April 16, 2021
De parte de ANRed
373 puntos de vista


El Municipio de Lomas de Zamora despide a una trabajadora que se desempeñaba como promotora de salud en la Secretaría de Salud. El hecho ocurre en el momento en que la trabajadora  venía atravesando situaciones de violencia de género que la obligaron a dejar su lugar de residencia en varias oportunidades debido al riesgo de vida por amenazas concretas. «En un contexto de crisis y precarización, donde el ajuste recae con mayor tenacidad sobre los cuerpos de mujeres, lesbianas, bisexuales, trans, travestis y no binaries; en un escenario social, donde las violencias machistas se cobran diariamente la vida de miles de nosotras/es; resulta inadmisible la decisión tomada desde el municipio de cesar el cargo» explicaron desde la Campaña Nacional contra la violencia hacia las muejeres. Por ANRed


Salomé Valenti, se desempeñaba como promotora de salud en la Secretaría de Salud del Municipio de Lomas de Zamora. La mujer fue despedida sin tener en consideración el momento particular en el que se encontraba. Salomé, como muchas otras mujeres en nuestro país, es víctima de la violencia machista. Por ésta situación tuvo que dejar su lugar de residencia en varias oportunidades debido al riesgo de vida por amenazas concretas.

Según informaron sus compañeras, las autoridades municipales estaban al tanto de la situación, por lo que señalan se trata de un despido arbitrario, carente de perspectiva de género al no tener en cuenta la situación de vulnerabilidad de Salomé

Desde la Campaña Nacional conta la Violencia hacia las Mujeres, expresaron mediante un comunicado: «Salomé, como muchas otras madres, es el único sostén económico del hogar. La nota a color es que tanto Mariano Ortega y Sonia Nannis responsables de la Secretaría de Salud, como la Lic Gabriela Wolf responsable del área de violencia de género de la Secretaría de Género, estaban en conocimiento de la compleja y grave situación que está atravesando Salomé, al tiempo que, se suponía, “acompañaban” a la misma. No obstante, el día lunes por la tarde luego de realizar su trabajo, es notificada telefónicamente de su despido. Encima la situación se continuó agravando cuando Adriana Paredes, compañera de trabajo de Salomé, también es notificada de despido, tras haber salido a denunciar y exigir la reincorporación de su compañera. En un contexto de crisis y precarización, donde el ajuste recae con mayor tenacidad sobre los cuerpos de mujeres, lesbianas, bisexuales, trans, travestis y no binaries; en un escenario social, donde las violencias machistas se cobran diariamente la vida de miles de nosotras/es; resulta inadmisible la decisión tomada desde el municipio de cesar el cargo. Despojarla de su fuente de ingreso en esta situación, revela que las políticas de estado vigente para el abordaje de situaciones de violencia machista carecen de perspectiva integral, por más que sean maquilladas con discursos progresistas».

 Agregaron  «para el tratamiento de las violencias machistas, no alcanza con crear secretarías o ministerios, si los mismos se encuentran vaciados de presupuesto, recursos y personal. Asimismo, sabemos que frente a las violencias son las redes de compañeras/es las que nos sostienen y acompañan. Por ello denunciamos la persecución y el intento de disciplinamiento hacia la compañera Adriana, quien supo desplegar, frente a tantos atropellos, una profunda solidaridad hacia su compañera.Hacemos responsable a Mariano Ortega, Sonia Nannis, Gabriela Wolf y, al intendente Martín Insaurralde, de revictimizar a la compañera exponiéndola nuevamente a situaciones de riesgo y vulnerabilidad y de incumplir con la responsabilidad de velar por los derechos y garantizar la protección integral tanto de Salomé como de su hija adolescente».





Fuente: Anred.org