January 31, 2023
De parte de ANRed
1,910 puntos de vista

A poco menos de dos meses de la destituci贸n y detenci贸n de Pedro Castillo, persisten los levantamientos populares en todo Per煤 con foco en el sur y Lima. Entre protestas en las calles, bloqueos de carreteras y aeropuertos, campesinos, campesinas, ind铆genas, maestros, j贸venes y mujeres se encuentran en un reclamo colectivo por la renuncia de Dina Boluarte y el fin del golpe c铆vico-militar que ya  lleva m谩s de 60 asesinados y miles de heridos. El pa铆s se encuentra hoy ante uno de los temidos escenarios,  gracias a  poderosos sectores que fueron los 煤nicos que se beneficiaron con el crecimiento de estas dos d茅cadas: la imposibilidad de gobernar que les ha tra铆do la destituci贸n y condena de Castillo bajo el golpe de la derecha y ex miembros del mismo Per煤 Libre, con Dina Boluarte asumiendo la presidencia. Entrevista a Leina Guillen Aguilar coordinadora de la Organizaci贸n Popular Feminista Socialista MIKAMARU de Per煤. Por Ayel茅n Branca para ANRed.


La inestabilidad pol铆tica peruana y las destituciones presidenciales, no son algo novedoso en la historia pol铆tica del pa铆s. En noviembre de 2020, la destituci贸n de Vizcarra fue seguida por grandes movilizaciones que levantaban la consigna de 鈥淔uera Merino鈥, miembro del Partido de Acci贸n Popular que asumi贸 el gobierno de manera autoritaria y que en menos de una semana fue destituido, asumiendo Sagasti.

Hace un a帽o y medio analizamos el contexto electoral de Per煤 y la posible llegada de Pedro Castillo a la presidencia. Respecto al margen de acci贸n y panorama pol铆tico, coment谩bamos que:

鈥淟a derecha nunca va a ceder, el posible gobierno de Castillo se enfrenta a muchos desaf铆os. Tiene una mayor铆a en el Congreso que es de derecha, no le alcanza con sus congresistas y los nuestros para tener un equilibrio. Hay un escenario complejo para Castillo, sabemos que finalmente la derecha se recompone porque son quienes controlan los grupos del poder y al pa铆s econ贸micamente. Vamos a tener que ser bastante estrat茅gicos para evitar que se termine dando un golpe, que es lo que puede pasar si empezamos hacer las cosas de manera muy re帽ida.禄

Para caracterizar y comprender el contexto peruano y los posibles escenarios que se abren, conversamos con Leina Guillen Aguilar coordinadora de la Organizaci贸n Popular Feminista Socialista MIKAMARU de Per煤. 

驴Cu谩les crees que son las particularidades de la destituci贸n y caracter铆sticas que definen al Estado de facto actual? 

Las caracter铆sticas que definen el golpe y la destituci贸n est谩n vinculadas, por un lado, al contexto del a帽o y medio de gobierno de Castillo. Si bien inicialmente  convoca a fuerzas de izquierda progresistas, r谩pidamente estas se van alejando y se rodea de gente que supuestamente era de su confianza pero que generan alianzas con sectores de derecha y centro, alej谩ndose de la ruta de cambio e incumpliendo sus promesas con el pueblo.

Por otro lado, est谩 el embate diario de la derecha m谩s reaccionaria que, instalada en el Congreso, inmediatamente bloqueaba el avance de algunas reformas de fondo. Adem谩s, la derecha es persistente en acciones desestabilizadoras, no solamente por ser un Gobierno de 鈥渋zquierda鈥, sino por el componente racial. Habl谩bamos de un cholo que hab铆a asumido la responsabilidad m谩s importante del pa铆s y la oligarqu铆a, blanca lime帽a no estaba dispuesta a someterse. Hay que decir que el sector m谩s reaccionario ha perdido consecutivamente elecciones en los 煤ltimos 15 a帽os y debilit谩ndose se convierte en una fuerza de choque y oposici贸n a cualquier gobierno de turno, generando una convulsi贸n pol铆tica sistem谩tica.

