March 26, 2021
De parte de Memoria Libertaria
378 puntos de vista


A finales del mes de abril, y si el Ministerio de Cultura concede el 煤ltimo permiso necesario, un equipo de nueve arque贸logos y arque贸logas y un historiador, dirigidos por el arque贸logo del CSIC Alfredo Gonz谩lez-Ruibal, iniciar谩n una campa帽a que supondr谩 el primer paso de la resignificaci贸n del Valle de los Ca铆dos. Durante un mes excavar谩n los restos de las chabolas donde viv铆an las familias que acompa帽aron a los presos que construyeron el monumento al franquismo, entre 1940 y 1958.

鈥淗ay que desublimar el espacio. Ahora mismo el monumento reproduce el mismo orden simb贸lico y el itinerario que dise帽aron los arquitectos Pedro Muguruza y Diego M茅ndez. Es esencial poner en primer plano a los trabajadores, a sus mujeres y sus hijos que vivieron y trabajaron en la obra y desplazar el protagonismo de la monumentalidad del conjunto. Es un espacio de trauma, no de celebraci贸n y as铆 hay que contarlo鈥, adelanta a este peri贸dico Alfredo Gonz谩lez-Ruibal. 

Amanecer en el Valle de los Ca铆dos. / ALEJANDRO NAVARRO BUSTAMANTE

Los arque贸logos quieren rescatar del olvido los espacios marginales relacionados con la represi贸n, el control social y el trabajo, poniendo especial 茅nfasis en los espacios dom茅sticos de la poblaci贸n presa y dependientes. Es la historia oculta del Valle. A pesar de la amplia bibliograf铆a sobre su construcci贸n (Esclavos por la patria, de Isa铆as Lafuente; La verdadera historia del Valle de los Ca铆dos, de Daniel Sueiro; Los 煤ltimos espa帽oles de Mauthausen, de Carlos Hern谩ndez), apenas ha llegado documentaci贸n relativa a estas construcciones que se derribaron antes de la inauguraci贸n del lugar. 鈥淔ueron doblemente negadas por ser mujeres y republicanas. Eran el apoyo psicol贸gico de los maridos presos y las sostenedoras de la familia. Situar en primer plano a las mujeres y los hombres que construyeron el Valle es fundamental para deconstruir la narrativa 茅pica de la dictadura鈥, a帽ade el cient铆fico.  

El arque贸logo Alfredo Gonz谩lez-Ruibal. 脕lvaro Minguito

Estas estructuras improvisadas se situaban en las inmediaciones de los barracones de los obreros. Ahora s贸lo hay descampados. Pero en la visita que los arque贸logos realizaron el pasado julio a los cuatro poblados (conocidos tambi茅n por el nombre de las empresas constructoras, Mol谩n, Ban煤s, San Rom谩n, etc) ya encontraron y sin excavar algunos restos de la intimidad de los pobladores. Suelas, zapatos de mujer, peines, tinteros empleados por los ni帽os en sus tareas escolares, botellas o latas de conservas. Historias vitales que est谩n reclamando salir a la superficie. La arqueolog铆a tiene esa potencia simb贸lica de desenterrar una historia distinta a la publicada y difundida. 

Gonz谩lez Ruibal es especialista en deshacer el relato hist贸rico m谩s conflictivo, el de la guerra civil espa帽ola. Hab铆an pasado tres a帽os desde la 煤ltima vez que fue a Cuelgamuros, antes de regresar el pasado julio. En 2017, los vigilantes de seguridad que custodian el monumento de Patrimonio Nacional lo expulsaron de la abad铆a benedictina por tratar de hacer cumplir la ley y evitar un homenaje al dictador. Era un s谩bado y retir贸 un ramo de flores que minutos antes hab铆a depositado un hombre sobre la tumba De Francisco Franco, acompa帽ado con el saludo fascista. Muchos a帽os antes, en 2006, devolvi贸 a la vida los barracones del destacamento penal de Bustarviejo (Madrid), el campo de trabajo forzado con el que el franquismo finaliz贸, entre 1944 y 1952, las v铆as del ferrocarril directo Madrid-Burgos. 

Objetos hallados en la excavaci贸n de las chabolas de los familiares de los presos, en Bustarviejo, similar a lo que esperan hallar en el Valle.

鈥淎h铆 est谩 enterrada una historia de la que no sabemos nada. Por esos barracones y chabolas pasaron personas de todo tipo, desde generales del Ej茅rcito republicano a intelectuales y obreros. Queremos recuperar las historias de sus mujeres y familiares, de sus hijos. Necesitamos estudiar la violencia franquista, no s贸lo de los fusilamientos, sino los castigos y la represi贸n. Es un fen贸meno poco contado. La excavaci贸n tratar谩 de volver a repoblar ese valle sin h茅roes ni m谩rtires, con obreros, madres, mujeres y ni帽os. Es importante extraer El Valle de los Ca铆dos de la Ruta Imperial en la que todav铆a se mantiene, con lugares vinculados a la monarqu铆a, para colocarlo donde debe, en la memoria traum谩tica de este pa铆s鈥, dice el arque贸logo del CSIC. Recuerda que en una novela de sus novelas Carmen Mart铆n Gaite observa los barracones y las chabolas de los prisioneros que trabajan en la construcci贸n de una presa.

El equipo de cient铆ficos peinar谩 con detector de metales, primero, los poblados de la Entrada, Central y Monasterio (Mol谩n, Ban煤s, San Rom谩n) y de forma extensiva otros puntos de inter茅s relacionados con la historia del Valle durante la Guerra Civil y el per铆odo de construcci贸n de la obra (infraestructuras civiles y militares). Luego, una vez se hayan localizado las 谩reas de actividad y basureros relacionados con los barracones y talleres, revisar谩n las letrinas y vertederos. 鈥淪uelen proporcionar informaci贸n muy relevante en centros de internamiento, incluidos objetos personales de los presos鈥, indica el arque贸logo.

D铆as antes de dimitir, la semana pasada, como Consejero Gerente de Patrimonio Nacional, Jos茅 Luis Masegosa firm贸 la autorizaci贸n de la intervenci贸n arqueol贸gica. El proyecto ha recibido una ayuda de 12.000 euros en subvenciones la subvenci贸n de la secretaria de Estado de Memoria destinadas a la recuperaci贸n de la memoria democr谩tica y las v铆ctimas de la Guerra Civil y la dictadura. Y los objetos que encuentren en la excavaci贸n arqueol贸gica podr谩n exponerse en un centro de interpretaci贸n o en cualquier espacio museogr谩fico que se dise帽e dentro del Valle, apuntan los arque贸logos en su propuesta, a la que ha tenido acceso este peri贸dico. Alfredo Gonz谩lez-Ruibal se adelanta al futuro que tiene planificado la Secretar铆a de Estado de Memoria Democr谩tica lo importante no es cambiarle el nombre al Valle de los Ca铆dos, lo que importa es cambiarle el significado.




Fuente: Memorialibertaria.org