June 5, 2022
De parte de Briega
34 puntos de vista

LOS POL脥TICOS QUE NO AMABAN CANTABRIA

V铆a libre para la construcci贸n en suelo r煤stico en toda Cantabria.

Eso es lo que propone la nueva ley del suelo promulgada por el bipartito PRC-PSOE, apoyados por el PP.

En esta ocasi贸n los tres partidos se apoyan y se jalean para sacar adelante esta ley que facilita de forma hist贸rica, los permisos de construcci贸n en los terrenos aleda帽os a los n煤cleos rurales hasta 100 metros a su alrededor.

Ya llevan haciendo eso desde 2012 cuando se aprob贸 una disposici贸n transitoria a la ley del 2001, en la que se abr铆a la posibilidad de construir en las llamadas Corolas, a un radio de 100 metros en los municipios sin Plan General y hasta 200 metros en los municipios con Plan General.

Desde entonces se han aprobado en Cantabria 1400 permisos de construcci贸n.

Hoy en d铆a no hay pueblo donde no veamos una o varias gr煤as, palas excavadoras o casas vac铆as de nueva construcci贸n, con las persianas bajadas la mayor parte del a帽o.

Aunque el argumento del se帽or Gochicoa, consejero de obras p煤blicas del PRC para esta permisividad in茅dita, sea luchar contra la despoblaci贸n y facilitar la fijaci贸n de poblaci贸n en los n煤cleos rurales, es sabido que la mayor parte de estas construcciones son para segundas viviendas de gente adinerada, lo que provoca la especulaci贸n del suelo, la subida desorbitada de los precios y dificulta la adquisici贸n del mismo a la poblaci贸n local.

La aprobaci贸n de la ley del 2022 supondr谩 convertir en regla lo que empez贸 como una disposici贸n transitoria, permitir谩 aplicar esta medida en todos los municipios, sin l铆mite de tiempo en los clasificados con riesgo de despoblaci贸n.

Es f谩cil y doloroso imaginar como se ir谩 extendiendo sin orden ni control la edificaci贸n por todo el territorio.

Los permisos de construcci贸n quedan en manos de las ordenanzas municipales sin que la CROTU ponga ning煤n impedimento y apruebe permisos sin medida.

Eso nos lleva a preguntarnos c贸mo puede ser que un recurso vital, no renovable, fundamental para el cultivo de alimentos, la gesti贸n del agua, la preservaci贸n de la biodiversidad, sustento fundamental para la vida humana, imprescindible para las generaciones futuras y sus necesidades, quede en manos del criterio de las voluntades municipales. Alcald铆as muchas veces emparentadas con empresas constructoras, cuyos intereses personales quedan claramente beneficiados con esta ley, como se ha demostrado en tantas y tristes ocasiones. El Gobierno auton贸mico les cede el poder de decidir sobre el futuro de nuestra regi贸n y modificar de forma dram谩tica lo que se ha venido cuidando y preservando en Cantabria durante tantas generaciones. Esta ley significar谩 una antes y un despu茅s en la idiosincrasia de nuestros pueblos, el modelo territorial y el desarrollo econ贸mico del entorno rural.

Y todo ello se har谩 sin ning煤n tipo de ordenaci贸n, sin medida y sin mecanismos que regulen ni legislen la construcci贸n, ya que la ley que lo deber铆a hacer significar谩 un coladero.

Si las persona que habitamos Cantabria permitimos la aprobaci贸n de esta ley sin oponer ninguna resistencia, debemos estar preparadas para ser testigos de una cambio fundamental que afectar谩 a las ra铆ces de nuestra identidad.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la importancia de una legislaci贸n que est茅 por encima de intereses municipales y auton贸micos, que no quede en manos de mentalidades obsoletas, cortoplacistas, codiciosas y especulativas. Es necesaria una legislaci贸n estatal o europea que preserve efectivamente este bien tan preciado al que todas pertenecemos y del que dependemos para vivir, como es el suelo que habitamos.

Basta ya de planteamientos insensatos fuera de la realidad, cortos de miras, irresponsables y carentes de amor por nuestra tierra.

A esos que se llenan la boca con Cantabria pero que la venden al mejor postor, esos son los que parecen tener el coraz贸n de hormig贸n.

Art铆culo publicado en el n煤mero 32 del  Bolet铆n Briega en papel de Junio de 2022




Fuente: Briega.org