January 9, 2023
De parte de SAS Madrid
876 puntos de vista

Solo asumirán su papel en la gestión de las bajas laborales a partir del momento en que tengan contacto personal con el paciente.

Desde este lunes 9 de enero los médicos de familia no gestionarán ninguna baja hospitalaria. Una situación que ya venían advirtiendo estos facultativos desde hace meses, como ya adelantó THE OBJECTIVE, y ante la pasividad de la Administración han decidido plantarse definitivamente como consecuencia de la carga burocrática que se vive en las consultas. De esta forma, solo asumirán su papel en la gestión de las bajas laborales a partir del momento en que tengan contacto personal con el paciente. Una decisión que ha sido tomada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en consenso con la Organización Médica Colegial (OMC), la Confederación Estatal Sindicatos Médicos (CESM) y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM).

Así lo confirma a THE OBJECTIVE Francisco José Sáez Martínez, responsable del grupo de trabajo de gestión clínica de la SEMG, que denuncia la «desidia» por parte de los hospitales a la hora de asumir las obligaciones inherentes a la legislación vigente en materia de incapacidad temporal. Y es que el Real Decreto 625/2014 por el que se regulan las bajas por incapacidad temporal establece que el facultativo del Sistema Nacional de Salud (SNS) que atiende al paciente es el que tiene que emitir el parte de baja. «La declaración de la baja médica, en los procesos de incapacidad temporal, cualquiera que sea la contingencia determinante, se formulará en el correspondiente parte médico de baja expedido por el médico del servicio público de salud que haya efectuado el reconocimiento del trabajador afectado», se lee en el texto.

Sin embargo, se trata de una obligación que ni antes ni ahora se ha cumplido nunca en el ámbito hospitalario, excepto en dos comunidades: Cataluña (desde junio de 2022) y Murcia (desde septiembre de 2022). Andalucía las gestionará desde el 9 de enero. «Lamentablemente hasta este momento las administraciones competentes no se deciden a tomar cartas en el asunto de una manera contundente y explícita», señala Sáez, que agrega que «no existe ninguna justificación legal para este atávico incumplimiento de la legislación en materia de incapacidad temporal por parte de los facultativos del medio hospitalario. Ni siquiera se han emitido nunca directrices que apoyen esta situación».

Un médico de familia en España, atiende entre 36 y 40 pacientes de media al día, de los cuales, entre 16 y 25 son bajas mensuales –con sus correspondientes altas llegado el momento–, según el Ministerio de Sanidad. En 2022 se tramitaron 5.746.357 bajas por incapacidades temporales (IT), según datos facilitados por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social.

También conviene recordar que la gestión de la incapacidad temporal es fuente de continuos conflictos con los ciudadanos. Según los datos de la OMC, es la principal causa de agresión a los médicos de Atención Primaria (más del 50% de los incidentes han tenido este origen en 2021). 

Los hospitales, sin mecanismos para tramitar las bajas

No obstante, y a pesar de que los médicos hospitalarios estarían por la labor de tramitar estos partes, aseguran que en estos momentos no lo están gestionando porque su sistema informático no se lo permite. «Yo ahora mismo no tengo ninguna pestaña en la HCE que me permita hacerlo. Lo ideal es que se pueda tramitar con unos pocos clics de ratón y debería ser así», contaba a THE OBJECTIVE el médico internista del Hospital Universitario de Salamanca Miguel Marcos, que defiende que sea el médico que valora al paciente en el hospital o que decide su ingreso «el que también tramite la baja». «Lo que falta es que se habiliten los mecanismos que permitan hacerlo», insiste.

Una postura apoyada por el director médico del Hospital Reina Sofía de Murcia, Fernando de la Cierva, que apoya que cada facultativo haga frente a los trámites burocráticos que genere. «Otra cosa es que hay que ir poco a poco cerrando los circuitos para que sea posible. De un día para otro no se puede cambiar todo al 100%», aseguraba a este diario.

En este sentido, Francisco José Sáez Martínez, que representa a la SEMG en el Foro de Atención Primaria, la entidad que aglutina a los ocho representantes del primer nivel asistencial, asegura que los médicos siguen escuchando razones de todo tipo para justificar esta «incongruencia legal». «Cada vez que esto se plantea públicamente las respuestas que recibimos dan a entender que el problema acaba de surgir (‘es un problema complejo’, ‘no se puede resolver de un día para otro’, …)», critica el responsable del grupo de trabajo de gestión clínica de la SEMG, que asegura que hace muchos años que se dispone de las herramientas tecnológicas requeridas para que se cumpla la legislación de forma fehaciente. «Solo hace falta voluntad política y gestora para ello», apunta.

El coste económico para las arcas públicas

Hasta el momento, cuando una persona ingresa en un hospital o en observación es el médico de familia, y no el que lo valora en el hospital, el que gestiona la baja. Esto, además, acarrea que un familiar acuda a atención primaria para que este facultativo gestione dicha baja generándose «situaciones absurdas» e, incluso, «abusivas».

Y es que, como asegura Sáez, «el médico hospitalario solo emite un parte diciendo que el paciente necesita baja pero no detalla una previsión de valoración de la misma ni, a veces, la patología que tiene», por lo que muchos partes se dan «sin saber la situación del paciente».

En este sentido, reflexiona y critica el coste económico que estas bajas realizadas por facultativos de familia que no valoran al paciente hospitalizado tienen para las arcas del Estado. Lo explica así: «Muchas veces se dan más días de baja que los que el paciente realmente necesitaría porque el médico de familia no lo ha visto. De esta forma, se pueden dar casos de, por ejemplo, 17 días de baja, pagados por todos los españoles, cuando esa persona quizá no necesite más de cuatro o cinco», se sincera Sáez. Este sanitario advierte y concluye: «Si para enero de 2023 las CCAA no han implementado el sistema habrá pacientes ingresados sin baja. Los médicos de familia solo vamos a gestionar las bajas que podamos valorar».

Enlace relacionado TheObjective.com 09/01/2023.

 




Fuente: Sasmadrid.org