April 4, 2021
De parte de Terraindomite
56 puntos de vista


驴Es cierto que el falso relato en torno al coronavirus y la Covid-19 se ha logrado imponer internacionalmente por la manipulaci贸n de unos grandes medios de comunicaci贸n al servicio de los grupos de poder que dominan el mundo? 驴Es correcto decir que la mayor铆a de la humanidad es un gran reba帽o de borregos ignorantes incapaces de reaccionar ante el abuso y las mentiras? 驴Es cierto que mediante el lenguaje se pueden introducir creencias en la mayor铆a de la poblaci贸n para conseguir unaobediencia total y absoluta? La respuesta a estas preguntas es afirmativa pero esas manipulaciones requieren crear unas condiciones previas que solo pueden imponerse mediante la distorsi贸n de la esencia de lo humano en los comienzos de la vida: embarazo, parto, crianza y primeros a帽os de educaci贸n.

En el a帽o transcurrido entre marzo de 2020 y marzo de 2021 se ha conseguido que miles de millones de personas crean en la existencia de un nuevo virus mort铆fero sin prueba alguna de ello, que renuncien a sus derechos fundamentales y a sus libertades, que acepten solo porque lo dicen sus dirigentes pol铆ticos las ideas m谩s absurdas, contradictorias, peligrosas y faltas de sentido com煤n y que las integren y asuman comport谩ndose conforme a ellas. Un terror ciego se ha apoderado de la poblaci贸n del planeta hasta el punto de justificar medidas que atentan contra la salud, ponen en peligro la vida de los ni帽os, est谩n hundiendo la econom铆a de los m谩s d茅biles, han aniquilado a decenas de miles de ancianos y amenazan con continuar provocando trastornos, enfermedades y muertes.

Eso s铆, ha sido un descomunal negocio para los fabricantes de todo tipo de artilugios y productos supuestamente protectores o preventivos por no mencionar f谩rmacos y vacunas. Parece claro que quienes perpetraron esta agresi贸n contra la humanidad ten铆an objetivos ambiciosos y urgentes de reorganizaci贸n del poder y reforzamiento de los dogmas de la 芦moderna禄 Medicina mecanicista, industrial y deshumanizada con funciones b谩sicas de control. Ya hemos dedicado un buen n煤mero de art铆culos a explicar qui茅nes son as铆 como a desvelar los detalles de esas mentiras y sus consecuencias de modo que la pregunta que tratamos de responder ahora es: 驴c贸mo han logrado hacerlo?

El gran soci贸logo espa帽ol Jes煤s Ib谩帽ez dec铆a que 鈥渆l orden social solo funciona si es inconsciente鈥 (1). D茅cadas antes, el cient铆fico austr铆aco Wilhelm Reich hab铆a escrito: 鈥淭odo orden social produce en la masa de sus componentes la estructura de car谩cter que necesita para alcanzar sus fines鈥 (2). Y mucho despu茅s de ambos Casilda Rodrig谩帽ez y Ana Cachafeiro explicaron con todo detalle c贸mo, por qu茅 y para qu茅 la clave que permite instaurar el estado de sumisi贸n inconsciente se encuentra en la represi贸n del deseo materno (3).

Pues bien, vamos a apoyarnos en estos y otros autores (4) que de una forma u otra se rebelaron contra ese 芦orden social禄 para ponerse del lado de los beb茅s, analizar el crimen que se comete con ellos desde hace milenios y explicar la funci贸n que tiene en nuestras sociedades pobladas de seres deshumanizados -hacen lo que se les ordena creyendo que act煤an por voluntad propia- a fin de perpetuar la situaci贸n de generaci贸n en generaci贸n sin que sean conscientes de ello. De hecho algunos llegan al extremo de volverse en contra -a veces de modo violento- de quienes tratan de advertirlos y liberarlos.

Experimentos como el de la c谩rcel de Stanford o el denominado 鈥渆xperimento de Milgram鈥 llevados a cabo en los a帽os sesenta y setenta del pasado siglo XX demostraron que las personas obedecen incluso 贸rdenes que suponen sufrimiento extremo y peligro de muerte para otras personas si la ideolog铆a imperante legitima esa violencia y existe apoyo institucional que fue, en definitiva, lo que ocurri贸 en la Alemania nazi y llev贸 a los oficiales juzgados en N煤remberg a considerarse 芦inocentes禄 porque se hab铆an limitado a 芦seguir 贸rdenes禄 (5). Hablamos pues del concepto de 芦obediencia a la autoridad禄 y vamos a explicar c贸mo se logra y con qu茅 objetivos lo que requiere que nos remontemos en el tiempo hasta el comienzo de las relaciones de dominio en las sociedades humanas para, posteriormente, analizar c贸mo el poder ha creado individuos d贸ciles y obedientes mediante una agresi贸n biol贸gica llevada a cabo en los comienzos mismos de la vida, durante el embarazo, el parto y los primeros a帽os de crianza.

KALI YUGA: LA EDAD OSCURA

Hace casi dos mil cuatrocientos a帽os Arist贸teles escribi贸 esta hermosa declaraci贸n: 鈥淓l bien supremo es el fin de la pol铆tica y 茅sta pone el m谩ximo empe帽o en hacer a los ciudadanos de una cierta cualidad y buenos e inclinados a practicar el bien鈥 (6). Sin embargo un simple vistazo a la historia -antes y despu茅s del empe帽o aristot茅lico de conjugar pol铆tica y 茅tica con vistas a un objetivo final que en su visi贸n 煤nicamente pod铆a ser la virtud inspirada por el bien supremo- demuestra que lo sucedido en los 煤ltimos milenios es exactamente lo contrario.

