June 16, 2022
De parte de CNT Comarcal Sur Madrid
175 puntos de vista
Territorio Doméstico

Hace unos días quedaba ratificado el convenio 189 de la OIT, un hecho que por fin igualará en derechos a las trabajadoras del hogar (mayoritariamente mujeres y migrantes) con el resto de los y las profesionales de distintos sectores. Aunque no se hará efectivo y se produzcan un cambio real de la normativa hasta que supere todos los procesos administrativos, los cuales pueden hacerse esperar hasta un año. También quedará a la espera la modificación de la ley 1620/2011, que podrá seguir otorgando derechos laborales a las trabajadoras domesticas, como la inclusión en la ley de prevención de riesgos laborales, cotización al FOGASA, inspecciones de trabajo, reconocimiento de sus enfermedades como laborales y no como accidentes comunes o el derecho a paro. O por último, la prohibición del régimen interno que perpetua situaciones de exclavitud dentro de los hogares de sus empleadores. De igual modo, la ley de extranjería forma parte del entramado legal que ahoga los derechos más básicos de las trabajadoras del hogar, pues muchas de las personas en situación irregular se ven sometidas al chantaje de trabajar sin contrato esperando una regularización por arraigo de hasta tres años que no siempre llega. De las 600.000 trabajadoras que podrán acogerse a las garantías que supondrán la ratificación del convenio, 70.000 de ellas quedarán excluidas dado su situación administrativa.

Más allá del hecho legislativo, el cual ha supuesto una importante victoria real y moral para el sector, está la larga trayectoria que desde diferentes colectivos han llevado a cabo durante los últimos años. Organizaciones autónomas de las estructuras clásicas de los sindicatos, pero que recuperan el espíritu propio del sindicalismo más combativo, han sido protagonistas de una de las luchas más importantes de la década en materia laboral. Repartidas por todo el territorio y bajo reivindicaciones comunes han conseguido atraer, no solo a otros sindicatos, sino a la mayoría de los movimientos sociales que se han visto representados por esta lucha que conjuga clase, feminismo y la dignidad de las personas migrantes que resisten al racismo estructural.

ESCUELA SINDICAL: CNT + COOPERATIVA LA COMALA

Desde el sindicato venimos colaborando con los colectivos madrileños de trabajadoras del hogar, creando sintonía y solidaridad con un colectivo al que se le han cerrado las puertas tantas veces en las cúpulas de las burocracias sindicales. En 2020, justo en mitad del confinamiento, cuando las trabajadoras quedaron en situaciones de extrema dificultad, bien por haber perdido su empleo o bien por verse confinadas con sus empleadores, lanzamos la GUÍA SINDICAL DERECHOS LABORALES EMPLEADAS DEL HOGAR (COVID 19), recogiendo las medidas extraordinarias en las que en un principio quedaron excluidas, y que tras una fuerte presión sindical se vieron beneficiadas de algunos de los subsidios especiales de la pandemia, así como otras cuestiones sobre salud laboral y conciliación familiar. De igual modo venimos participando en la Plataforma por un Empleo de Hogar y Cuidados con plenos derechos de Madrid, desde donde hemos podido difundir algunos estudios específicos del sector, encuestas y otras herramientas que han servido para desplegar las luchas de cada colectivo y organización.

Ahora, en colaboración con la COOPERATIVA LA COMALA os invitamos a participar de esta Escuela Sindical específica para trabajadoras del hogar y los cuidados, en la que desarrollaremos tres bloques en modo informativo y de debate sobre cómo “Defenderse en el trabajo”, también sobre la “Ley de extranjería” y sus implicaciones en el sector y por último una serie de iniciativas y posibilidades en torno al “Sindicalismo combativo y organización”. La actividad se desarrollará gracias a la simbiosis entre el Grupo de Acción Sindical de nuestro sindicato y las mujeres trabajadoras de la asociación, contando con diferentes compañeros/as para la formación y que se realizará en la tarde del próximo domingo 26 de junio en la sede de CNT en Villaverde Alto.




Fuente: Comarcalsur.cnt.es