September 27, 2021
De parte de Asociacion Germinal
224 puntos de vista


La Confederación Sindical Internacional calcula en 1.800 los fallecidos y denuncia constantemente las deficientes medidas de seguridad. Las autoridades qataríes reconocen 34 decesos. La ONG Fundación para la Democracia Internacional estima en 3.400 los cuerpos repatriados a sus países de origen.

La explotación del trabajo esclavo, casi feudal del “sistema Kafala”, se aplica con regularidad en los países petroleros del Golfo Pérsico. El modelo se repite con insistencia en los Estados subidos al exhibicionismo extravagante. Consiste en controlar y monitorizar “ejércitos” de trabajadores inmigrantes dedicados principalmente a la construcción y al servicio doméstico. El sistema autoriza a las empresas restringir derechos de forma indiscriminada, como la libertad de movimiento, la libre circulación por el país, las entradas y salidas de sus viviendas-barracones, la retención de pasaportes y la aplicación desmedida de multas diversas relacionadas con los comportamientos sociales. El Comité Supremo de Entrega y Legado (SC) del Mundial de Qatar manifestó que no se mantiene en la actualidad el “modelo Kafala”, pero reconoció haberse utilizado al inicio de las obras de los estadios, según recoge el portal Pro Football Reference. Diversas ONG sostienen que el procedimiento se mantiene vigente camuflado en entramados de subcontratos de grandes constructoras como Qatar Meta Coats.

La inseguridad laboral y los decesos de trabajadores inmigrantes son otros de los cuestionamientos de diversas ONG sobre la responsabilidad y la ineficacia de las autoridades gubernamentales. La ONG Fundación para la Democracia Internacional denunció en 2019: ”Todo el planeta debe saber que el Mundial de Fútbol de 2022 se jugará en estadios manchados de sangre”. La Confederación Sindical Internacional calcula en 1.800 los fallecidos y denuncia constantemente las deficientes medidas de seguridad. Las autoridades qataríes reconocen 34 decesos. La F.D.I. estima en 3.400 los cuerpos repatriados a sus países de origen.

Se desconoce la increíble cantidad de humanidad que se va detrás de esta tragedia. Las muertes de los esclavos modernos nos ha recordado, visceralmente, la intensa fragilidad de la vida. Esa indiferencia desapacible, ese rencor de clase que se proyecta sobre el prójimo ejerciendo nuestra más exquisita crueldad.

Los parias invisibles seguirán llegando a los desiertos de oro negro, como si no existieran, pero llegando, como montañas de imperfecta humanidad. Los espera el desprecio, el racismo, la miseria y el trabajo esclavo. Les queda la tristeza, extraviarse, dudar, sentir, dejarse llevar, hablar de lo que les espera ahí afuera, y sobrevivir. En un desolado territorio donde se construye, día a día, esa demente fantasía de una sociedad sin extranjeros. Extranjeros sin dinero, claro está. Cosas de gente rica.

* Ex jugador del Club Atlético Vélez Sarsfield, campeón Mundial Juvenil 1979. Nota original del diario argentino Página 12

Fuente: Lo que Somos




Fuente: Asociaciongerminal.org