January 13, 2021
De parte de SAS Madrid
2,471 puntos de vista

Los dispositivos de emergencia para cubrir las necesidades de los sin hogar durante la ola de fr铆o se quedan cortos. Las ONG reclaman un 鈥渞eseteo鈥 de las pol铆ticas para poner la vivienda en primer plano de los servicios sociales.

No es la ola de fr铆o, aunque las bajas temperaturas no ayudan. Las muertes prematuras de personas sin hogar se dan en todas las estaciones. Una cada seis d铆as, estiman los expertos. Cada 18 d铆as, una muerte violenta, fruto de intentos de robo o de cr铆menes de odio. La 煤ltima asesinada de la que se tiene noticia fue una mujer sin hogar septuagenaria, en un crimen cometido poco antes del fin de a帽o. Los casos de dos varones marroqu铆es de 32 y 37 a帽os, fallecidos en Barcelona el 11 de enero, y de un hombre de 74 a帽os muerto el mismo d铆a en Carabanchel (Madrid) durante el temporal del fin de semana, han devuelto la atenci贸n durante unos momentos al problema del sinhogarismo. Pero la situaci贸n de emergencia seguir谩 ah铆 cuando la nieve se haya derretido.

鈥淓s un problema evidente que la calle mata, la vida en calle acorta la vida, entre 20 y 30 a帽os de vida鈥, resume Jos茅 Manuel Caballol, director general de la iniciativa Hogar S铆. Faltan datos, detalla, que expliquen cu谩ntas personas viven en situaci贸n de calle y el problema es que se responde 鈥渁 la emergencia con la emergencia鈥. 

En esta ocasi贸n, con la perspectiva de temperaturas de dos d铆gitos bajo cero, en Madrid se abrieron determinadas estaciones de Metro y se reforz贸 el n煤mero de plazas disponibles en albergues y centros. Tambi茅n en Lleida, una de las provincias azotadas con m谩s dureza por el temporal Filomena, en Cartagena o Huelva se han incrementado el n煤mero de camas recientemente. Pol铆ticas de refuerzo que, como la nieve, un buen d铆a se derriten. 鈥淪i a帽ades plazas a lo que no funciona, seguir谩 sin funcionar鈥, indica Caballol.

Patricia Bezunartea, directora general de Diversidad Familiar y Servicios Sociales, desliza que uno de los problemas del Ministerio que ocupa es que hay que 鈥減artir de cero鈥 en el tratamiento del sinhogarismo. Para Bezunartea estas 鈥減ol铆ticas basadas en la emergencia, han demostrado que no resuelven el problema鈥.

El obst谩culo es que no son f谩ciles de cambiar, en cuanto son las mismas, con pocos cambios, desde hace d茅cadas. Campa帽as de fr铆o, grandes dispositivos de emergencia basados en juntar a mucha gente debajo del mismo techo, 鈥渟opa caliente鈥 y hasta la pr贸xima campa帽a. Soluciones que dejan fuera a muchas personas, subraya Caballol. Se aumentan las plazas, pero no los recursos, o muchas de las posibles usuarias eligen autoexcluirse porque no quieren ir sin sus mascotas, ni separarse de su pareja. A causa del covid-19, desde marzo, los dispositivos se enfrentan a las necesidades de higiene y a la aprensi贸n y el miedo al contagio de las personas sin hogar.

Por el contrario, son necesarias soluciones que confronten las dificultades para improvisar cuando vienen emergencias por la ola de fr铆o, estima la directora general de Servicios Sociales: 鈥淪oluciones estables y estructurales, basadas en la vivienda鈥, indica, que dejen un m铆nimo ret茅n de atenci贸n de emergencias. 

Algo que promueve Hogar S铆; Caballol defiende que ha llegado la hora de un cambio de mentalidad, que ponga en marcha sistema basado en alojamientos no colectivos sino individuales, y se refiere a la situaci贸n actual de la Comunidad de Madrid: 鈥淭enemos plazas de hostales y hoteles vac铆os, cuando con el mismo coste de alojamiento colectivo, o incluso con un coste menor, pod铆amos haber dado una soluci贸n mejor鈥.

