September 7, 2022
De parte de SAS Madrid
223 puntos de vista

Sin hidrogel, ni mascarillas, pero con un aumento de hasta el 47% en los trastornos de salud mental de los ni帽os, ni帽as y adolescentes, seg煤n los datos que manejan los expertos. El curso que empieza arranca sin medidas de restricci贸n por el coronavirus pero con una gran mochila en lo que se refiere a la salud mental del alumnado. El pasado 2 de septiembre gobierno y comunidades pactaban eliminar los 煤ltimos restos de los protocolos anticovid. El 煤ltimo acuerdo supone la vuelta a la interacci贸n entre los grupos, la desaparici贸n de la distancia interpersonal en los comedores o el fin de la ventilaci贸n permanente. Pero nada se habl贸 de otro problema de salud, que se ha visto multiplicado por la pandemia y que, lejos de disiparse, crece exponencialmente: los trastornos mentales y los trastornos de conducta.

鈥淓l covid en la infancia ha significado una pandemia de salud mental鈥. Quique Bassat es doctor, epidemi贸logo y miembro de la Asociaci贸n Espa帽ola de Pediatr铆a (AEP). Por un lado, celebra el fin de las restricciones, no ser铆a coherente ni l贸gico que, mientras los adultos no cumplen ning煤n tipo de medida, los ni帽os y ni帽as 鈥渜ue son los menos vulnerables鈥 siguieran sufriendo restricciones 鈥渜ue ya no son necesarias鈥. Por el otro, muestra su preocupaci贸n por los da帽os de la pandemia que a煤n quedan. 鈥淣uestros adolescentes y tambi茅n los ni帽os y ni帽as han sufrido mucho y ahora est谩n pagando las consecuencias en t茅rminos de salud mental. Nuestro sistema de salud no estaba preparado y no le ha dado la importancia que tiene鈥, asegura. 鈥淗an aumentado los intentos de suicidios, las primeras citas en psiquiatr铆a. Hay unas cifras que asustan y esto ha seguido increment谩ndose despu茅s de la 茅poca m谩s dura de la pandemia, que lo que ha hecho es aflorar este problema鈥, a帽ade.

Los datos, efectivamente, son contundentes. Seg煤n el grupo de Trabajo Multidisciplinar sobre Salud Mental en la Infancia y Adolescencia, que integra a la AEP y a otras cinco sociedades cient铆ficas, ha habido un incremento de hasta un 47% en los trastornos de salud mental de los ni帽os, y hasta un 59% en los comportamientos suicidas, comparando con los datos de 2019. En el Informe de Save The Children, La mente no espera. Crecer saludablemente, basado en una encuesta realizada en 2021 y que compara los datos con 2017, se recoge que los trastornos mentales han aumentado del 1% al 3% en ni帽os, ni帽as y adolescentes de entre 4 y 14 a帽os y del 4% al 7% en el caso de los trastornos de conducta. Porcentajes que se elevan hasta el 13% en los ni帽os y ni帽as que viven en hogares de bajos ingresos. Hablan de ansiedad, de depresi贸n, pero tambi茅n de trastornos de d茅ficit de atenci贸n, hiperactividad, comportamientos destructivos y desafiantes.

鈥淒urante el a帽o 2020, se suicidaron en Espa帽a 14 ni帽os menores de 15 a帽os, el doble que el a帽o anterior, y entre los j贸venes de 15 a 29 a帽os el suicidio es ya la segunda causa de fallecimiento, solo superada por los tumores malignos鈥

鈥淒urante el a帽o 2020, se suicidaron en Espa帽a 14 ni帽os menores de 15 a帽os, el doble que el a帽o anterior, y entre los j贸venes de 15 a 29 a帽os el suicidio es ya la segunda causa de fallecimiento, solo superada por los tumores malignos鈥, alertan desde el grupo de Trabajo Multidisciplinar. Adem谩s, los diagn贸sticos relacionados con trastornos mentales en Urgencias Pedi谩tricas aumentaron un 10% entre 2019 y 2021.

鈥淓s una 茅poca de crecimiento y de inseguridad. Han visto muerte, p茅rdida de empleo, sufrimiento y no lo han podido compartir con sus amigos. Muchos de esos problemas se hubieran podido resolver con los apoyos habituales, pero no estaban. Por alg煤n sitio ten铆a que aflorar鈥, expresa Bassat.

Soledad acompa帽ada

Diana D铆az, directora de las l铆neas de ayuda a la infancia de la fundaci贸n Anar, aporta m谩s cifras. A su tel茅fono han llegado llamadas que dibujan, en su conjunto, un escenario 鈥渁larmante鈥 que se refleja en su 煤ltimo informe de 2021. 鈥淓l 32,5% de las consultas de ni帽os, ni帽as y adolescentes hace referencia a un problema de salud mental y ha habido un incremento del 54,6% de casos con respecto al a帽o anterior. Solo en 2021 atendimos 7.770 peticiones de ayuda por pensamientos suicidas, intentos autol铆ticos y autolesiones鈥 describe.

