December 5, 2021
De parte de SAS Madrid
425 puntos de vista


Un estudio muestra que la Estrategia de Atenci贸n al Parto Normal, aprobada en 2006, rebaj贸 la tasa de ces谩reas dos puntos y consigui贸 cambiar la tendencia al alza que crec铆a constante desde 1997.

La Estrategia de Atenci贸n al Parto Normal, que se aprob贸 en Espa帽a en 2006 despu茅s de un proceso de debate entre profesionales, asociaciones, sociedades cient铆ficas y expertas, consigui贸 reducir la tasa de ces谩reas en Espa帽a dos puntos porcentuales entre 2007 y 2011, seg煤n un estudio publicado en la revista cient铆fica Health Policy . La Estrategia rompi贸 una tendencia al alza: desde entonces, el n煤mero de ces谩reas practicadas en la sanidad p煤bica cae. No obstante, la tasa en Espa帽a sigue por encima de lo recomendado. En 2019 fue del 21,9% en los hospitales p煤blicos (del 35,5% en los privados) frente al 15% como tope se帽alado por la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS).

La Estrategia inclu铆a varias recomendaciones sobre las ces谩reas, entre ellas, implementar programas para su racionalizaci贸n y disminuir “la variabilidad no justificada”, y tambi茅n “investigar las causas del incremento de las tasas” de estas intervenciones. Los hallazgos del estudio muestran que, durante los a帽os inmediatamente posteriores a la aprobaci贸n del documento, Espa帽a redujo en dos puntos porcentuales su tasa de ces谩reas. El c谩lculo sale de un modelo basado en la t茅cnica de evaluaci贸n de impacto, que a铆sla el efecto de otras variables, elaborado por Adela Recio, matem谩tica e investigadora del Instituto de Estudios Fiscales, y de Jos茅 M. Arranz, profesor del Departamento de Econom铆a de la Universidad de Alcal谩. Dicho de otro modo, explican, si entre 2007 y 2011 no hubiera existido la Estrategia, Espa帽a hubiera tenido dos puntos porcentuales m谩s de ces谩reas

“Lo que vimos es que las ces谩reas se reducen gracias a la Estrategia y que adem谩s esa mejora va acompa帽ada de un descenso en la mortalidad perinatal”, explica Recio. Es decir, la disminuci贸n de este tipo de intervenciones no solo no increment贸 el n煤mero de fallecimientos de fetos entre la semana 28 de gestaci贸n y bebes a t茅rmino, sino que los datos de mortalidad perinatal mejoraron. El estudio arroja otros resultados relevantes. Por ejemplo, a mayor gasto en sanidad, menos ces谩reas. Pero no solo: cu谩ntas m谩s matronas hay en un hospital, la tasa de ces谩reas tiende a descender, mientras que la presencia de ginec贸logos tiene el efecto contrario, es decir, un incremento de esa tasa. El n煤mero de paritorios disponibles que tiene un hospital tambi茅n influye, cuantos m谩s tiene un centro, menos ces谩reas practica.

Para la investigadora, estos resultados muestran que hay un “componente log铆stico” en el desenlace de los partos. “Por eso es importante invertir en personal, en infraestructuras y en formaci贸n para los profesionales. Cuantos menos medios tienes, m谩s dif铆cil es aplicar recomendaciones. Por ejemplo, sabemos que muchas ces谩reas se hacen justo antes de que empiece el turno de noche. Las guardias o los turnos influyen. No se puede apuntar solo a los profesionales, es que hay un sistema detr谩s que est谩 reforzando que esto sea as铆 porque los medios son los que son. Aunque invertir en su formaci贸n es tambi茅n prioritario”, se帽ala.

Si atendemos a los datos del Ministerio de Sanidad, observamos que la tasa de ces谩reas en 2006 era de 22,9% en los hospitales p煤blicos. Cinco a帽os despu茅s era del 21,8%, es decir, se hab铆a reducido un punto porcentual (la estimaci贸n del estudio se basa en su propio modelo matem谩tico). En 2019 se manten铆a en el 21,9%. La evoluci贸n muestra una curva claramente ascendente desde 1997, cuando la cifra estaba en el 17,8%. El descenso no se produjo hasta justo 2006. En los 煤ltimos a帽os, la evoluci贸n a la baja se estanca, algo que para Adela Recio muestra la necesidad de ir m谩s all谩 en la Estrategia.