Todas las civilizaciones conciben la historia como algo c铆clico en el que hay per铆odos de luz y per铆odos de oscuridad, fases en las que predomina la espiritualidad, la armon铆a y el equilibrio y fases en las que predomina lo material, la confrontaci贸n y el desequilibrio. Pues bien, la tradici贸n hind煤 llama a este 煤ltimo Kali Yuga, la edad oscura, en cuyas etapas finales nos hallar铆amos actualmente seg煤n los estudiosos de la tradici贸n (7).

驴Y cu谩ndo habr铆a comenzado este per铆odo aciago de la historia de la humanidad? No existen datos exactos y precisos pero el antrop贸logo suizo Johan Jakob Bachofenn(8) y la antrop贸loga lituana Marija Gimbutas (9) dan pistas reveladoras: la destrucci贸n de las culturas matrifocales en las que los grupos humanos se organizaban en torno a las madres y sus cr铆as. Ello supuso una alteraci贸n del ecosistema b谩sico en el que se desarrollaban las criaturas, la relaci贸n entra帽able de la que aquellos grupos humanos, entre finales del Paleol铆tico y principios de Neol铆tico extra铆an su energ铆a nutricia y que no constitu铆a una organizaci贸n jer谩rquica sino una fuerza espont谩nea que representa lo viviente en contraste con el orden que impusieron los invasores, los pueblos n贸madas, guerreros y esclavistas que transformaron el mundo inaugurando as铆 la edad oscura (10). Quiz谩s por eso la palabra m谩s antigua conocida para designar la libertad es la sumeria amargi que significa literalmente 鈥渧olver a madre鈥 (11).

De hecho hasta la llegada de los pueblos indoeuropeos a la Vieja Europa no se conoc铆a arquitectura defensiva, ni se帽ales de casas quemadas, ni motivos militares, ni fabricaci贸n de armas. Los asentamientos urbanos estudiados por Gimbutas est谩n en torno a los veinte mil habitantes y presentan escritura, muestras art铆sticas simb贸licas, monumentos megal铆ticos y evidencia de comercio y navegaci贸n, todo ello entre el 7500 y el 5000 antes de Cristo. Una serie de invasiones de pueblos indoeuropeos n贸madas, guerreros, de organizaci贸n patriarcal jerarquizada y adoradores de dioses masculinos, transform贸 esa forma de vida y provoc贸 el surgimiento de grandes ciudades-estado en las que unas relaciones de poder cada vez m谩s complejas terminar铆an culminando en los primeros imperios hist贸ricos de Egipto, Acad, Asiria o Babilonia (12).

En esa transformaci贸n progresiva de las relaciones de poder desde los jefes o cabecillas de los primeros poblados -estudiados por el antrop贸logo Marvin Harris (13) 鈥 hasta los Amos del Mundo en la sombra de nuestra civilizaci贸n actual moderna -a un paso del totalitarismo virtual-, el poder se ha ido reciclando, reorganizando y adapt谩ndose a las condiciones en que pod铆a ejercerse en cada momento y lugar o creando 茅l mismo esas condiciones.

ORIGEN HIST脫RICO DE LA SUMISI脫N

En su obra Psicolog铆a de masas del fascismo -publicada en 1933- Wilhelm Reich desvel贸 con lucidez las claves para el ejercicio del poder a gran escala: 芦Todo orden social produce en la masa las estructuras que necesita para alcanzar sus principales fines. Ninguna guerra es posible sin esas estructuras psicol贸gicas de masas禄. 驴Y c贸mo se crean, se implantan y funcionan tales estructuras psicol贸gicas? El planteamiento de Reich parte de cuatro descubrimientos de Sigmund Freud: el inconsciente, la sexualidad infantil activa, la represi贸n de esa sexualidad y, finalmente, el papel de las instancias morales en esa represi贸n. Es decir, la moral de nuestra sociedad autoritaria y castradora reprime la sexualidad infantil dejando un trauma en el inconsciente que transforma al individuo en un ser d贸cil y obediente sin que 茅l mismo lo sepa ni conozca la causa_. Lo que nos deja ante una pregunta clave: 驴cu谩les son los motivos de esa represi贸n y qui茅n est谩 interesado en ejercerla?

Para responderla Reich fue m谩s all谩 de lo individual y entr贸 en el terreno social creando una nueva disciplina -en el libro antes mencionado sobre la deriva autoritaria en Alemania- que ampliar铆a diez a帽os despu茅s para extender los mecanismos del fascismo a la Uni贸n Sovi茅tica e incluso a Estados Unidos. Nos referimos a la Psicolog铆a Social que relaciona la represi贸n de los individuos con los intereses del estado autoritario y demuestra que la instituci贸n encargada de ejercer tal represi贸n es la familia patriarcal autoritaria.

Ahora bien, 驴por qu茅 reprimir precisamente la sexualidad? Reich explica que si se reprimen las necesidades materiales primarias se promueve la revoluci贸n mientras que la represi贸n de las necesidades sexuales crea unas defensas morales que la impiden: 鈥淓l resultado 鈥揳firma鈥 es el conservadurismo, el miedo a la libertad, una mentalidad reaccionaria鈥.

