January 21, 2021
De parte de Local Anarquista Motin
530 puntos de vista

Con este peque帽o texto, desde el Local Anarquista Mot铆n, queremos hacer p煤blicas unas reflexiones que nos han estado rondando la cabeza desde el inicio del estado de alarma, la crisis sanitaria y la posterior convocatoria internacional de huelga de viviendas (alquileres, hipotecas y tambi茅n locales).

Como imaginamos que les est谩 pasando a todos los locales alquilados actualmente, el pago del alquiler del espacio anarquista que autogestionamos en Carabanchel, est谩 siendo insostenible. No creemos que estemos planteando nada nuevo ni nada exclusivo, a pesar de que, para nosotros hacer frente al alquiler independientemente del estado de alarma, siempre ha sido un quebradero de cabeza con bastantes apuros para llegar a final de mes. Esta situaci贸n particular es extrapolable a la realidad de miles de millones de personas, aqu铆 en Madrid o en cualquier punto del planeta: para los pobres, para los explotados, para los que vivimos haciendo equilibrismos y vivimos al d铆a, la crisis es una constante y algo permanente. Esto es un repunte, una aceleraci贸n de la historia que trae como consecuencia un recrudecimiento de las condiciones de vida y, por supuesto, medidas represivas que los estados han venido disfrazando de 鈥渆mergencia鈥 o 鈥渆xcepci贸n鈥 para convertirse, poco a poco, en norma.  Con esto, ponemos de manifiesto que, la crisis del Coronavirus, s贸lo ha evidenciado (m谩s si cabe) un problema que arrastramos todos los locales alquilados y, por su puesto, todas las personas que de forma particular alquilan o se hipotecan a cambio de tener un techo donde vivir. La crisis de la vivienda y de los arriendos, existe desde la existencia de 茅stos y no se trata de explicarle a nadie que sufre a diario estas circunstancias, en qu茅 consiste afrontar todo esto.

A pesar de haber elegido este formato en vez de optar por la v铆a de la okupaci贸n (algo que har铆a que no tuvi茅ramos que estar pasando por esta situaci贸n, pero que har铆a que tuvi茅ramos que pasar por otra de distinta 铆ndole como consecuencia colateral de lo que implica estar okupando, que tambi茅n sabemos que todos conocemos) no significa que las personas que conformamos el proyecto, nos alejemos de lo que significa la okupaci贸n como contexto de lucha, como herramienta, como espacio de resistencia y autoorganizaci贸n o como vivienda. Compaginamos ambas cosas sin sentir que estemos incurriendo en ninguna incoherencia, puesto que potenciar los proyectos okupados y apoyarles, es una prioridad que entendemos que tiene que ser asumida por la totalidad de los proyectos anarquistas y anticapitalistas. Sabemos el esfuerzo y el riesgo que implica entrar en una casa, acondicionarla y defenderla para responder con una acci贸n que se reivindica a s铆 misma.

Nos quitamos el sombrero ante todos los espacios okupados que existen y resisten ante las m煤ltiples amenazas que tienen que soportar constantemente: propietarios, desokupa, polic铆a, chivatos鈥 y creemos que la labor que desempe帽an para completar uno de los pilares b谩sicos de las ideas anarquistas, es fundamental: la propiedad privada, la expropiaci贸n, la no negociaci贸n, la recuperaci贸n de lo que nos pertenece.

No obstante, creemos perfectamente posible la convivencia entre espacios anarquistas okupados y alquilados sin que ello signifique renunciar a nuestras formas de entender la propiedad privada y la autogesti贸n de los mismos.

Nosotros elegimos alquilar, a pesar de los distintos debates que tuvimos, porque pretend铆amos generar un proyecto paralelo y no excluyente a los centros sociales que, de alguna forma, pudiera dar m谩s solidez y permanencia en el tiempo a los proyectos que se han ido incorporando en el local. A pesar de no arrastrar una idea equivocada de estar siendo incoherentes en nuestra decisi贸n, cada vez que pagamos una factura se nos viene a la cabeza el inevitable pensamiento de que es totalmente injusto y desproporcionado (as铆 funciona el mundo de la propiedad privada y el capital) el precio que tenemos que pagar para poder tener un espacio m谩s o menos 鈥渟eguro鈥 (a pesar de que, a d铆a de hoy, no consideramos que nada sea seguro o inviolable, y cada vez vemos m谩s tendencia hacia un mayor autoritarismo democr谩tico que puede salir por cualquier lado).

