January 5, 2022
De parte de SAS Madrid
140 puntos de vista


La curva de contagios sigue creciendo y hay 12.942 pacientes hospitalizados con coronavirus. La ocupaci贸n de las UCI, con 1.983 ingresados, roza tambi茅n los niveles m谩ximos de las dos oleadas previas.

La sexta ola de covid ya ha entrado de lleno en los hospitales espa帽oles, donde hay 12.942 pacientes con coronavirus. El crecimiento de los ingresos es m谩s lento que en las anteriores ondas y la porci贸n de casos graves con respecto a los diagn贸sticos, mucho menor. Pero un n煤mero alt铆simo de contagios se ha traducido esta semana en una cifra de pacientes hospitalizados superior al pico de la cuarta y la quinta ola, que rondaron los 10.500. La ocupaci贸n de las UCI, donde este martes hab铆a 1.983 ingresados, ya roza la de la onda del verano (2.031), y se va acercando paulatinamente a la de la cuarta (2.356).

Por el momento son cifras manejables. Var铆an mucho en funci贸n de los territorios y ya hay algunos hospitales tensionados que han tenido que suspender cirug铆as no urgentes, pero la mayor铆a no ha llegado a esa situaci贸n. El problema es que la ola sigue creciendo con una fuerza nunca vista durante las ondas previas (117.775 casos nuevos este martes, para llegar a una incidencia acumulada de 2.434 diagn贸sticos por 100.000 habitantes en los 煤ltimos 14 d铆as), lo que augura semanas complicadas, tanto en las plantas como en las unidades de cuidados intensivos, donde el pico de ingresos llega con un par de semanas de retraso con respecto al de los casos notificados.

Desde que comenz贸 la pandemia, uno de los grandes objetivos de las autoridades sanitarias era evitar el colapso sanitario. M谩s all谩 de proteger a los m谩s vulnerables de lo que pod铆a ser para ellos una enfermedad mortal, el mantra de aplanar la curva ven铆a dado para esquivar la situaci贸n cr铆tica de la primera ola: hospitales saturados, triajes para la admisi贸n de los pacientes con m谩s esperanza para sobrevivir y atenci贸n monogr谩fica a una sola enfermedad que descuidaba todas las dem谩s.

La menor gravedad de la sexta ola 鈥en buena parte por el efecto de las vacunas y, no se sabe hasta qu茅 punto, por la menor gravedad intr铆nseca de la variante 贸micron鈥 ha llevado al Gobierno central y a la mayor铆a de los auton贸micos a no imponer limitaciones sociales contundentes. Las medidas que ayudan a evitar contagios tambi茅n suponen un golpe para una econom铆a que lleva casi dos a帽os sin levantar del todo cabeza.

La apuesta es que el sistema sanitario no llegar谩 a colapsar. O que, si lo hace, puede ser asumible. Para comprobar si el envite es ganador habr谩 que esperar todav铆a unas semanas. Los especialistas consultados creen que algunos hospitales pueden llegar al l铆mite hacia finales de este mes. El modelo matem谩tico de 脕lex Arenas, f铆sico y profesor de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, indica que los casos pueden empezar a decrecer a partir de mediados de enero, por lo que la ocupaci贸n de las UCI puede seguir creciendo entre dos y tres semanas m谩s.

La saturaci贸n del sistema depende de dos variables que todav铆a no est谩n claras: cu谩ntas personas se infectar谩n y qu茅 porcentaje de ellas requerir谩 hospitalizaci贸n y cuidados intensivos.

Todav铆a hay margen para atender a muchos m谩s pacientes: en la tercera ola, que marc贸 las cifras m谩s altas, lleg贸 a haber m谩s de 32.000 ingresados en planta por covid y casi 4.900 en UCI (no existe registro de esta estad铆stica para la primera ola). Pero esas estad铆sticas fueron sin贸nimo de colapso en muchos lugares de Espa帽a. Las cifras que publica el Ministerio de Sanidad pueden resultar enga帽osas. Seg煤n ellas, un 10,58% de las camas hospitalarias est谩n ocupadas por pacientes con covid (algunos de ellos pueden tener covid pero haber ingresado por otras patolog铆as, algo que no aparece diferenciado en las estad铆sticas oficiales), lo que puede parecer poco, pero es una porci贸n alt铆sima para una sola enfermedad. El porcentaje asciende a un 21,35% de los puestos de cuidados intensivos (aqu铆 s铆 son todos por covid), de lo que se puede intuir que caben muchos m谩s de los que hay sin grandes problemas, algo que no es cierto.

