May 1, 2022
De parte de CGT Pais Valencia I Murcia
264 puntos de vista


Juan Ram贸n Ferrandis Bres贸, Secretario General CGT Pa铆s Valenci脿 i Murcia

El pr贸ximo 1 de mayo debemos volver a tomar las calles y hacer visibles las reivindicaciones de la clase trabajadora, tanto desde el contexto laboral, como del social y el medioambiental, pero desde una perspectiva alternativa. La sociedad est谩 cansada de recetas que pretenden cambios para finalmente dejarlo todo igual.

La No Reforma Laboral es uno de estos casos. En 2010 y 2012 ambos gobiernos aprobaron por decreto sus reformas laborales con la negativa de la sociedad y de todos los sindicatos, incluidos los institucionales, quienes convocaron y realizaron una huelga general unitaria la cual visibiliz贸 el tremendo rechazo de la clase trabajadora a sendas agresiones.

Resulta cuanto menos parad贸jico, que quienes denostaron aquellas reformas laborales, ahora asuman blanqueada con cambios menores esta No Reforma Laboral, dando por buenas las regresiones que supusieron.

Sin querer profundizar, esta No Reforma Laboral destaca por consolidar las anteriores, haciendo que el gobierno m谩s progresista de la historia rompa su programa y sus promesas electorales para satisfacer a las patronales con cambios tan nimios que apenas notamos.

Esta No Reforma Laboral sostiene los mecanismos que facilitan los despidos, sin restablecer las indemnizaciones anteriores a 2010 y sin recuperar los salarios de tramitaci贸n. Seguimos a expensas de las previsiones de las empresas para poder reducir plantillas, sin objetivar razones y 煤nicamente bajo los criterios empresariales. Perdura la subcontrataci贸n sin dar respuestas paliativas o la posibilidad que un convenio de empresa empeore las condiciones de trabajo respecto al convenio de sector.

El contexto actual permite, al capitalismo y a las clases poderosas, seguir aumentando sus beneficios siempre a costa de las trabajadoras, ara帽ando con sus zarpas y dejando restos de nuestra piel bajo sus garras. Cada crisis hace aumentar el n煤mero y volumen de los grandes capitales, acentuando m谩s la brecha social. Todo ello sin la necesaria respuesta social que permita contener estas diferencias, ayudadas por todas las herramientas que tiene el capital a su disposici贸n como son el sesgo de ciertos medios de comunicaci贸n, los gobiernos ac贸litos y el fomento del individualismo como pieza clave de un sistema capitalista, injusto e insolidario, capaz de fagocitarse y seguir creciendo hasta nuestra extinci贸n como especie, frente a la solidaridad, el apoyo mutuo, la justicia social y el decrecimiento como 煤nicas alternativas en un horizonte de emergencia clim谩tica dram谩tica y casi irreversible si continuamos a ritmos similares.

En la actualidad se sigue desahuciando a personas de sus casas, mientras se especula con sus viviendas y bienes de primera necesidad. Los alimentos siguen subiendo de manera desenfrenada, dejando las subidas salariales, en caso de producirse, por los suelos. Utilizando la guerra de Ucrania para aumentar los beneficios de manera obscena en materias primas y energ铆a, aunque la guerra no repercuta en sus precios.

Hoy, en plena crisis sanitaria, seguimos viendo como se vac铆a de recursos la sanidad p煤blica en una clara estrategia de privatizaci贸n por desv铆o de sus servicios, as铆 como la educaci贸n tambi茅n es atacada con importantes reducciones de personal. Vemos como se sigue apostando por la carretera y el trasporte privado por encima del transporte p煤blico o como se continuan cerrando l铆neas de tren convencional mientras se fomenta el AVE.

Las crisis siempre las pagamos la clase obrera, machacando no solo a las personas sin recursos, sino a una buena parte de asalariadas, las cuales malviven con sueldos indecentes y en un estado de semiesclavitud provocado por el reparto injusto de los beneficios.

Estas situaciones a veces nos acercan a arrojar la toalla, pero la resiliencia del ser humano tambi茅n puede desembocar en rebeli贸n, en hacer frente a la vor谩gine depredadora y plantar cara. La clave es c贸mo hacerlo, la unidad y la organizaci贸n son la 煤nica posibilidad. Sindicatos alternativos y movimientos sociales somos la llama que puede provocar la hoguera que todo lo cambie para caminar hacia ese otro mundo posible, necesario para que las futuras generaciones sobrevivan en este planeta.

Nos vemos en las calles para cambiar el presente y el futuro, nos vemos el 1 de mayo.

Juan Ram贸n Ferrandis Bres贸




Fuente: Cgtpv.org