M谩s all谩 de la crisis del Coronavirus, siempre hemos tenido que hacer esfuerzos ingentes para poder pagar el espacio, con cuotas alt铆simas, con muchas filigranas a la hora de reunir el dinero y con una sensaci贸n amarga de estar tir谩ndolo a la basura y de estar engordando los bolsillos de un propietario, que lo es, adem谩s, de todo el bloque en el que se encuentra el local.  Y suponemos que esta situaci贸n, no es exclusiva de Mot铆n.

Pero a pesar de ello, hemos seguido optando por esta v铆a, porque hemos querido intentar reforzar esa parte de la que habl谩bamos, la de tener un poco m谩s de 鈥渟eguridad鈥 y 鈥渆stabilidad鈥 en las cosas que hacemos para no depender, de alguna forma, de un desalojo que nos borre del mapa tan r谩pidamente y se adue帽e de las cosas y proyectos que hemos ido incorporando al espacio que tanto nos sirven para continuar adelante.

Pensamos que apoyarnos mutuamente entre okupaciones y locales alquilados, puede conformar una estrategia que refuerce nuestras infraestructuras y que no generen din谩micas u opciones excluyentes, puesto que cada espacio puede representar distintas prioridades o formas de afrontar un mismo problema (el habitacional) pero creemos que nos encontramos en el mismo barco. Tener espacios m谩s duraderos y seguros, creemos que forma parte de esa estrategia y, es por ello que hemos seguido apostando por ello a pesar de sentir que hacemos ingentes esfuerzos para poder seguir haci茅ndolo.

Bueno, pues con todo esto del Coronavirus, se pone encima de la mesa algo super importante, pero para nada nuevo: los alquileres y las hipotecas. 驴Qu茅 hacemos con la situaci贸n que estamos atravesando? 驴Qu茅 hac铆amos antes?

Antes, quiz谩 ten铆amos m谩s margen para conseguir el dinero, puesto que al poder hacer actividades y tener los espacios abiertos, nos pod铆amos procurar una parte de la recaudaci贸n que necesit谩bamos, adem谩s de las cuotas y las donaciones. Ahora, todo depende de nuestros bolsillos, aunque en gran parte antes tambi茅n. Esto, va directamente relacionado con la situaci贸n tanto personal como social que estamos pasando (despidos, paro, E.R.T.E.鈥檚, cierre del local e imposibilidad de hacer actividades, etc.) y vemos como los compa帽eros que conforman el proyecto y los que est谩n cerca de nosotros (sin los cuales muchas veces hubiera sido imposible afrontar el pago de alguna mensualidad, y de los que estamos muy agradecidos), estamos en situaciones complicadas, ni m谩s ni menos, que como el resto de la gente.

Acogemos y apoyamos la convocatoria de la huelga con mucho inter茅s, puesto que vemos que plantea cosas urgentes y simples al mismo tiempo: las viviendas y los espacios que gestionamos y a los que damos vida, no son un negocio. M谩s claro no puede ser, m谩s viejo el discurso, tampoco.

Nos hemos estado planteando qu茅 hacer durante todo este tiempo, puesto que realmente las dificultades son reales y pensamos que podemos tener consecuencias negativas en un medio plazo. Pero tambi茅n creemos que esas situaciones tensas, pueden hacer que tomemos fuerza en este asunto en concreto a la hora de plantear resistencias, acciones, discursos, redes de apoyo mutuo y afrontamiento de los desahucios y desalojos. Sentimos que estas reflexiones, no tienen el mismo sentido si no las compartimos con el resto de compa帽eros y proyectos (formen o no parte de alg煤n espacio autogestionado, puesto que, al fin y al cabo, estos espacios 鈥 okupados o no 鈥 los usamos todos).

La huelga de alquiler es, en parte, una necesidad. Desde luego que lo asumimos conscientemente y sentimos propia la herramienta de la huelga como una forma de presi贸n para conseguir cosas y para darle la vuelta a los chantajes del capitalismo. Pero vemos tambi茅n que, antes que la conciencia, muchas personas est谩n aplicando la necesidad. En nuestro caso, estas dos cuestiones van en paralelo y, ante todo, le dotamos de un sentido pol铆tico y social a la acci贸n de no pagar el alquiler, sea por lo que sea y, aunque buena parte venga por una necesidad arrastrada desde hace bastante tiempo.

La cuesti贸n es, 驴c贸mo podemos afrontar todo esto de la forma menos atomizada posible? 驴C贸mo plantear esto de forma colectiva, de la misma forma, que los centros sociales okupados, han planteado a lo largo de la historia, espacios comunes para resistir y apoyarse mutuamente?