Los trabajos de dos antrop贸logos contempor谩neos de Reich confirmar铆an sus hip贸tesis. Bronislav Malinowski y Margaret Mead constataron -cada uno por su lado- c贸mo en las sociedades no autoritarias de las islas del Pac铆fico en las que no se reprime la sexualidad no hay castigos porque no se fuerza el control de los esf铆nteres y no hay organizaci贸n familiar patriarcal autoritaria y apenas hay adem谩s delitos sexuales, comportamientos destructivos violentos, psiconeurosis, psicosis ni el llamado 鈥渃omplejo de Edipo鈥. Sus trabajos demostraron que todas esas distorsiones no son naturales sino consecuencia de la represi贸n por lo que no tienen origen biol贸gico sino cultural (14).

En las polis helenas que inventaron la democracia llamaban idiot茅s (idiotas) a aquellos que no aparec铆an por la asamblea dejando en manos de otros las decisiones que afectaban a todos (15). La idiotez es pues el paradigma de la dejaci贸n y puede decirse que la inmensa mayor铆a de los idiotas no son tontos ignorantes como se cree sino personas que 芦ya saben lo que tienen que saber禄, es decir, lo que a quienes tienen el poder les interesa que sepan 隆y nada m谩s!

En pocas palabras: gran parte de la poblaci贸n actual la integran 芦idiotas禄, es decir, personas pasivas, indolentes, acr铆ticas e incapaces de hacerse preguntas, reflexionar y tomar decisiones propias. Son, en definitiva, personas obedientes.

Y tal es el reto que hay que asumir y entender hoy: no se trata de saber por qu茅 mandan 芦los de arriba禄 sino por qu茅 obedecen 芦los de abajo禄.

Hay tres ecosistemas b谩sicos en los que se desarrollan los beb茅s -el cuerpo de la madre, el entorno familiar y la sociedad-, as铆 como etapas del desarrollo y consecuencias de cada agresi贸n.

PRIMER ECOSISTEMA: EL CUERPO MATERNO

Estas son las potenciales disfunciones durante las siguientes etapas:

En el embarazo: posibles alteraciones energ茅ticas provocadas por bloqueos en la madre gestante.

En el parto: la medicalizaci贸n y la separaci贸n f铆sica pueden provocar la llamada 鈥渇alta b谩sica鈥 (Balint).

En el postparto: la separaci贸n y la lactancia artificial pueden dar lugar a 鈥渆ncogimiento biop谩tico鈥 (Reich).

En el per铆odo cr铆tico biof铆sico (hasta 1 a帽o): distorsi贸n del desarrollo, problemas de maduraci贸n y no integraci贸n de las funciones.

En la crianza (hasta los 3 a帽os): sustituci贸n de deseos por necesidades y 鈥渁corazamiento鈥 (Reich).

El ser humano tiene un nacimiento 芦prematuro禄 si se le compara con otros mam铆feros pues una vez fuera del 煤tero contin煤a dependiendo de forma casi absoluta de la madre; hasta el punto de que casi se le deber铆a continuar considerando un 鈥渇eto鈥: 鈥淪i en lugar de fijar el fin del proceso de desarrollo fetal en el parto lo establecemos hacia los diez o doce meses de vida extrauterina, es decir, en el momento en que se re煤nen todas las bifurcaciones para constituir un biosistema unitario y coordinado, habremos abarcado el per铆odo cr铆tico, decisivo para el futuro funcionamiento bioenerg茅tico; condicionando incluso el proceso de formaci贸n del psiquismo禄, dir铆a Reich (16).

El primer a帽o es clave para integrar las funciones biol贸gicas b谩sicas -incluidas la conexi贸n de lo emocional y lo racional, la maduraci贸n del sistema nervioso, el funcionamiento enzim谩tico y la inmunidad- pero es que adem谩s es vital el contacto f铆sico continuo para el buen desarrollo del tracto respiratorio, las venas y arterias, las cubiertas de mielina que protegen las c茅lulas nerviosas, el metabolismo del cerebro, la regulaci贸n de las pulsaciones del coraz贸n鈥 Se trata de una serie de procesos cuya evoluci贸n debe respetarse en lugar de forzarlos como es habitual. El control de los esf铆nteres debe ser espont谩neo as铆 como el desarrollo del habla, la capacidad para caminar erguido, etc.

El bi贸logo, et贸logo y psic贸logo franc茅s Henri Laborit (17) desarroll贸 el concepto de 鈥渋nhibici贸n de la acci贸n鈥 para referirse a aquellas situaciones en las que al ser humano le es imposible responder a una agresi贸n ni luchando, ni huyendo. Sabemos que el cerebro humano funciona en dos niveles: el cerebro evolutivamente m谩s reciente lo hace como un ordenador procesando datos y el cerebro primitivo que, conectado con el sistema l铆mbico, regula las respuestas hormonales y tiene vital influencia sobre la inmunidad, la sexualidad e, incluso, sobre lo trascendente. La 鈥渋nhibici贸n de la acci贸n禄 que describe Laborit provoca reacciones profundas en el cerebro primitivo y puede dar lugar a trastornos en la inmunidad y la trasmisi贸n nerviosa. Reich la denominaba 鈥渆ncogimiento biop谩tico鈥.