Con el golpe la ultra derecha, conservadora y corrupta, toma el control del aparato estatal y usa a Boluarte. Juntos establecen el r茅gimen autoritario con un s贸lo objetivo: renovar contratos ley que vencen a lo largo de este a帽o y permitir铆an a transnacionales y grandes grupos poder continuar con los beneficios sobre nuestros bienes comunes por 25 o 30 a帽os m谩s. Son m谩s de 120 contratos que tiene el pa铆s, desde los 90 por el fujimorismo, con empresas transnacionales (muchas de ellas americanas, canadienses, alemanas) donde se entregan nuestros recursos naturales. Estamos hablando de oro, litio, petr贸leo, gas, concesiones del ferrocarril, etc. Este es el meollo del asunto. El objetivo es alarmar y seguirse poniendo de espaldas al pueblo para garantizar los derechos de los ricos. Para nosotras es criminal e innegable que estamos en una Dictadura C铆vico- Militar.

En medio de este escenario, sin una mesa directiva dialogante que pueda sacar adelante este momento e impulse la salida hacia nuevas elecciones con consulta ciudadana por una nueva constituci贸n, nos enfrentamos a niveles de obstrucci贸n alarmante frente a un pa铆s convulsionado que les exige que se vayan de una vez.

Las calles y movilizaciones se desbordan por todo el pa铆s mientras la represi贸n es criminal.  Se estiman 60 fallecidos pero en verdad hay un subregistro, llegan a centenares si consideramos qui茅nes, productos de heridas, mueren luego en hospitales o fuera , porque muchos no est谩n yendo a hospitales por temor a ser amedrentados y denunciados penalmente.

驴C贸mo se posiciona el movimiento popular, ante la posibilidad de que se contin煤e asesinando a las personas en las protestas? 驴Cu谩l crees que es el l铆mite de esa represi贸n por parte de las fuerzas militares y del Estado?

Por parte del Estado, la intenci贸n es seguir metiendo palo y bala. Pero siendo expl铆cito su corte autoritario y ante los delitos contra los derechos humanos que est谩n cometiendo, esta semana muchos espacios internacionales, diplom谩ticos, pol铆ticos, organizaciones internacionales, religiosos,  gobiernos progresistas, se han manifestado.

Adem谩s, en estos momentos la situaci贸n es insostenible debido a la reacci贸n efectiva de nuestro pueblo, que rompe con la apat铆a social que por a帽os nos mantuvo en silencio.

Existe una l铆nea de tiempo sobre el desarrollo del movimiento social y pol铆tico en Per煤: desde el 2000 hasta el 2010, saliendo de una dictadura, apat铆a social y organizativa. Del 2010 al 2015, empieza a organizarse el movimiento social con reivindicaciones espec铆ficas. Y desde el 2015 hasta la actualidad, se empieza a construir fuerzas progresistas y de izquierda. Pero ha habido poco tiempo organizativo para el desarrollo del movimiento social y la constituci贸n org谩nica es a煤n incipiente. Pues, venimos de crisis desde el 2017, sin parar, 2017, 2018, 2019, 2020, 2021, 2022 y 2023.

El movimiento social est谩 tratando de rearmarse, y ha avanzado sobre una mirada cr铆tica considerando cambios de fondo sobre la estructura pol铆tica y social. A su vez presenta dificultades en la orientaci贸n, falta de liderazgos colectivos que permitan encabezar y dirigir los procesos de lucha. Existen esfuerzos desde los sectores progresistas que est谩n llevando hacia adelante el proceso y empuj谩ndolo hacia el derrotero final, que ser铆a instalar una nueva Constituci贸n.

驴Cu谩les son los sectores sociales y pol铆ticos que componen el movimiento popular y han estado sosteniendo los levantamientos y la lucha?

El movimiento comienza con un bloque del magisterio que sale a defender a Castillo poco despu茅s de la vacancia. Luego se suman ciudadanos ante el incumplimiento de la promesa de voto, al retirar al presidente de manera irregular y romper la alianza democr谩tica.

En la primera semana se ejecutan las primeras acciones que definen a la Dictadura de Boluarte, con la orden de altos mandos de ejecutar violencia militar, asesinando a 27 personas, teniendo tan solo 7 d铆as en el gobierno. Tras estas acciones criminales el pueblo se suma con indignaci贸n, c贸lera y tristeza porque se empieza a la transici贸n de gobierno que pretende maltratar y humillar a la gente que estaba en su leg铆timo derecho de protesta y la decisi贸n de Boluarte de quedarse hasta el 2026 junto al Congreso mafioso.

