October 23, 2021
De parte de ANRed
353 puntos de vista


Ante la escalada de precios minoristas y a menos de un mes de las elecciones legislativas de medio t茅rmino, el gobierno dispuso controles de precios por 90 d铆as sobre un conjunto de casi 1500 productos. Se trata de una medida que se suma a otros controles o regulaciones sobre el mercado, tal el caso de las divisas y el mercado cambiario, el llamado 鈥渃epo鈥. Todas estas medidas de control econ贸mico habilitan un debate sobre aspectos de inter茅s m煤ltiples en la vida cotidiana. 驴A qui茅n benefician o perjudican? Por Julio Gambina.


Claro que existe mucha opini贸n interesada e ideol贸gicamente fundada. Entre otros interrogantes se escucha la pol茅mica sobre el alcance, la validez o viabilidad de los controles. Nosotros agregamos m谩s interrogantes. 驴Es posible tranquilizar la econom铆a como sostiene el ministro Mart铆n Guzm谩n? 驴Pueden pensarse mecanismos para el logro de un econom铆a eficiente, eficaz o sana? Son formas de razonar desde la duda y, admitamos, con visiones alternativas sobre prop贸sitos y logros potenciales. Mart铆n Guzm谩n alude habitualmente a la expresi贸n 鈥渢ranquilizar la econom铆a鈥, y resulta interesante interrogarse al respecto, sobre el alcance y el sentido del dicho. Del mismo modo, es de utilidad pensar sobre la posibilidad de una 鈥渆conom铆a eficaz, eficiente o sana鈥. M谩s a煤n, en ese marco, pensar el papel de los controles gubernamentales, su efectividad y potencial alcance. Todos interrogantes y posibles respuestas que requieren ciertas consideraciones previas.

En principio, debe considerarse la contradicci贸n de intereses en el orden econ贸mico, entre vendedores y compradores, entre productores e intermediarios, entre trabajadores/as y empresarios/as. La suba de precios o inflaci贸n no perjudica a todos por igual. Es m谩s, existen beneficiarios con la suba de precios, sean alimentos, la energ铆a o las divisas, especialmente el d贸lar. Los informes de organismos internacionales especializados llaman la atenci贸n la suba de alimentos y energ铆a, que en la base suponen la recuperaci贸n de la rentabilidad perdida de las corporaciones trasnacionales en la recesi贸n del 2020. Tranquilizar la econom铆a supone 鈥渆stabilizar鈥 el orden econ贸mico, pero tras cart贸n viene el interrogante: 驴en favor de qui茅n? No todos aceptan los controles de precios, y ya vemos como ciertos empresarios, dirigentes empresarios, anuncian posibles desabastecimientos ante la voluntad de 鈥渃ongelamiento鈥, lo que lleva a 鈥渋ntranquilizar a la econom铆a鈥, a contramano de los dichos del funcionario gubernamental. Tranquilizar o estabilizar supone alejar el conflicto, a contramano de intereses que son por definici贸n contrapuestos. Estabilizar la relaci贸n entre el capital y el trabajo supone cristalizar la distribuci贸n del ingreso en funci贸n de la propiedad de los medios de producci贸n.

El INDEC destaca informaci贸n relativa a la p茅rdida de los ingresos salariales respecto de los de los propietarios/as de medios de producci贸n. El desabastecimiento constituye una dificultad para los consumidores, quitando eficacia y eficiencia a la producci贸n y circulaci贸n econ贸mica, retroalimentando una l贸gica recesiva, no justificada ante el rebote econ贸mico y la capacidad ociosa existente en el 谩mbito fabril.

Eficacia o eficiencia econ贸mica

Para muchos, el tema se juega en el crecimiento econ贸mico, la libertad de mercado o la seguridad jur铆dica de los inversores, pero pueden hacerse lecturas alternativas, que coloquen en el centro otros par谩metros para medir la eficiencia o eficacia del orden econ贸mico.

Puede pensarse de modo diferente, por ejemplo, en: a) satisfacer la necesidad b谩sica del conjunto de la poblaci贸n; b) expandir las actividades econ贸micas para incluir a toda la poblaci贸n en un proceso de reproducci贸n de la vida y en armon铆a con la naturaleza, c) estimular una inserci贸n virtuosa del pa铆s con la regi贸n y con el mundo.

Si observamos con atenci贸n, para el primer punto se debe concentrar el accionar de la pol铆tica econ贸mica, sobre la base de un inmenso consenso social, en eliminar el 45% de pobreza, que se eleva al 60% entre los menores y en algunas zonas rebasa el 70%. Todos los recursos disponibles para elevar condiciones de vida desde los sectores sociales m谩s empobrecidos.

Para el segundo aspecto se debe planificar la promoci贸n de pol铆ticas activas para resolver empleo y medios de producci贸n suficientes, lo que supone redistribuir adecuadamente recursos p煤blicos, no solo dinero, sino tambi茅n herramientas, m谩quinas, tierras, infraestructura, en la promoci贸n de ciertas iniciativas orientadas para ese fin. Reorientar recursos supone decir cuales no se afrontar谩n, caso de los pagos de la deuda p煤blica, especialmente con el FMI, por ejemplo. De nuevo, se necesita gran consenso de la sociedad.

Respecto de lo tercero, el problema es en qu茅 mundo se quiere vivir y, por ende, qu茅 relaciones econ贸micas privilegiar, si con inversores interesados en potenciar la apropiaci贸n de excedentes, caso de la explotaci贸n de bienes comunes (gas y petr贸leo, litio, complejo sojero, etc.), u orientar una producci贸n global que confronte con el modelo productivo y de desarrollo que nos trajo la crisis del cambio clim谩tico, saqueo de bienes comunes mediante. Articular regionalmente la satisfacci贸n de las necesidades b谩sicas debiera ser el mecanismo de la integraci贸n a promover.

Como vemos, no es sencillo 鈥渢ranquilizar鈥 a la econom铆a, ni f谩cil definir qu茅 se puede considerar eficaz, eficiente o sano en el proceso econ贸mico, contradictorio por definici贸n. Lo que importa es definir qu茅 problemas se pretenden resolver y con ello, m谩s all谩 de cualquier disposici贸n gubernamental, considerar o construir los consensos sociales, pol铆ticos y culturales necesarios para hacer realidad los objetivos a resolver.





Fuente: Anred.org