Bueno, pues eso es lo que provocan las medicalizadas condiciones de los partos hospitalarios a las que el beb茅 reacciona primero con llanto y gritos de protesta, despu茅s con desesperaci贸n y, finalmente, con un mecanismo de defensa que lo hunde en la indiferencia, en la renuncia al v铆nculo biol贸gico, lo que puede provocar alteraciones de la energ铆a vital y la respuesta sexual, distorsiones en el desarrollo del sistema nervioso central, malformaciones en la gl谩ndula pituitaria y acorazamiento muscular y del car谩cter que reducir谩 en el futuro la capacidad para el placer, aumentar谩 la predisposici贸n a la enfermedad y, en definitiva, provocar谩 el estado de dependencia y sumisi贸n que era desde un principio el objetivo de estas agresiones.

As铆 lo describe la escritora francesa Christiane Rochefort: 鈥淟a opresi贸n de los ni帽os es la primera y fundamental. Es el molde de todas las dem谩s. Un adulto no es -como creen algunos- un ser acabado sino un estancamiento del desarrollo (鈥) La operaci贸n consiste en saltarle al cuello en cuanto llega aprovechando que no puede defenderse, ense帽谩ndole que tiene que v茅rselas con alguien m谩s fuerte que 茅l, inmoviliz谩ndole, aisl谩ndole y haci茅ndole comprender que su vida depende de una voluntad exterior con la que es mejor estar en buenas relaciones. Se aprovechar谩 el tiempo en que se ve reducido a la impotencia para atar sus energ铆as y sus deseos, y se le impondr谩 un estatuto de dependencia legal, econ贸mica e institucional de manera que no salga de la cuna si no es para meterse en el arn茅s, que se encari帽e con 茅l y no lo abandone hasta que consienta 鈥榣ibremente鈥 ser explotado鈥 (18).

El m茅dico gallego Juan Rof Carballo (19) se帽ala tres 芦inmadureces b谩sicas禄 en el mam铆fero humano: la del sistema nervioso, la inmunol贸gica y la enzim谩tica. E indica que para su integraci贸n y maduraci贸n es imprescindible el contacto epid茅rmico, la atenci贸n constante de la madre y la lactancia natural acompa帽ada de una instintiva interacci贸n entre madre y beb茅.

El psicoanalista y bioqu铆mico h煤ngaro Michael Balint lleg贸 tras medio siglo de pr谩ctica psicoanal铆tica a la conclusi贸n de que el sufrimiento y las patolog铆as de sus pacientes proven铆an de una carencia primaria, una herida en la psique que denomin贸 鈥渇alta b谩sica鈥 y consideraba originada en la frustraci贸n de un amor primario, del amor maternal (20).

鈥淓l 煤tero 鈥 explican Rodrig谩帽ez y Cachafeiro (21) 鈥 es un seno donde anidan los 贸vulos fecundados. No es como los huevos de algunas especies animales de usar y tirar, ni es algo b谩sicamente exterior a la hembra. Es parte del propio cuerpo de la mujer integrado en el mismo sistema nervioso y regado por sus flujos sexuales. El 煤tero, al igual que el est贸mago o la vagina, desea verse colmado y lleno. Cuando se produce una fecundaci贸n la mujer inicia un ciclo sexual distinto. El 煤tero se hincha, crece, se hace pesado y presiona suavemente la vagina y el recto. Durante los nueve meses de gestaci贸n compartimos con el feto la comida, el ox铆geno y una misma sangre impulsada por un solo coraz贸n que late al un铆sono en los dos cuerpos, uno totalmente dentro de otro鈥.

Quiz谩s estas autoras hayan sido las que con m谩s precisi贸n -pero tambi茅n con estremecedora emotividad- han puesto en evidencia la estrategia destructiva del poder sobre el ser humano con el prop贸sito de dominarlo desvelando las 铆ntimas relaciones entre la madre y su criatura, incluyendo la conexi贸n con la sexualidad infantil y la femenina que el poder pretende camuflar, esconder, desviar y manipular: 鈥淓l parto 鈥 escriben- es un acto sexual en el que toman parte una pareja de seres. La excitaci贸n sexual de la mujer inducida por el feto que ha llegado a t茅rmino, si no estuviese bloqueada por el miedo y la cultura milenaria que pesa sobre ella, producir铆a una relajaci贸n, el abandono al deseo y los flujos maternos necesarios para que el parto y el nacimiento fueran acontecimientos gozosos y placenteros para ella y para la criatura; y tambi茅n para que las criaturas, una vez fuera del 煤tero materno, encontrasen un regazo, un vientre y unos pechos palpitantes de deseo dispuestos a satisfacer los propios anhelos de calor, de contacto f铆sico, de nutrici贸n, higiene y protecci贸n鈥.

Las autoras oponen el concepto de 鈥渕adre entra帽able鈥 al de 鈥渕adre patriarcal鈥 considerando que 茅sta 煤ltima es una especie de suced谩neo que funciona al servicio del orden social y no seg煤n sus deseos. Existe pues una necesidad para el poder de destruir a la madre entra帽able con el fin de hacer de las criaturas seres sumisos al orden establecido. Las autoras a帽aden que el deseo maternal es peligroso para el orden puesto que se opone al sufrimiento de las criaturas y, por tanto, a su domesticaci贸n. Y concluyen: 鈥淓l parto violento y la separaci贸n de la madre inmediatamente despu茅s del parto es una cuesti贸n clave para el asentamiento del principio de autoridad en el inconsciente colectivo鈥.

Y es que la criatura reprimida deja de moverse impulsada por sus deseos y lo hace para llenar una necesidad que se le ha creado someti茅ndose a la autoridad que se le presenta como la 煤nica capaz de protegerla y satisfacer esas necesidades.