Tambi茅n para la ginec贸loga y obstetra Rosario Quintana, que form贸 parte del comit茅 t茅cnico que discuti贸 y elabor贸 el documento. “Un cambio de tal naturaleza, que supone modificar toda una constelaci贸n de creencias, de ideas, de valores, de pr谩cticas compartidas por muchos profesionales y por gran parte de la ciudadan铆a; que supone adoptar una mirada diferente sobre los procesos fisiol贸gicos del embarazo, parto, postparto y lactancia, sobre el papel de los profesionales en el acompa帽amiento del parto normal y en la atenci贸n al parto de riesgo, sobre la capacidad fisiol贸gica de las mujeres de afrontar estos procesos y sobre su derecho inalienable a protagonizarlos y a tomar las decisiones que consideren sobre su cuerpo y su sexualidad, requiere de importantes pol铆ticas p煤blicas”, asegura. Las “t铆midas mejoras” en las tasas de ces谩reas y episiotom铆as y la implantaci贸n de otras pr谩cticas requiere de una “voluntad pol铆tica” y de un “liderazgo institucional” que, considera, ha estado abandonado durante mucho tiempo.

La mayor铆a de los hallazgos de este estudio son similares a los de otros pa铆ses: “Cuando se ponen en marcha pol铆ticas de este tipo para reducir intervenciones, en general se ve que han sido efectivas”. Y, 驴qu茅 pasa con la sanidad privada? La Estrategia se centra en los hospitales p煤blicos, pero los n煤meros indican que la tasa de ces谩reas en los privados es mucho m谩s elevada. En 2019 fue del 35,5%. Seg煤n el an谩lisis hecho por elDiario.es, la probabilidad de tener un parto por ces谩rea por la sanidad privada es un 67% superior a un hospital p煤blico.

“Ser铆a deseable que la Estrategia se extendiera a la sanidad privada, porque es donde m谩s intervenciones se hacen. El Ministerio de Sanidad tiene que garantizar la calidad asistencial, tambi茅n en la privada, 驴o puede hacer lo que quiera?”, se pregunta Adela Recio, que particip贸 en la elaboraci贸n de la Estrategia como parte de El parto es nuestro. En general, estos resultados, apunta, deber铆an servir para continuar en la misma l铆nea de trabajo y reforzar el documento. Esas recomendaciones, sugiere, deber铆an plasmarse obligatoriamente en los protocolos de los hospitales y en los planes de salud de las comunidades para que lleguen a la pr谩ctica. Actualmente, no siempre es as铆.

Esta disminuci贸n de la tasa de ces谩reas implica, adem谩s, ahorro econ贸mico. La investigaci贸n estima que esta reducci贸n de dos puntos implica un ahorro directo de entre 24 y 44 millones de euros anuales, debido a que las ces谩reas aumentan los d铆as de ingreso hospitalario de las mujeres y al coste de la propia intervenci贸n. El ahorro indirecto ser铆a m谩s elevado, pero es dif铆cil de calcular por las diversidad de variables que influyen y que tienen que ver, por ejemplo, con el impacto en la salud de las madres a medio y largo plazo o con la mayor probabilidad de que si vuelven a parir lo hagan tambi茅n por ces谩rea.

“Necesitamos una nueva versi贸n de la Estrategia de Atenci贸n al Parto, de toda la actividad que se desarroll贸 en torno a ella, de un verdadero compromiso pol铆tico e institucional con las madres y reci茅n nacidos, con la maternidad y su imprescindible funci贸n social. Un impulso que alcance a los contenidos formativos de los obstetras, matronas, anestesistas y pediatras para cambiar su mirada, su cultura, su estilo profesional, que dedique recursos estructurales para cambiar los espacios dedicados a los partos y para que sean suficientes para poder respetar los tiempos que requiere el parto, con incremento de la dotaci贸n de matronas, con habitaciones de puerperio individuales, suficientes tambi茅n para no forzar altas precipitadas, con quir贸fanos y salas de reanimaci贸n que permitan el acompa帽amiento familiar en las ces谩reas y la no separaci贸n de la madre y el reci茅n nacido”, concluye Quintana.

Qu茅 dice la Estrategia de Atenci贸n al Parto Normal

La Estrategia de Atenci贸n al Parto Normal en el Sistema Nacional de Salud fue fruto de un proceso de escucha debate entre todos los agentes implicados: sociedades cient铆ficas y profesionales, organizaciones sociales y de mujeres, comunidades aut贸nomas y expertas, y coordinador por el Observatorio de Salud de las Mujeres del Ministerio de Sanidad. Su objetivo, explica un documento que recoge la primera evaluaci贸n de la Estrategia, era impulsar “un profundo cambio del modelo de atenci贸n al parto, basado en la evidencia cient铆fica y atento a las necesidades de cada mujer y de la criatura por nacer y reci茅n nacida”.

“El concepto general se articula en torno al principio de que el parto y nacimiento es un proceso fisiol贸gico en el que s贸lo se debe intervenir para corregir desviaciones de la normalidad y que las y los profesionales deben favorecer un clima de confianza, seguridad e intimidad, respetando la privacidad y dignidad de las mujeres”, se帽ala la Estrategia, que inclu铆a una serie de recomendaciones para reducir los partos instrumentales o promover el piel con piel entre el reci茅n nacido y la madre.

Enlace relacionado ElDiario.es 04/12/2021.




Fuente: Sasmadrid.org