November 27, 2021
De parte de Indymedia Argentina
118 puntos de vista


Una de las obsesiones del presidente estadounidense Joe Biden desde que lleg贸 al poder ha sido, al igual que la de su predecesor Donald Trump, la de tratar de obstaculizar el vertiginoso desarrollo econ贸mico, pol铆tico y social que ha alcanzado la Rep煤blica Popular China.

Por Hedelberto L贸pez Blanch.

Durante un discurso pronunciado en la Casa Blanca el pasado 28 de octubre para apoyar un presupuesto bimillonario que posteriormente fue aprobado por el Congreso, el mandatario asever贸 que ese dinero 鈥渘os pondr谩 en el camino para ganar la competencia econ贸mica en el siglo XXI contra China y todos los dem谩s pa铆ses importantes del mundo鈥.

En esta l铆nea de enfrentamiento aparece la producci贸n de chips donde Washington cuenta con algunas ventajas sobre Beijing pues las principales plantas de producci贸n del orbe est谩n en Estados Unidos o en territorio de sus aliados como Corea del Sur, Jap贸n o Taiw谩n (este 煤ltimo el principal fabricante mundial).

Los chips de vanguardia que se destinan a todas las grandes empresas de tecnolog铆as avanzadas se concentran principalmente en las marcas TSMC de Taiw谩n y Samsung de Corea del Sur. Despu茅s aparecen tambi茅n las estadounidenses Qualcomm e Intel. Se estima que alrededor del 80 % de los chips se producen en Taipei y Se煤l.

Estados Unidos est谩 otorgando empr茅stitos millonarios para que sus compa帽铆as ampl铆en capacidades e incrementen producciones. Por ejemplo, Intel ha invertido 20 000 millones de d贸lares para abrir dos f谩bricas de microprocesadores en Arizona.

En esta declarada guerra comercial-financiera, la administraci贸n de Biden prohibi贸 recientemente a Intel empezar a producir microchips en una f谩brica en la ciudad china de Chengdu, cuyo objetivo era hacer frente a la escasez. La compa帽铆a expuso a las autoridades estadounidenses aumentar para finales de 2022 el volumen de producci贸n en Estados Unidos de obleas de silicio, un componente clave en la fabricaci贸n de dispositivos semiconductores como los circuitos integrados e iniciar su fabricaci贸n en el pa铆s asi谩tico.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Zhao Lijian, denunci贸 que el rechazo de Washington al plan de Intel es otra muestra de que las barreras comerciales impuestas socavan las reglas de comercio internacional.

Lijian agreg贸 que 芦la globalizaci贸n es una realidad objetiva y una tendencia hist贸rica. Estados Unidos ha sobrepasado repetidamente el concepto de seguridad nacional y ha abusado del poder estatal para politizar y convertir en armas la ciencia, la tecnolog铆a y las cuestiones econ贸mico-comerciales basadas en la ideolog铆a鈥.

Todo esto ocurre cuando aumenta la preocupaci贸n universal por la escasez de chips que son utilizados en las m谩s dis铆miles cuestiones como computadoras, celulares, autos, equipos de alta tecnolog铆a, aviaci贸n, cosmon谩utica. Muchas empresas han sufrido la falta de microprocesadores y chips tras la disminuci贸n de la pandemia y el incremento de las demandas.

Adem谩s, para la implantaci贸n, proliferaci贸n y mantenimiento de las bases de datos de las redes 5G se necesitan millones de ultramodernos y costosos chips.

Para la mayor铆a de los pa铆ses resulta imposible construir y echar a andar una f谩brica de esos sofisticados artefactos pues se necesitan un abundante capital inicial.

Las f谩bricas deben contar con personal altamente calificado que resulta sumamente costoso y escaso en muchos pa铆ses. Como si esto fuera poco, hay que agregar que las instalaciones deben tener condiciones, un mantenimiento y una limpieza extrema pues una sola part铆cula de polvo ocasionar铆a p茅rdidas millonarias. La actualizaci贸n constante de estos microchips es imprescindible para poder mantener la competencia en los mercados ya que al m铆nimo retraso las producciones ser铆an casi obsoletas.

Un ejemplo citado por la Web Rusia Today fue el de Intel que hace unos a帽os perdi贸 el liderazgo cuando sus rivales asi谩ticos comenzaron a producir chips con transistores de cinco nan贸metros, es decir, 20 000 veces m谩s peque帽os que el grosor de una hoja de papel.

Estados Unidos en su abierta hostilidad contra Beijing tambi茅n 鈥渟ancion贸鈥 a las compa帽铆as Huawei y SMIC para que no tuvieran acceso a las tecnolog铆as para el desarrollo de microchips por lo que ha obligado al gigante asi谩tico a fortalecer su autosuficiencia en dis铆miles esferas.

Pero en esta lucha de titanes por la hegemon铆a tecnol贸gica, Beijing cuenta con una carta poderosa en sus manos: posee entre el 85 y el 95 % de la producci贸n y el suministro de todas las tierras raras, mientras Washington depende del 80 % de esos abastecimientos procedentes de China. Tambi茅n los producen aunque en menores cantidades India, Rusia, Estados Unidos, Burundi, Malawi, Canad谩 y Australia. Una interrupci贸n de los suministros tendr铆a graves efectos negativos en la econom铆a norteamericana.

Las tierras raras constituyen un grupo compuesto por 17 elementos, (metales y minerales): cerio, lantano, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europico, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio, lutecio, escandio e itrio.

Si el gigante asi谩tico corta los env铆os, Estados unidos sufrir铆a fuertes atrasos tecnol贸gicos-militares y seg煤n los expertos tardar铆a cerca de tres a帽os en buscar nuevos abastecedores. Ante esta realidad, a la Casa Blanca no le quedar谩 m谩s remedio que llamarse a la reflexi贸n.


Hedelberto L贸pez Blanch es periodista, escritor e investigador cubano.

Fuente: https://rebelion.org/los-chips-y-la-obsesion-de-biden-con-china/




Fuente: Argentina.indymedia.org