鈥淟a criatura aprende a vivir humillada en un mundo en donde impera el miedo y la carencia -agregan-. De ah铆 el por qu茅 la sublimaci贸n arraiga con tanta fuerza. Tiene que neutralizar el dolor de la herida y la angustia del miedo y detener la fuerza del deseo鈥. Una triple tarea que se lleva a cabo mediante la sublimaci贸n, t茅rmino que en psicoan谩lisis significa sustituir los impulsos instintivos por actos aprobados o aceptados por la moralidad social vigente. La sublimaci贸n equivale pues a sumisi贸n: 鈥淎ceptar que lo que deseamos no cuenta y que lo que cuenta es lo que manda la autoridad鈥.

El pediatra neonat贸logo sudafricano Nils Bergman explica (22) por su parte que en el rombenc茅falo -que re煤ne el cerebelo, el puente tromboencef谩lico y el bulbo raqu铆deo funcionando conjuntamente como soporte de procesos org谩nicos vitales- hay tres programas neurol贸gicos de los cuales solo puede funcionar uno en cada momento: el de defensa, el de nutrici贸n y el de reproducci贸n. Pues bien, cuando se separa a la criatura de la madre se abre el programa de defensa y, por tanto, se cierra el de nutrici贸n. La criatura ha entrado en estado de alerta y llora para que la devuelvan a su h谩bitat. Mientras tanto, su temperatura corporal baja, sus ritmos respiratorio y card铆aco disminuyen y se disparan las hormonas del estr茅s. Si la separaci贸n se prolonga pasar谩 de la alerta a la angustia y las hormonas del estr茅s provocar谩n una toxicidad bioqu铆mica que puede perjudicar enormemente la formaci贸n del sistema neurol贸gico da帽ando c茅lulas cerebrales as铆 como dar lugar a una desregulaci贸n duradera de la bioqu铆mica cerebral.

Las investigaciones de Bergman se extienden tambi茅n a la lactancia y explican que el biber贸n no puede sustituir a la lactancia materna porque 隆mamar no es solo alimentarse! El ejercicio que hace el beb茅 al mamar es muy diferente al que hace tomando el biber贸n: al succionar la leche del pez贸n emplea un m煤sculo de la cabeza que le permite mantener el ritmo de la respiraci贸n y la oxigenaci贸n pero al tomar el biber贸n utiliza los mismos m煤sculos de la garganta que necesita para respirar y eso altera su ritmo respiratorio y el card铆aco provoc谩ndole estr茅s. Adem谩s mamar implica un movimiento de la mand铆bula que estimula el paladar e induce la segregaci贸n de hormonas tranquilizantes y del placer, algo que no sucede al tomar el biber贸n.

Por otra parte, la estimulaci贸n del paladar y el contacto piel con piel hijo/madre proporciona el tono vagal necesario -es decir, la modulaci贸n adecuada del sistema nervioso- para mantener abierto el programa de nutrici贸n y cerrado el de defensa.

Seg煤n Bergman la importancia vital de mantener juntas a madre y criatura viene dada por la necesidad de maduraci贸n del humano que nace en unas condiciones muy inferiores a las de otros mam铆feros que en el momento de nacer tienen ya el 80% del desarrollo cerebral que tendr谩n de adultos mientras el humano tiene al nacer solo un 25% y no llega hasta el 80% hasta doce meses despu茅s de haber nacido. De hecho el beb茅 dispone de m谩s sinapsis en su cerebro que en ning煤n otro momento de su vida y durante el proceso de desarrollo se suprimen ciertas sinapsis y se desarrollan otras en funci贸n de las sensaciones y experiencias que viva en ese tiempo (23).

SEGUNDO ECOSISTEMA: EL ENTORNO FAMILIAR

Potenciales disfunciones debidas al entorno familiar:

Crianza (hasta los 3 a帽os): separaci贸n y escolarizaci贸n antes de la etapa de socializaci贸n.

Educaci贸n infantil (hasta los 5 a帽os): educaci贸n represiva y distorsi贸n del desarrollo sexual.

En todo el per铆odo: retraso o distorsi贸n de las funcionalidades psicof铆sica y motriz y de la verbalizaci贸n.

Reich consideraba la familia 芦la instituci贸n clave del poder禄 a la hora de reproducir y perpetuar los mecanismos de represi贸n que transforman los deseos del individuo en carencias y necesidades. Por su parte, Rochefort lo explica de este modo: 鈥淒efinida en t茅rminos de Empresa, la familia -instituci贸n bajo control- es una peque帽a unidad que produce por medios artesanales no precisamente ni帽os sino un determinado modelo de humano adecuado para asegurar, como explotado en general y como explotador en el caso de algunos ejemplares seleccionados, la continuaci贸n y la expansi贸n del Negocio. La funci贸n de los padres es elaborar a partir del material en bruto 鈥榥i帽o鈥 el modelo domesticado que satisface la demanda鈥 (24).