Falta de informaci贸n estad铆stica

La propia noci贸n de sin hogar es objeto de estudio y de disputa, por eso los recuentos que hay son dispares. El 煤ltimo del Instituto Nacional de Estad铆stica, por ejemplo, no cuenta a quienes no acuden a los albergues e instalaciones habilitadas, con lo que se produce una distorsi贸n de n煤meros, indica Caballol. Adem谩s, corresponde al a帽o 2012, por tanto fue publicado en el pico de la crisis econ贸mica de 2008, lo que no permite ver cu谩les han sido los efectos sobre las personas en situaci贸n de calle.

El Ayuntamiento de Barcelona public贸 un estudio en 2019 que cifraba en 3.700 el n煤mero de personas en esta situaci贸n, mientras que Madrid, con una poblaci贸n mayor, calcula que hay 2.700 personas sin techo, de las cuales 650 duermen en la calle. En cualquier caso, las cifras para el conjunto del Estado se sit煤an en torno a 30.000 personas. Un 鈥渃ampo base鈥 que no permite medir, por ejemplo, el impacto que han tenido los desahucios en la 煤ltima d茅cada.

Desde el Ministerio se conf铆a en que la nueva estrategia de sin hogarismo est茅 lista pronto para sustituir a la actual, que caduc贸 en diciembre de 2020. Uno de los puntos es precisamente la dificultad para tener datos. 鈥淎unque 30.000 es una base sensata no podemos dar una cifra exacta鈥, indica Bezunartea. 鈥淓n los 煤ltimos a帽os se ha visto incremento de gente joven que entra en el sistema de sinhogarismo, pero tambi茅n de personas mayores de 65 a帽os, perfiles que no usaban estos recursos pero con tema de desahucios los necesitan鈥, indica.

鈥淪abemos que la vivienda no est谩 sirviendo para cubrir estas necesidades: hace falta una intervenci贸n鈥, se帽ala la directora general de Servicios Sociales, quien se remite a la Ley de Vivienda que proyecta el Ministerio de Agenda Urbana, de Jos茅 Luis 脕balos como uno de los pr贸ximos pasos para tratar de revertir la situaci贸n actual.

Renovaci贸n de la estrategia

Desde el Ministerio se conf铆a en que junto con Comunidades Aut贸nomas, Ayuntamientos y entidades, la nueva estrategia de sinhogarismo integre un modelo de recuento que permita conocer c贸mo es la situaci贸n despu茅s de la crisis y de la situaci贸n habitacional.

El hecho es que la anterior estrategia fue evaluada negativamente por parte del Instituto para la Evaluaci贸n de las Pol铆ticas P煤blicas. Entre los elementos que destaca su informe es la escasa coordinaci贸n entre administraciones 鈹el Ministerio, las comunidades y los ayuntamientos鈹, especialmente en el 谩mbito pol铆tico, y no tanto en el t茅cnico. Otra de las carencias del modelo es la ausencia de un presupuesto diferenciado, algo que no ha sido subsanado en los 煤ltimos PGE aprobados.

鈥淗a llegado el momento, es inevitable no plantearse cambios en algunos 谩mbitos de pol铆tica social鈥, se帽ala Bezunartea, quien destaca el apoyo econ贸mico y financiero que aportan los fondos europeos de recuperaci贸n y resiliencia.

Para Caballol, es imprescindible reiniciar el sistema y modificar la mentalidad a la hora de dise帽ar nuevas pol铆ticas.

Pol铆ticas que llegan tarde para quienes pasan estos d铆as en situaci贸n de sin hogar pero que estar铆an dise帽adas a reducir el n煤mero de personas que pasan estos d铆as a la intemperie o en recursos de emergencia. Y tambi茅n a ampliar el periodo de seis d铆as entre una muerte de personas en situaci贸n de calle y la siguiente.

Enlace relacionado ElSalto.com 13/01/2021.




Fuente: Sasmadrid.org