La reafirmaci贸n del gobierno de ejercer el orden a trav茅s de la violencia, busca sostenerse con un discurso criminalizador y mentiroso que se帽ala a la poblaci贸n movilizada como v谩ndalos y oportunistas. Esto genera en el pueblo mayores niveles de indignaci贸n y con ello, m谩s sectores moviliz谩ndose en todo el pa铆s.

La estrategia de la derecha ha sido torpe, al pensar que pod铆an trabajar sus mecanismos de represi贸n como en los 90. Actualmente, las redes y el internet llevan en tiempo real lo que est谩 ocurriendo  in situ.  Los medios de comunicaci贸n alternativos est谩n jugando un papel relevante para mostrar que no es cierto lo que nos est谩n diciendo.

En medio de eso, los gobernadores regionales de cada uno de los asentamientos territoriales, que asumieron la gobernaci贸n el 1 de enero tras ser elegidos el 3 de octubre pasado, han salido a exigir la renuncia de Dina Boluarte y llamando a elecciones generales para el 2023. Al ser ignorados por el Congreso y las instancias m谩ximas del pa铆s, las fuerzas regionales deciden intervenir de otra forma: se re煤nen con las instancias electorales del pa铆s y por medio de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, enviaron un documento a la Presidencia y al Congreso exigiendo la instalaci贸n de las nuevas elecciones a la brevedad para el 2023.

Haciendo un par茅ntesis, es importante decir que en Per煤 tenemos dos tipos de espacios pol铆ticos. Los partidos nacionales y los movimientos regionales que representan territorialmente a su regi贸n. Muchos de estos movimientos regionales han ganado por las propias caracter铆sticas de los partidos nacionales y est谩n envueltos en corrupci贸n. Los movimientos regionales en el sur tienen algunos representantes de corte progresista, no de izquierda, no socialistas, pero que s铆 tienen un postura m谩s popular en este momento pol铆tico. El movimiento social le exige a los gobernadores regionales y alcaldes que den la cara y se han visto forzados a tomar una posici贸n en favor a los pueblo.

El movimiento masivo del pueblo peruano desde diciembre se sostiene hasta la fecha: sigue trasladando gente, ciudadanos y ciudadanas hacia Lima para exigirle a la capital, que ha concentrado todo el poder, que deponga sus intenciones de seguir gobernando de espaldas al pueblo. En este momento tienen solo un 8% de aprobaci贸n en el Congreso y bajo esos t茅rminos no tienen el derecho ni la potestad ni la legitimidad para seguir legislando. Tenemos m谩s de un 60% de poblaci贸n que est谩 apoyando y respaldando la huelga, y m谩s de un 50% que est谩 a favor de un cambio constitucional.

La lucha se sostuvo desde un principio en todas las regiones del Sur, sosteniendo movilizaciones, cortes de rutas comerciales y tomas de aeropuertos, para detener los procesos productivos y comunicacionales. Ahora tambi茅n hay sectores del oriente, de zonas amaz贸nicas que han contribuido con algunos bloqueos, movilizaciones, y se han trasladado hacia Lima para luchar. En el norte se han intentado abrir espacios, pero es un territorio con poca densidad poblacional y que siempre ha tenido un esp铆ritu m谩s ap谩tico.

A la fecha se registran casi 200 mil personas de regiones que est谩n en constante movilizaci贸n en Lima, exigiendo que caiga la Dictadura y 鈥渜ue vayan todos禄.

En este marco, 驴se est谩 configurando actualmente alg煤n espacio pol铆tico nacional que pueda disputar como una alternativa real?

Se est谩 dialogando en las regiones a trav茅s de la Asamblea Nacional de los Pueblos y el movimiento social est谩 coordinando frentes por  macros, como la Macro Sur, Norte, Oriente y Centro. Ya hay niveles de organizaci贸n sobre las consignas a corto plazo pero no se ha puesto en la mesa el tema electoral. No vemos a煤n el camino hacia ello, ni hay un liderazgo claro.  Habr谩 que sentarse a dialogar para ver qui茅n ser铆a el mejor cuadro, ni oportunistas, ni gente con pasados inmersos en corrupci贸n. Igual con los candidatos al Congreso.