El psic贸logo cl铆nico especializado en terapia reichiana Xavier Serrano, que viene realizando una larga investigaci贸n sobre el desarrollo infantil, considera por su lado que 鈥渁 partir de la alteraci贸n de nuestro ecosistema biosocial m谩s pr贸ximo, es decir, la estructura familiar incapaz de satisfacer las necesidades del mam铆fero humano, 茅ste se ve sometido a un distr茅s en su per铆odo de integraci贸n de las funciones b谩sicas biopsicosom谩ticas, per铆odo que comprende fundamentalmente los 6 primeros a帽os de vida. La estratificaci贸n de mecanismos defensivos, tanto som谩ticos como ps铆quicos, fue definido por

Reich como una 鈥榗oraza caracteromuscular鈥 que produce la p茅rdida de contacto con nuestros procesos intraps铆quicos y un marcado bloqueo emocional鈥 (25).

Es decir, la 鈥渃oraza鈥 es una rigidez de la musculatura que impide el flujo de energ铆a vital ya que la persona neur贸tica percibe esa energ铆a como desagradable, negativa o angustiosa. Esa especie de armadura desarrollada como protecci贸n en realidad bloquea las emociones y dificulta o impide el contacto con el exterior; facilitando incluso una visi贸n mecanicista de lo vivo que, a su vez, promueve una visi贸n reduccionista y r铆gida de la salud predisponiendo a la aceptaci贸n de los dogmas de la Medicina industrial farmacol贸gica y su planteamiento belicista de la salud y la enfermedad.

TERCER ECOSISTEMA: LA SOCIEDAD

Potenciales disfunciones debidas al entorno social:

Dependencia legal. La infancia, estado de sitio.

Educaci贸n primaria y secundaria obligatoria (6-16 a帽os).

Mantenimiento de adultos: Ense帽anza superior / Programas de educaci贸n permanente. Medios de comunicaci贸n de masas e ingenier铆a ling眉铆stica.

Centros disciplinarios y de reclusi贸n. Psicof谩rmacos y psicoterapias normalizadoras.

La verdad es que podr铆a decirse que la infancia es, en s铆 misma, como un estado de sitio para un adulto ya que el ni帽o carece de libertad, tiene limitado el espacio en el que puede moverse y no se le permite expresarse libremente, ni reunirse con quien quiera. Sus derechos quedan a la discreci贸n -o capricho- de los adultos que se constituyen en sus 鈥渞esponsables鈥 y 鈥減rotectores鈥. Pues bien, esa agresi贸n primordial perpetrada en los primeros a帽os establece las condiciones id贸neas para que el resto de herramientas de manipulaci贸n funcionen con 茅xito y ayuda a convertirlos en 芦idiotas禄. Algo que se consigue cuando a continuaci贸n se le adoctrina en el mismo comportamiento en la escuela, el instituto, la universidad y la empresa. Por eso los 芦fracasados禄, quienes no han tenido oportunidad o no han podido asistir a clases en el sistema educativo, no han podido aprender a ser 芦buenos ciudadanos禄 y son, en general, 芦d铆scolos禄.

El caso es que todo ello se complementa luego con la manipulaci贸n y adoctrinamiento de la ciudadan铆a a trav茅s de los grandes medios de comunicaci贸n de masas cuyos propietarios son los grandes grupos de poder as铆 como de las estrategias de ingenier铆a ling眉铆stica de las que ya se ha hablado en esta misma revista (26). Y cuando todo ello no es suficiente se recurre a otra herramienta b谩sica de 芦integraci贸n禄 que es la constituida por los psic贸logos y psiquiatras que reciclan a quienes se desmadran, tienen la tentaci贸n de abandonar el reba帽o o, simplemente, reaccionan a tanta presi贸n con un m铆nimo de expansi贸n vital que hay que reconducir de inmediato por lo que los casos extremos se llevan a variados centros de reclusi贸n, encierro y castigo.

La Psicolog铆a y la Psiquiatr铆a acad茅micas -dominantes en este sistema- complementan pues este modelo domesticador del ser humano aportando justificaci贸n para medicalizar todas aquellas conductas que se aparten de lo establecido as铆 como para justificar intervenciones manipuladoras y represivas que alteran el desarrollo natural e imponen las definiciones de 芦normalidad禄 en el terreno educativo, laboral, cl铆nico y social. Todo ello tomando como base el famoso Manual de Diagn贸stico y Estad铆stica de los Trastornos Mentales (conocido como DSM por las siglas de Diagnostic and Statiostical Manual of Mental Disorders) que impone una clasificaci贸n simplista del sufrimiento humano escondiendo las verdaderas causas y criminalizando las conductas y comportamientos que no respondan a los intereses del poder. Especialmente en el caso de ni帽os y adolescentes que reaccionan con rechazo a situaciones traum谩ticas o normas aberrantes, reacciones sanas que son etiquetadas como 鈥渢rastornos鈥 y tratadas con peligrosos psicof谩rmacos. El grado de corrupci贸n en la elaboraci贸n de ese manual qued贸 en evidencia en su 煤ltima edici贸n (2013) al saberse que la gran mayor铆a de los asesores que conforman sus comit茅s de elaboraci贸n estaban relacionados con la industria farmac茅utica.

Como dec铆a Erich Fromm, 鈥淟a salud mental es la adaptaci贸n a las formas de vida de una sociedad determinada, sin importar para nada si esa sociedad est谩 cuerda o loca. Lo 煤nico que importa es si uno se ha adaptado鈥 (27).