La vida sigue (m谩s o menos) a pesar de la pandemia y siguen ocurriendo accidentes de tr谩fico, infartos, operaciones que se complican. Las v铆ctimas de muchas de estas circunstancias requieren ingresar en la UCI, donde seg煤n los datos de Sanidad hay m谩s personas por otras patolog铆as (unas 3.000) que por covid (casi 2.000).

El 煤ltimo dato oficial sobre camas estructurales de UCI en Espa帽a data de 2017, cuando hab铆a 4.404. Desde entonces han crecido y la pandemia ha multiplicado la capacidad por m谩s de dos. En los peores momentos se puede disponer de hasta 11.000. Pero un puesto de UCI no es simplemente una cama con un respirador. Es, tambi茅n, la atenci贸n de un personal que no ha variado sustancialmente y que est谩 preparado para dar una atenci贸n adecuada a unos 5.000 pacientes. Que las camas, con los ventiladores que se han ido comprando, sumadas a las de los quir贸fanos (que quedan inutilizados), puedan atender al doble de enfermos no quiere decir que sea una situaci贸n 贸ptima.

Cualquier comunidad con m谩s de un 20% de pacientes de covid en las UCI empieza a tener hospitales tensionados (situaci贸n que sufren Arag贸n, Baleares, Cantabria, Castilla y Le贸n, Comunidad Valenciana, Madrid, Navarra y La Rioja) y a partir de un 30% la situaci贸n comienza a ser complicada (un porcentaje que superan Catalu帽a y Pa铆s Vasco).

El perfil de los ingresados

Media docena de neum贸logos y especialistas en cuidados intensivos consultados coinciden en que en los casos graves, los cuadros de neumon铆a son muy similares a los de olas anteriores. La 煤nica diferencia, apunta Pedro Landete, de la Sociedad Espa帽ola de Neumolog铆a y Cirug铆a Tor谩cica (Separ), es que parece que la recuperaci贸n resulta algo m谩s r谩pida. Trabaja en la Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios del hospital Isabel Zendal de Madrid, donde la estancia media ha pasado de 鈥渟iete u ocho d铆as a cinco鈥. Son cifras que tendr谩n que asentarse y estudiarse; pero, si se confirman, un menor tiempo de hospitalizaci贸n redundar谩 en mayor rotaci贸n y capacidad del sistema para atender a m谩s pacientes sin llegar al l铆mite.

Virginia Fraile, de la Sociedad Espa帽ola de Medicina Intensiva, Cr铆tica y Unidades Coronarias, indica que aproximadamente la mitad de los pacientes en cuidados intensivos est谩n sin vacunar. Esto supone una porci贸n de enfermedad grave muy superior que en los vacunados, que son el 90% de la poblaci贸n adulta y un porcentaje a煤n mayor en las edades m谩s susceptibles de requerir UCI (a partir de 50 a帽os). 鈥淓ntre los dem谩s, la mayor铆a de las personas tienen dos dosis y no llegaron a tiempo para la tercera鈥, se帽ala.

Los profesionales miran con cierto v茅rtigo la enorme cantidad de contagios, que en mayor o menor medida redundar谩 en un aumento de los ingresos hospitalarios. Jose Luis L贸pez Campos, director de formaci贸n y docencia de Separ, asegura que el aumento de la presi贸n ya se est谩 notando: 鈥淎ntes de la sexta ola estuvimos unas semanas casi sin ingresos, algo que no suced铆a desde el verano de 2020, tras el confinamiento. Esto nos hizo ver un rayo de luz. Le cost贸 arrancar, pero ya vamos en asenso. Nos quedan d铆as y semanas muy complicadas鈥.

Enlace relacionado y cuadros interactivos ElPa铆s.com 05/01/2022.




Fuente: Sasmadrid.org