n policial, que enviaron fuerzas comunes de la bonaerense para un segundo operativo. La polic铆a toc贸 la puerta del 鈥渢echito鈥, el lugar donde los narcos hacen base, casi pidiendo permiso. Desde adentro se escuch贸 un disparo y el polic铆a que se predispon铆a a entrar se fue espantado, pidiendo refuerzos. 鈥淰ayan a buscarlos ustedes鈥 fue la frase que dijo el oficial de turno con el fiscal de la causa presente.

Fue ah铆 que un grupo se dirigi贸 efectivamente a entrar a la casa de los transas donde los vecinos encontraron 90 gramos de coca铆na y una lista con los horarios de trabajo que cumpl铆an los narcos al interior de la organizaci贸n. Por otra parte la organizaci贸n de vecinas y vecinos tambi茅n se dispuso a tirar abajo el pared贸n de un galp贸n municipal, donde los narcos hicieron base en un principio, y que adem谩s impide la buena circulaci贸n del barrio, dejando el terreno f茅rtil para el narcotr谩fico.

Ni el ministerio de seguridad responde, ni el municipio de San isidro atiende el reclamo.

El 30 de Agosto vecinas organizadas por esta situaci贸n, poni茅ndole el cuerpo y cara a esta denuncia, decidieron manifestarse frente a la Municipalidad de San Isidro en Avenida Centenario exigiendo una reuni贸n con la gente del municipio, con el fiscal a cargo de la causa, y con el ministerio de seguridad de la Provincia. Apenas se firm贸 un petitorio, donde la municipalidad conceder铆a una reuni贸n en las pr贸ximas 72 hs.

El Viernes 3 de Septiembre se cumpli贸 el plazo de la reuni贸n sin ning煤n tipo de respuesta. Parece que solamente los vecinos y vecinas quisieran sacar a los narcos de Beccar. 鈥淪i la seguridad es para los narcos, entonces no sirve todo lo que est谩n invirtiendo鈥 explic贸 un vecino.

Esta realidad, que parece una peli se replica en todo el conurbano bonaerense. Los narcos, con la complicidad de la polic铆a y el Estado, hacen de los barrios un lugar a煤n m谩s vulnerable. Estos sectores donde la pobreza pega a煤n m谩s, donde la lucha es por combatir el hambre y la falta de trabajo, la realidad de sus familias est谩 signada por la falta de mantenimiento de los espacios p煤blicos, pasillos y calles, sin servicios b谩sicos y con los pocos que hay, como la luz, con tarifas impagables. Las ni帽eces y juventudes no tienen lugares de esparcimiento y las salitas y escuelas est谩n en condiciones de extrema precariedad. La falta de oportunidades y de desarrollo de la vida en estos territorios expresa la desidia estatal. A la falta de pol铆ticas p煤blicas que apaleen esta realidad ahora se suman los narcos, liberados, con piedra libre para estigmatizar, matar y sembrar el miedo.

驴A qui茅n se llama cuando quien nos tiene que cuidar esconde a quienes nos lastiman y amenazan? 驴C贸mo construir barrios m谩s dignos si quienes deber铆an ayudarnos nos arrastran a un peor vivir? 驴C贸mo controlar la desesperaci贸n cuando vemos que nuestros pibes y pibas se van a desarrollar en un barrio rodeado de drogas? 驴C贸mo manifestarse si nos apuntan como peligrosos cuando estamos en peligro?

No, no es una pel铆cula. S铆, es una de San Isidro.

No, no es una distop铆a, esta es la nueva realidad





Fuente: Anred.org