LA AUTORREGULACI脫N: UNA ESPERANZA

En definitiva, 驴se entiende ahora por qu茅 la mayor铆a de la poblaci贸n obedece todas las 芦贸rdenes禄 que recibe? Pues porque 隆no puede dejar de hacerlo! Se les ha condicionado mentalmente desde beb茅s a obedecer a la autoridad. Cuestionar 贸rdenes supondr铆a para la mayor铆a un aut茅ntico descenso a los infiernos. Se encontrar铆an con los traumas y terrores m谩s primitivos, los que permanecen enterrados en sus mentes. Por eso es tan f谩cil condicionarles desde la sombra hasta en sus decisiones m谩s trascendentes. El poder lo logra con sencillez y sin apenas hacerse notar. La pregunta que cabe pues hacerse es si es posible cambiar este estado de cosas ahora que sabemos que no es natural sino creado. Reich as铆 lo cre铆a: 鈥淓l futuro destino de la raza humana lo crear谩 la estructura caracterial de los ni帽os del futuro. En sus manos y corazones estar谩 esta gran decisi贸n. Tendr谩n que limpiar el caos del siglo XX. Y esto nos concierne a nosotros, a los que vivimos en medio de este caos鈥(28). Lamentablemente nadie le hizo caso y ahora, casi setenta a帽os despu茅s, las consecuencias arrasan el planeta. Los 芦ni帽os del futuro禄 se hicieron adultos modelados por las herramientas de poder que el propio Reich denunci贸 y otras mucho m谩s terribles y perversas que vinieron despu茅s. Solo unos pocos sobrevivieron, los pocos que ahora gritan aqu铆 y all谩 sin que nadie los escuche o los entienda.

Sin embargo, quiz谩s a煤n no sea tarde y podamos recuperar nuestra parte 芦animal禄, la que nos conecta con los ritmos naturales, con los flujos de energ铆a, con la espontaneidad y lo vivo. Solo habr铆a que redescubrir lo que Reich denominaba 鈥渁utorregulaci贸n鈥 que no es un conjunto de normas, un proceso intelectual o una t茅cnica artificial sino exactamente lo opuesto. Supone potenciar la intuici贸n, la conexi贸n con lo espont谩neo, con la energ铆a que sustenta la vida y la organiza, con las fuerzas que palpitan en nuestro interior y nos conectan con el Universo. Posibilitar la autorregulaci贸n implica buscar las grietas en nuestra coraza para comunicarnos con nuestros beb茅s y entender que deben seguir su propio camino. Supone pues un doble sufrimiento: el de abrir nuestras heridas -que tanto nos cost贸 cicatrizar- y el de aprender a soportar la libertad y capacidad de nuestros hijos para decidir por s铆 mismos, esos que quisi茅ramos tener para siempre pero que como dijo el poeta libanes Jalil Yibran 芦son hijos e hijas de la vida, deseosa de s铆 misma禄. [鈥

Jes煤s Garc铆a Blanca

Revista Discovery Salud n潞 241, Abril 2021

Notas

(1) Ib谩帽ez, J. El regreso del sujeto. Amerindia, 1991.

(2) Reich, W. Psicolog铆a de masas del fascismo. Roca, 1973.

(3) Rodrig谩帽ez, C. y Cachafeiro, A. La represi贸n del deseo materno y

la g茅nesis del estado de sumisi贸n inconsciente. Crimentales, 2007,

Cauac, 2008.

(4) Ver bibliograf铆a y recomendaciones de lecturas (al final).

(5) Victoria Bekiempis. What Philip Zimbardo and the Stanford

Prison Experiment Tell Us About Abuse of Power. Newsweek, august 4,

2015. (https://www.newsweek.com/stanford-prison-experiment-age-justice-reform-359247)

Milgram, Stanley. Behavioral Study of Obedience. Journal of Abnormal

and Social Psychology. 67 (4): 371鈥8, 1963. (https://content.apa.org/record/1964-03472-001).

(6) Arist贸teles. 脡tica nicomaquea.

(7) Manrique Miguel Mom. Ciclos C贸smicos de la Humanidad. (https://www.ciclologia.com/cicloscosmicos.htm)

(8) Bachofen, J. J. Mitolog铆a arcaica y derecho materno. Anthropos, 1986.

(9) Signs out of time. La historia de la arque贸loga Marita Gimbutas

(Documental). EEUU, 2004. (https://www.suarra.com/2%C2%AA-parte-el-neol%C3%ADtico-de-la-matr%C3%ADstica-a-los-imperios-patriarcales/11-documental-sobre-la-arque%C3%B3loga-marija-gimbutas/)

(10) Guillermo Piquero. Europa Ind铆gena. El Neol铆tico: de la

matr铆stica a los imperios patriarcales (https://www.suarra.com/el-neol%C3%ADtico-de-la-matr%C3%ADstica-a-los-imperios-patriarcales/2-la-matr%C3%ADstica/)

(11) Iribarren Nadal, M. Volver a madre. (https://www.vialactea.org//sites/default/files/Volver%20a%20madre%20-%20Mariona%20Iribarren.pdf)

(12) Gordon Childe, V. Nacimiento de las civilizaciones orientales.

Planeta, 1986.

(13) Marvin Harris. Jefes, cabecillas y abusones. Alianza Editorial,

1993.

(14) Malinowski, B. The sexual life of savages in North-western

Melanesia. Beacon Press, 1929.

Mead, M. Adolescencia, sexo y cultura en Samoa, 1928; Educaci贸n y

cultura en Nueva Guinea, 1930; Sexo y temperamento en tres sociedades

primitivas, 1935.

(15) Escohotado, A. Idiotas. El Pa铆s, 5 de mayo, 1993.

