August 3, 2022
De parte de SAS Madrid
178 puntos de vista

“A base de bocadillos”, sin descansar y pasando el d铆a “debajo del grifo” para combatir el calor. Eso, en los mejores casos. Para otros vecinos que viven en barrios obreros de la capital andaluza, el d铆a a d铆a con los cortes de luz es cuesti贸n de “supervivencia”. Lo es para A.M.P (53 a帽os, vecina de Los Pajaritos), que padece esclerosis m煤ltiple, o de Antonio (79 a帽os, Cerro del 脕guila) que depende de una m谩quina de apnea para respirar por las noches.

Al igual que ellos, otros tantos sevillanos llevan a帽os denunciando bajadas de tensi贸n en el suministro el茅ctrico. Ya se han acostumbrado a que se acent煤en durante las temporadas m谩s fr铆as y calurosas del a帽o. Pero aseguran que los cortes nunca hab铆an sido tan frecuentes y prolongados como hasta este verano. “Cada vez va a m谩s”, coinciden los vecinos con los que ha podido hablar elDiario.es/Andaluc铆a. Uno de ellos es Fernando de la Orden, electricista jubilado. Tiene 65 a帽os y vive en el barrio Su Eminencia junto a su mujer y “la abuelita”, como la llama 茅l. Cansado de llamar constantemente a Endesa, decidi贸 contabilizar rigurosamente todas las incidencias. Y as铆, como prop贸sito de a帽o nuevo, comenz贸 a anotar desde el 21 de enero de 2022 los cortes en la corriente el茅ctrica y las horas que pasaban sin tensi贸n.  

Siete meses despu茅s, el registro de Fernando 鈥揳l que ha tenido acceso este peri贸dico鈥 suma un total de 159 horas sin luz y 67 incidencias. La mayor铆a, un 75% de ellas, concentradas en los meses de junio y julio. De acuerdo con este cuadro de incidencias, los apagones de m谩s 7 horas son frecuentes, mientras que el m谩ximo contabilizado es de 19 horas en la segunda quincena del mes que inaugura la temporada estival. A tenor de lo expuesto, este electricista jubilado ha tenido que tirar una cantidad importante de comida, comprar un hornillo de gas para cocinar y sufrir aver铆as en los electrodom茅sticos. Lo mismo que han sufrido otros vecinos fuera y dentro de su barriada. Aun as铆, la mayor preocupaci贸n de Fernando es la repercusi贸n de las altas temperaturas en una mujer que est谩 a un lustro de cumplir 100 a帽os.

Un “horno” dentro de casa

El s谩bado – “otra vez” – estaban sin tensi贸n y alcanzaron los 33 grados en casa. Desesperado, se dirigi贸 al Juzgado de Guardia e interpuso una denuncia por lo penal debido al “peligro” que entra帽a para una mujer de 95 a帽os sufrir el intenso calor “de manera continuada”, seg煤n sus propias palabras. Un calor que tambi茅n pone en riesgo la salud de A.M.P. Esta vecina vive en su casa de Los Pajaritos desde hace un cuarto de siglo y hace ocho a帽os que se ha convertido en su “prisi贸n”. Tiene un 82% de discapacidad, est谩 “inmovilizada” y padece esclerosis m煤ltiple.

“Una patolog铆a neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso central”, como explica a este diario 脕gueda Alonso, presidenta de la Federaci贸n de Asociaciones de Esclerosis M煤ltiples de Andaluc铆a, quien remarca que es “muy importante” que los enfermos mantengan “una temperatura m谩s baja que alta”. “La calor es lo peor que le puede ocurrir a un enfermo de esclerosis”, insiste, “porque le puede provocar un brote” y con ello, un empeoramiento de la enfermedad. Por eso, la vecina de Los Pajaritos se pasa el d铆a “rezando para que no me corten la luz”. Hace unas semanas tuvo que dormir dos noches en un hotel: “la calor era insoportable y mi hermana no me pod铆a llevar a su casa porque tambi茅n estaba sin luz”. “Luz que nunca he dejado de pagar”, apostilla.

En definitiva, “un sin vivir” que tambi茅n est谩 atravesando Jos茅 Luis Moreno a tres kil贸metros de all铆. Este vecino de Su Eminencia se declara doblemente afectado porque se queda sin electricidad tanto en casa como en el trabajo. Lleva 20 a帽os regentando una carnicer铆a en el barrio 鈥”a diez minutos de casa”鈥 y asegura que la situaci贸n nunca ha sido tan “tr谩gica” como hasta ahora. “Este ya es el l铆mite, es a diario y varias veces”, afirma. De ah铆 que las m谩quinas se rompan “por las subidas y bajadas de tensi贸n”, que el g茅nero se estropee constantemente y que pase la noches “sin dormir nada m谩s pensando en esto”.

Jos茅 Luis tiene hablado con Fernando 鈥搎ue vive en el mismo bloque donde tiene su tienda鈥 que le avise cuando vuelva la luz “sea la hora que sea”. Tiene que ir a “rearmar” manualmente los motores de la c谩mara frigor铆fica despu茅s del apag贸n para que no se rompa la cadena de fr铆o. De madrugada, sale de la cama, cruza la calle y entra en la tienda para que a la ma帽ana siguiente pueda ofrecer a sus clientes un producto en buen estado. Una labor que se antoja dif铆cil con los continuos apagones. De hecho, este carnicero calcula ya p茅rdidas de entre 2.000 y 3.000 euros al mes desde mayo, lo cual explica que haya dejado de vender “loncheados y queso fresco, “ya solo al corte y con la mercanc铆a al m铆nimo para no tener que tirar demasiado”. Mientras el g茅nero “se echa a perder”, las ventas “caen en picado”. Concretamente, estima que han podido caer en torno a un 50% “entre la inflaci贸n y los cortes de luz”. “La clientela viene a comprar para el d铆a porque no se f铆a”, explica Jos茅 Luis aludiendo a que todo el barrio est谩 afectado.