鈥淟os menores de edad nos trasladan tristeza, frustraci贸n, miedo y dificultad para gestionar las emociones. Y cuando las han podido verbalizar no se han sentido suficientemente acompa帽ados鈥

Para D铆az este tipo de cuestiones se relacionan con el uso de tecnolog铆as, la soledad y con el aumento de las tensiones en casa. Habla de la 鈥渟oledad acompa帽ada鈥. 鈥淟os menores de edad nos trasladan tristeza, frustraci贸n, miedo y dificultad para gestionar las emociones. Y cuando las han podido verbalizar no se han sentido suficientemente acompa帽ados y apoyados por las personas de su entorno. Tambi茅n se percibe una escasa disponibilidad de los referentes emocionales derivada de las presiones econ贸micas que han sufrido las familias, empleo, enfermedad o  teletrabajo que nos hace estar menos disponibles. Este es un relato muy com煤n en las peticiones de ayuda鈥, expresa D铆az.

La portavoz de la fundaci贸n Anar s铆 destaca un efecto positivo de las restricciones pand茅micas: la bajada de ratios con la creaci贸n de grupos burbuja. Para D铆az, esto redujo el porcentaje de acoso escolar porque hab铆a m谩s supervisi贸n y m谩s acompa帽amiento. 鈥淓ra m谩s f谩cil para el profesorado percibir situaciones de acoso. Es una medida que se podr铆a replicar si existieran los medios鈥, lanza como propuesta.

Sin herramientas en los colegios

Tanto Quique Bassat como Alexander Elu, especialista en pobreza de Save The Children y coordinador del informe sobre salud mental, comparten que las escuelas hoy en d铆a no est谩n preparadas para esta nueva 鈥渆pidemia鈥. 鈥淗ay una necesidad de dotar a las escuelas, y a la comunidad educativa en general, de los recursos y la formaci贸n para poder hacer una detecci贸n temprana de estos problemas de salud mental. Hay una falta de formaci贸n espec铆fica del profesorado para detectar y poner freno a estos problemas antes de que se hagan m谩s serios鈥, relata Elu y ofrece una herramienta como ejemplo: la implementaci贸n de una figura de referencia en salud mental en los centros, cosa que se ha experimentado en el Reino Unido, que ayuda a formar a los profesionales. 鈥淚ntroducir esta figura en los 19.000 centros p煤blicos tiene un coste de 44,6 millones de euros鈥, a帽ade.

鈥淟a formaci贸n y la introducci贸n de programas espec铆ficos, naturalizando y transversalizando la salud mental en la escuela, son importantes para manejar los trastornos que han aumentado como efecto de la pandemia鈥

Elu habla tambi茅n de implementar programas espec铆ficos de promoci贸n y prevenci贸n de la salud mental 鈥渜ue generen autoconciencia y poder llegar a detectar cuando algo no va bien鈥. 鈥淟a formaci贸n y la introducci贸n de programas espec铆ficos, naturalizando y transversalizando la salud mental dentro de lo que es una formaci贸n integral en la escuela, son importantes para manejar los trastornos que han aumentado como efecto de la pandemia鈥, indica.

Para el portavoz de Save The Children las medidas en este sentido comienzan a aflorar en el debate, pero a煤n queda tiempo para que se conviertan en una realidad.  Y pone un ejemplo inserto en la Ley de Protecci贸n Integral a la Infancia y la adolescencia frente a las Violencias, la LOPIVI. Esta dicta la necesidad de establecer protocolos espec铆ficos en las escuelas para crear entornos seguros en el 谩mbito escolar. 鈥淓sto es obligatorio pero est谩 pendiente de implementaci贸n por parte de las comunidades. Existen avances pero de ah铆 a la implementaci贸n hay un trecho鈥. En este camino est谩 tambi茅n el Plan de Acci贸n de Salud Mental, dotado con 100 millones de euros. 鈥淓s un avance pero no todos esos recursos van a ir a la escuela y el problema de la salud mental infantojuvenil no se va a resolver con esos 100 millones de euros鈥, descata Elu.

Los expertos avisan de que parte de estos problemas son las consecuencias de unas decisiones que se tomaron durante la pandemia sin tenerles en cuenta. Restricciones que limitaron su d铆a a d铆a, a veces con excesiva dureza y con poca justificaci贸n. 鈥淧rimero cost贸 convencer que no eran supercontagiadores, que no merec铆an estar encerrados y que no eran responsables. Las medidas m谩s dr谩sticas se hicieron con los ni帽os. Algunas medidas estrictas se han mantenido en las escuelas y ha costado mucho convencer que pod铆amos avanzar m谩s r谩pidamente. Por ejemplo, cost贸 much铆simo poder quitar las mascarillas en el patio cuando ya nadie las llevaba en exteriores. No les hemos tenido en cuenta鈥, concluye Bassat.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (07/09/2022).




Fuente: Sasmadrid.org