October 15, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
253 puntos de vista


Despu茅s de que el grupo terrorista Estado Isl谩mico (ISIS) irrumpiera en varias localidades cristianas del norte de Irak, en 2014, miles de familias huyeron para salvar sus vidas. Incluso tras la expulsi贸n de los yihadistas, siguen viviendo en campamentos de desplazados, sin perspectivas de poder regresar ni de cumplir sus sue帽os en su pa铆s.

En el campamento de Mariam al Azraa (La Virgen Mar铆a, en 谩rabe), en el este de Bagdad, Ehsan trata de remover con una escoba las aguas residuales que supuran de su chabola de apenas unos 30 metros cuadrados, donde vive con su marido y sus cuatro hijos desde que los terroristas tomaron el norte hace siete a帽os.

Esta ama de casa de 42 a帽os abandon贸 su pueblo natal en la provincia norte帽a de N铆nive y escap贸 de los terroristas con su familia, dejando atr谩s 鈥渦na vida normal鈥 para embarcar en una pesadilla.

鈥淎l principio me sent铆a mal en el campamento por haber tenido que dejar mi lugar de nacimiento, pero me acostumbr茅 a vivir aqu铆鈥, dice a Efe Ehsan.

Con una voz tenue, asegura que no tiene otra opci贸n que quedarse en la chabola por la falta de oportunidades laborales y porque 鈥渓os alquileres son altos en Bagdad鈥.

鈥淢i sue帽o es vivir tranquila y que mis hijos tengan un futuro asegurado. Pero existe una larga distancia entre mis sue帽os y yo鈥, lamenta.

Un campamento cargado de tragedia

Actualmente, el campamento de Mariam al Azraa acoge a unas 120 familias, todas ellas cristianas y la mayor铆a de N铆nive, donde el Estado Isl谩mico perpetr贸 desde 2014 sangrientos ataques y persigui贸 ferozmente a esta minor铆a en Irak.

Pero este recinto de chabolas de hojalata, ubicado en una explanada en el adinerado barrio bagdad铆 de Zayuna, fue anta帽o el escenario de numerosas tragedias y calamidades del r茅gimen del dictador Sadam Husein, explica a Efe uno de los encargados del campamento, Sargis Yojanna.

El lugar, popularmente conocido durante la dictadura como 鈥淐omandos de Sadam鈥, era una instalaci贸n de entrenamiento militar en la que tambi茅n se torturaba a todo aqu茅l cr铆tico con el caudillo iraqu铆, con pr谩cticas como 鈥渃ortar lenguas o colgar a las mujeres de sus pechos鈥, agrega.

Yojanna, miembro del Movimiento Democr谩tico Asirio, que representa a esta etnia cristiana originaria del norte de Irak, se帽ala que su partido ocup贸 el recinto tras la ca铆da de Sadam con la invasi贸n estadounidense en 2003 y 鈥渓o convirti贸 en un refugio para los perseguidos鈥.

Esta etnia estuvo marcada por un gran 茅xodo ya durante la dictadura, cuando la comunidad estaba compuesta por alrededor de un mill贸n de personas, pero la ocupaci贸n de Estados Unidos y el surgimiento del Estado Isl谩mico redujo a los asirios en Irak a tan solo unos 200.000.

Decidido a luchar por los derechos de su etnia, el secretario general del partido, Yonadam Kanna, organiz贸 el desplazamiento a Bagdad de cientos de familias perseguidas en 2014 y habilit贸 el campamento con muchos esfuerzos.

Pero Kanna asegura a Efe que tras la derrota territorial de los yihadistas en 2017, 鈥渁lgunos鈥 de los habitantes del campamento volvieron a sus casas, aunque 鈥渘o todos porque sus hogares todav铆a no est谩n reconstruidos y, al mismo tiempo, no hay oportunidades laborales para ellos ah铆. Por esto todav铆a est谩n en Bagdad鈥.

Sue帽os rotos

Nasir, de 42 a帽os, muestra la chabola en la que vive su familia de cinco miembros, que cuenta con tan solo dos habitaciones de cinco metros cuadrados cada una y un peque帽o ba帽o.

鈥淭odos dormimos en la misma habitaci贸n鈥, dice a Efe desde su dormitorio, recubierto con im谩genes de Cristo y de la Virgen, donde por las noches es como si todos respiraran 鈥渦n solo aliento鈥 en el sobrecargado ambiente.

Originario de Qaraqosh, recuerda con nostalgia la belleza y la naturaleza de lo que por muchos a帽os fue su hogar, pero ahora, sin opciones de trabajar ah铆 y con su casa destruida, no puede regresar.

Asegura que tiene las necesidades cubiertas en el campamento, donde hay una iglesia, un parque para los ni帽os e incluso peque帽os supermercados, uno de los cuales es gestionado por Rami Karim, un joven de 29 a帽os.

Rami lleg贸 a Bagdad en 2015 despu茅s de vivir una huida del EI que le llev贸 desde Karamlis, en N铆nive, a Ramadi (oeste), Mosul y Erbil (ambas en el norte), desde donde finalmente pas贸 horas conduciendo hasta llegar a la capital.

鈥淓n Karamlis hab铆a antes unas 2.000 familias. Pero ahora solo quedan 300鈥, dice desde el otro lado de la caja registradora, desde donde recuerda que antes ten铆a una buena vida que se ha deteriorado hasta el punto de 鈥渘o tener recursos ni para alquilar un apartamento鈥.

Con el trabajo en el supermercado y haciendo tambi茅n de conductor gana lo suficiente para poder sustentarse en un pa铆s en el que ha perdido toda la esperanza.

鈥淓n Irak ya no tengo sue帽os鈥, dice afligido.

FUENTE: Carles Grau Sivera / EFE

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org