January 10, 2022
De parte de SAS Madrid
366 puntos de vista


Ómicron ha cambiado totalmente el rumbo de la pandemia. Antes de la llegada de la nueva variante, apenas había reinfecciones de COVID. Sin embargo, tras haberse vuelto predominante, los expertos apuntan a que esto ya no es así. Alfredo Corell, inmunólogo, asegura a El Mundo que “mucha gente se está reinfectando de modo masivo”. De hecho, en las dos últimas semanas se han contabilizado más casos de reinfección que en toda la pandemia.

Así lo demuestra un análisis llevado a cabo por el Instituto Carlos III (ISCIII), que ha registrado 20.890 reinfecciones en 15 días. Desde marzo de 2020 hasta el 22 de diciembre de 2021 solo hay datos de 17.140 reinfecciones, casi 4.000 menos que en las últimas dos semanas. Es una de las grandes características propias de esta variante que está provocando récord de casos en todo el mundo.

De hecho, el Gobierno catalán anunciaba esta semana que la reinfección se ha disparado desde el 2% de todos los casos dectectados durante la pandemia al 5% en mayores de 50 años y el 8% en menores de esta edad en las últimas semanas. Incluso se ha hecho viral la noticia de un catalán que se ha reinfectado hasta 4 veces.

Sin embargo, no debe ser motivo de preocupación. “En su inmensa mayoría son casos leves”, señala Corell. No obstante, avisa de que “no es descartable que haya alguno grave, aunque me inclino a pensar que estos siempre se van a dar entre la población no vacunada, que mayoritariamente está justo en la franja de 20 a 40 años”. Los datos avalan su opinión: la mayoría de los casos que se han dado estas semanas “han sido asintomáticos o con síntomas livianos”.

“Sin vacunas, Ómicron habría hecho una masacre estratosférica”

El problema que ha generado este tsunami de casos no ha sido de gravedad en la sintomatología, sino del colpaso de la atención primaria. Los ciudadanos “han acudido en masa a los centros de salud y las Urgencias en los hospitales para que les hicieran la prueba confirmatoria y esto ha colapsado el sistema”.

Por otro lado, Corell niega que el aumento de las reinfecciones implique una disminución de la inmunidad, ya que las “células enseguida ponen en marcha la fabricación de nuevos anticuerpos frente a la variante Ómicron”. Esta inmunidad celular suele tardar entre dos y tres días en comenzar a eliminar el virus, pero cuando empieza acaba pronto con él. Por último, concluye que “si la gente no estuviera vacunada, Ómicron habría hecho una masacre estratosférica” y recuerda que “no se evita la infección, sino sufrir enfermedad grave”.

Enlace relacionado As.com (09/01/2022).




Fuente: Sasmadrid.org