Abrimos este mel贸n y esperamos que suscite reflexiones a los compa帽eros que nos lean. No nos gustar铆a que este problema que se plantea fuera exclusivo de los espacios alquilados, si no, de todos los compa帽eros y proyectos que hacen uso de ellos. Si los locales son espacios colectivos, los problemas tambi茅n deber铆an de serlo, o al menos, as铆 lo pensamos nosotros.

No pretendemos sentar c谩tedra de nada, de hecho, estamos debatiendo mucho sobre distintos aspectos de esta huelga, sobre las consecuencias que podemos tener no muy tarde, sobre c贸mo comunicarnos con los compa帽eros, sobre c贸mo hacer que esta acci贸n tenga m谩s repercusi贸n y no se convierta en un hecho aislado, etc. sabiendo y entendiendo que no todos tenemos que llegar a las mismas conclusiones o que no todos atravesamos las mismas circunstancias. Quiz谩 no se trate tanto de que, absolutamente todos los locales, se pongan en huelga, si no, de ver c贸mo apoyamos a quienes si van a hacerla de la forma que sea.

No tenemos ideas cerradas ni totalmente claras, es por eso que lanzamos estas reflexiones. Pretend铆amos informar sobre nuestra situaci贸n, lanzar un debate sobre la actualidad que nos acompa帽a y saber qu茅 opinan el resto de compa帽eros.

Tambi茅n vemos importante que, en los momentos que estamos viviendo, la ruptura del aislamiento entre nosotros, es imprescindible. A pesar de las diferencias, nos interesa saber qu茅 debates se est谩n dando en torno a este asunto en el resto de espacios y proyectos. A pesar de no llegar a puntos en com煤n, este escenario es nuevo para todos y creemos que es importante tratar de dar a conocer nuestras posturas frente a un problema inminente, real y urgente.

Es importante ahora m谩s que nunca, en tiempos de represi贸n y estado de alarma y todo lo que vaya a dejar a su paso la gesti贸n del Estado de la pandemia, que seamos capaces de reproducir la lucha en la calle. Nuestra fuerza reside en la calle, en la presi贸n, en el desborde; no en los despachos, ni en los tribunales -a pesar de que a veces nos veamos arrastrados a ellos-, ese es el terreno del estado y los propietarios. A la larga, ah铆, siempre ganan. La huelga es una contribuci贸n m谩s a la olla a presi贸n. Es un elemento de oposici贸n y conflicto como tantos otros pueda haber en infinidad de campos. Lo importante es que todos partan del esp铆ritu de la autonom铆a frente a instituciones y partidos pol铆ticos, de la acci贸n directa, es decir de que la lucha parta de nosotras mismas desde el apoyo mutuo y la solidaridad. Procurar evitar toda centralizaci贸n de la lucha, apostar por su propagaci贸n fuera de todo margen o l铆mite, experimentar las infinitas posibilidades de encuentro, coordinaci贸n y lucha al margen de estructuras r铆gidas y burocr谩ticas. En resumen, fortalecer el conflicto con la realidad que nos ahoga y explota fuera de las redes sociales y las pantallas, fuera de los despachos de abogados y jueces: en las calles de nuestras ciudades, pueblos y barrios.

Os dejamos con unas preguntas como sugerencia y esperamos que alguien se anime a darle una vuelta a esto (p煤blica o privadamente). Por nuestra parte, estaremos encantados de responder de la forma que sea.

  • 驴C贸mo crear redes de apoyo y comunicaci贸n entre locales que est谩n atravesando una situaci贸n de impago?
  • 驴Es necesario que todos hagamos huelga al un铆sono? 驴De qu茅 otras formas se pueden apoyar a quienes si est谩n haciendo huelga? (cajas de resistencia, por ejemplo).
  • 驴Qu茅 ventajas vemos a la hora de negociar con los caseros sobre la reducci贸n de un alquiler? 驴Bajo qu茅 condiciones se tendr铆a que dar esta reducci贸n? (por ejemplo, que no vuelva a subir tras el fin del estado de alarma, puesto que la dificultad no har谩 m谩s que acrecentarse con el paso del tiempo. As铆, se hace entender que el estado de alarma es un tiempo insuficiente).
  • 驴Qu茅 ocurre si un local decide dejar de pagar? (porque no puede o porque no quiere). 驴C贸mo nos planteamos la defensa de estos espacios en tal caso cuando lleguen los procesos judiciales de desahucio? 驴Qu茅 posibles acciones vemos interesantes para llevar a cabo?



Fuente: Localanarquistamotin.noblogs.org