Nosotras pensamos en cuadros como Indira Huilca: hija de Pedro Huilca, un reconocido dirigente sindical de Lima, de los barrios populares que fue asesinado por la dictadura de Fujimori. Tiene un perfil acad茅mico, popular e ideol贸gico que podr铆a representar al pueblo y fuerzas de cambio. Su juventud fue en las filas de la izquierda y form贸 parte del Frente Amplio, siendo congresista durante el 2016. Particip贸 en la fundaci贸n de Nuevo Per煤  junto con Ver贸nica Mendoza y Marisa Glave hasta el 2017, que se va cuando se hace alianza con Per煤 Libre, y junto con Marisa forman En Movimiento, un espacio feminista.

Pero la presentaci贸n a elecciones se dificulta por carecer de una herramienta electoral. Nuevo Per煤 no ha logrado conseguir su inscripci贸n. Solamente tendr铆amos la herramienta de Juntos por el Per煤, pero Roberto S谩nchez es un oportunista, un tipo que no tiene bandera; habr铆a que buscar otras alianza.

Ante un proceso constituyente y un escenario de cambio, 驴hay horizontes planteados dentro del movimiento popular sobre su contenido? 驴Alguna orientaci贸n sobre la nacionalizaci贸n de bienes comunes, la reforma agraria o alguna reforma impositiva progresiva?

Claramente el derrotero es intervenir dentro del cap铆tulo econ贸mico para reformular la construcci贸n participativa y ejecutora del Estado. Este no puede ser un vendedor del pa铆s, tiene que tener niveles de injerencia que le permitan controlar, distribuir y garantizar que los recursos que ingresen a las arcas del Estado generen inversi贸n, trabajo, autonom铆a y  bienestar social.

Algunas orientaciones son: la instalaci贸n de una nueva forma de construir el Estado a trav茅s de la nacionalizaci贸n; pol铆ticas econ贸micas que permitan tecnificar el agro para avanzar sobre una segunda reforma agraria; que la salud p煤blica sea un servicio digno, justo y de calidad; el incremento del PBI para la educaci贸n p煤blica. Adem谩s, necesitamos un proceso de descentralizaci贸n del Estado, de federalismo y autonom铆a en los territorios que garantice que Lima no siga gobernando sola.

Hay perspectivas pero a煤n es necesario di谩logos en los territorios. Esto reci茅n est谩 empezando porque el movimiento social est谩 en la calle, sosteniendo el proceso de lucha. Es momento de abrir cabildos de di谩logo, espacios constituyentes, donde empecemos a plantearnos seriamente qu茅 vamos a exigirle a esa nueva constituci贸n. Desde Mikamaru, en Arequipa, ya hemos abierto un espacio que se llama Di谩logos Constituyentes y hemos tenido un primer encuentro para escuchar un poco qu茅 es lo que se necesita, y lo que piensa la gente de una nueva constituci贸n.

En medio de toda la crisis podemos ver avances organizativos, pero tenemos que hacerlo por todos frentes, para que no nos coja un proceso constituyente sin las herramientas necesarias para poder sostenerlo. Necesitamos establecer demandas estructurales comunes, no seguir sectorizando la lucha, pelear por el ambiente, por las mujeres, los obreros, las obreras, empezar a concertar la unidad para el cambio real.

Muchas gracias por compartirnos las vivencias del pueblo peruano en medio de este contexto tan convulso, 驴quer茅s agregar algo m谩s para cerrar?

Reafirmar que Boluarte es solo un personaje usado para garantizar que sigan gobernando las oligarqu铆as m谩s nefastas, corruptas y mafiosas en este pa铆s. Desde la colonia no las hemos podido derrumbar pero no les vamos a permitir seguir gobernando. El silencio del pueblo peruano frente a la injusticia y la inequidad, se acabo.

La esperanza vive tras los procesos de lucha de los compa帽eros aymaras, quechua y todos los pueblos que nos han empujado para levantar con tanta fuerza la indignaci贸n que hemos guardado desde hace muchos a帽os y el dolor de la pobreza que hemos aguantado y que ahora ha despertado para nunca m谩s volver a ser subyugados en silencio.

Es un nuevo Per煤 que empieza a mirar el mundo que quiere y a llenarse de dignidad. Tenemos miedo por nuestras vidas pero tambi茅n la convicci贸n de que si hay que entregar la vida en medio de la lucha, se tendr谩 que hacer. No vamos a retroceder, hasta la victoria y hasta que logremos los cambios que necesitamos para construir un Per煤 para todos y todas, que tambi茅n sea motor de cambio para el mundo.





Fuente: Anred.org