Sin descanso

Adem谩s de la tienda de Jos茅 Luis, en las barriadas hay otros tantos negocios. Bares, talleres o el bazar de Leo, que tambi茅n est谩 sufriendo el deterioro de sus m谩quinas. Cerca de all铆, en la zona de Padre P铆o Palmete, est谩 la Escuela Infantil Osito Azul, con plaza para 66 ni帽os entre 0 y 3 a帽os. Una de sus due帽as, Dubi Mart铆nez cuenta que a menudo llegan a primera hora de la ma帽ana y se encuentran sin luz. Avisan a los padres, pero algunos “no tienen m谩s remedio” que dejar a sus hijos en la guarder铆a porque trabajan. Aun as铆, se帽ala que no hay diferencia con quedarse en casa porque “todo el barrio est谩 igual”. Se pasan “toda la ma帽ana en el patio” y “los angelitos chorreando en sudor”.

Y es que en las zonas afectadas tambi茅n viven familias con ni帽os peque帽os, como la de Izabela Voicu o Vanesa Arias, en Cerro del 脕guila. A pesar de la comida que han tenido que tirar y del calor que pasan en casa (la primera asegura que ha pasado noches enteras sin dormir con sus hijos), a Vanesa le angustia sobre todo su padre. Asegura “que lo est谩 pasando fatal”, sobre todo por las noches. Antonio “sufre de bronquios y se asfixia si no puede usar su m谩quina de apnea”, comenta su hija con la preocupaci贸n clavada en la voz. Para que pueda descansar, Antonio necesita de un “bien b谩sico” como es la luz, y lleva noches sin poder hacerlo.

Con Mari 脕ngeles Mart铆nez es dif铆cil contactar. Cuando al fin devuelve la llamada explica que se le qued贸 el m贸vil “sin bater铆a y no ten铆a luz para cargarlo”. “No puede uno comer, ni poner un triste ventilador y de noche a oscuras”, se queja. Est谩 “a base de bocadillos” al igual que Jos茅 Luis. Por la noche tiene que alumbrar “con la luz del m贸vil” o con linternas, como hace Fernando. El calor “es horroroso” y dado que la mayor铆a de sus ventanas dan a un patio interior, “no se puede descansar y por la ma帽ana est谩 una echa un trapo”. “Son muchas horas y no avisan, cortan y punto, da igual lo que est谩s haciendo”, critica en alusi贸n a los arbitrarios cortes de luz. “Es un crimen”, dice recordando a las v铆ctimas que se ha cobrado la ola de calor, y a帽ade: “es una necesidad lo que estamos pidiendo y por la que estamos pagando”.

Un plan de inversi贸n para ampliar la red

Desde la plataforma Barrios Hartos aseguran que esta “situaci贸n extrema” se vive en Su Eminencia, Padre P铆o, Las Candelarias, Los Pajaritos, Pol铆gono Sur y Torreblanca. Aunque tambi茅n, en menor medida, en San Jer贸nimo y Pol铆gono Norte. Por ello, m谩s de 200 vecinos han respaldado con su firma un escrito remitido este pasado jueves al Pleno del Ayuntamiento correspondiente al mes de julio, a modo de “SOS humanitario”, seg煤n consta en el documento.

Por su parte, fuentes de Endesa indican a este peri贸dico que la compa帽铆a se encuentra ejecutando el plan de inversi贸n de 43 millones de euros previsto para la capital andaluza en tres a帽os, lo cual implica mejorar y ampliar la red de distribuci贸n. Y aseguran que lo est谩n haciendo “de forma continua”. En este sentido, se帽alan que actualmente se est谩 trabajando junto con el Ayuntamiento hispalense para que en el mes de agosto se terminen de instalar los 12 nuevos centros de transformaci贸n previstos para reforzar la potencia en las zonas afectadas por los enganches ilegales.

En este punto, las mismas fuentes explican que se est谩 actuando en dos frentes: de un lado las citadas barriadas donde los apagones son “una constante”, y por otro, aquellos barrios donde de forma “puntual” la red se sobrecarga por el elevado consumo derivado de las condiciones clim谩ticas. As铆 pues, trasladan de nuevo un mensaje tranquilizador, garantizando que se ha reforzado el personal t茅cnico para que se puedan atender las incidencias con la m谩xima celeridad posible y el suministro se pueda restablecer lo antes posible con los recursos disponibles. Eso s铆, “cada incidencia es un mundo”, se帽alan para matizar que el porcentaje de incidencias, seg煤n la compa帽铆a, es 铆nfimo en comparaci贸n con el c贸mputo total de clientes y que la red est谩 respondiendo, a su juicio, “bastante bien”.

Entretanto, los vecinos exigen en el texto enviado al Consistorio que la situaci贸n de “emergencia” se trate como tal y se instalen “de manera urgente generadores provisionales de electricidad mientras se llevan a t茅rmino las obras nuevamente anunciadas”, seg煤n se puede leer en el escrito. “No nos vengan con mensajes de solidaridad ni con promesas”, concluyen, pues est谩n cansados de esperar y lo 煤nico que piden es recuperar la tranquilidad para poder desempe帽ar con normalidad las tareas esenciales de su rutina diaria. “No hablamos de un lujo, sino de un b谩sico en nuestras vidas”, apunta Izabela para expresar, a continuaci贸n, un sentir que comparten los vecinos afectados: “La luz es como la comida y el agua”.

Enlace relacionado ElDiario.es (03/08/2022).




Fuente: Sasmadrid.org