(https://elpais.com/diario/1993/05/05/opinion/736552801_850215.html)

(16) Reich, W. La escisi贸n esquizofr茅nica. En An谩lisis del car谩cter.

Paid贸s, 1980.

(17) Laborit, H. L鈥橧nhibition de l鈥檃ction. Masson & Cie, 1979.

(18) Rochefort, Ch. Los ni帽os primero. Tusquets, 1977.

(19) Rof Carballo, J. Cerebro interno y mundo emocional. Labor, 1952.

(20) Balint, M. La falta b谩sica. Paid贸s, 1993.

(21) Ver nota 3.

(22) http://kangaroomothercare.com/articles/nils-articles/

(23) Rodriga帽ez Bustos, C. El matricidio y la represi贸n del deseo

materno a la luz de la neurobiolog铆a y de la investigaci贸n cl铆nica

neonatal./Curso de Verano de la Universidad de Zaragoza, Jaca, 2006.

(https://sites.google.com/site/casildarodriganez/el-matricidio-a-la-luz-de-la-neurologia)

(24) Ver nota 17.

(25) Serrano, X. Contacto-V铆nculo-Separaci贸n. Org贸n, 1994.

(26) Muro, A. El lenguaje como arma de guerra durante la Covid-19

Discovery DSALUD, 245, febrero 2021.

(27) Fromm, E. La patolog铆a de la normalidad. Lecciones de 1954.

Paidos, 1994.

(28) Reich, W. Children of the Future. Farrar, Strauss & Giroux, 1985.

Fuentes:

*Bachofen, J. J.* /Mitolog铆a arcaica y derecho materno/. Anthropos, 1986.

*Baker, E*. /Man in the trap. /McMillan Company, 1969.

*Balint, M*. /La falta b谩sica./ Paid贸s, 1993.

*Bowly, J. */V铆nculos afectivos./ Morata, 1986.

*Fromm, E.* /El complejo de Edipo y su mito/. Pen铆nsula, 1986.

*Fromm, E. */Anatom铆a de la destructividad humana./ Siglo XXI, 1987.

*Garc铆a Blanca, J. */Wilhelm Reich, inspirador de rebeld铆a./ Cauac

Editorial Nativa, 2017.

*Garc铆a Calvo, A.* /Familia: la idea y los sentimientos./ Lucina, 1983.

/Signs out of time. La historia de la arque贸loga Marita Gimbutas/. EEUU,

2004.

https://www.suarra.com/el-neol%C3%ADtico-de-la-matr%C3%ADstica-a-los-imperios-patriarcales/11-documental-sobre-la-arque%C3%B3loga-marija-gimbutas/ 

*Guntin, M.* /La madre, la gran ausente./ Matte Canal, 1992.

*Janov, K.* /La biolog铆a del amor./ Ap贸strofe, 2001.

*Kropotkin, P*. /El apoyo mutuo. /Madre Tierra, 1989.

*Leboyer, F.* /Por un nacimiento sin violencia. /Daimon, 1978.

*Liedloff, J.* /The continuum concept. /Pinguin, 1986.

*Malinowski. B.* /The sexual life of savages in North-western melanesia.

/Beacon Press, 1987.

*Merel贸-Barber谩, J.* /Parir谩s con placer. /Kair贸s, 1980.

*Miller, A.* /Por tu propio bien./ Tusquets, 1985.

*Moia, M.* /El no de las ni帽as./ La sal ediciones, 1981.

*Montagu, A.* /La naturaleza de la agresividad humana. /Alianza

Editorial, 1988.

*Montagu, A.* /La vida prenatal./ Troquel, 1966.

*Montagu, A.* /El sentido del tacto./ Aguilar, 1981.

*Odent, M.* /El beb茅 es un mam铆fero/. Mandala, 1990.

*Raknes, O.* /Sex-economy: a theory of living functionings./

International Journal of Sex Economy and Orgone Research, 3, 1944.

*Reich, W.*/Infancia y prevenci贸n de la neurosis./ Revista Energ铆a,

Car谩cter y Sociedad, 2.

*Reich, W.* /An谩lisis del Car谩cter./ Paid贸s, 1980.

*Reich, W.*/Children of the Future./ Farrar, Strauss & Giroux, 1985.

*Rich, A.* /Nacida de mujer./ Noguer, 1978.

*Rochefort, Ch.* /Los ni帽os primero./ Tusquets, 1977.

*Rodriga帽ez, C. y Cachafeiro, A.* /La represi贸n del deseo materno y la

g茅nesis del estado de sumisi贸n inconsciente./ Crimentales, 2007, Cauac,

2008.

*Rodriga帽ez, C.* /Pariremos con placer./ Cauac Editorial Nativa, 2009.

*Rodriga帽ez, C.* /La sexualidad y el funcionamiento de la dominaci贸n./

https://sites.google.com/site/casildarodriganez2/home/la-sexualidad-y-el-funcionamiento-de-la-dominacion

*Sau, V.* /La maternidad: una impostura./ Revista Duoda, 6, 1994.

*Szasz, P. */La fabricaci贸n de la locura./ Kair贸s, 1970.

*Serrano, X.* /Contacto-V铆nculo-Separaci贸n./ Org贸n, 1994.

*Serrano, X. y Sanchez Pinuaga, M. */Ecolog铆a Infantil y Maduraci贸n

Humana/. Org贸n, 1997.

*Stettbacher, K*. /Pour quoi la souffrance?/ Aubier, 1991.




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org