March 8, 2021
De parte de SAS Madrid
330 puntos de vista


“Muchas gracias, se帽ora Guille”, “muchas gracias, se帽ora Cepeda”. Y as铆, hasta un sinf铆n de veces, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, agradece a las trabajadoras del servicio de limpieza que desinfectan, intervenci贸n tras intervenci贸n, la tribuna de oradores. El papel de este personal, imprescindible, pero poco reconocido, cobr贸 m谩s visibilidad a partir del Pleno celebrado el pasado 18 de marzo, hace casi un a帽o.

El Congreso retomaba su actividad presencial tras 15 d铆as de par贸n obligado por la irrupci贸n de la pandemia. A la imagen del Hemiciclo casi vac铆o se sum贸 la presencia de Valentina Cepeda, que aguardaba hasta el final de cada intervenci贸n para limpiar el atril, los micr贸fonos y las barandillas de las escaleras que dan acceso a la tribuna de oradores. Los pocos representantes pol铆ticos que pudieron acudir a la C谩mara Baja ese d铆a debido a las restricciones por la covid-19 agradecieron su labor con un emotivo aplauso, una imagen que quedar谩 para siempre en la retina de esta empleada que lleva cerca de 30 a帽os trabajando en el Congreso.

Desde entonces, en medio de la bronca pol铆tica que se escenifica cada semana en esta C谩mara, Valentina Cepeda es quiz谩s la cara m谩s visible de todo un colectivo que, tanto fuera como dentro de esta instituci贸n, tiene nombre de mujer. Y es que esta profesi贸n, como muchas otras, no es ajena a la reproducci贸n de los roles de g茅nero en las relaciones laborales, del mismo modo que el Congreso tampoco lo es a estas construcciones sociales.

Los datos sobre el personal de limpieza, copado pr谩cticamente por mujeres, escapan del control de la Administraci贸n parlamentaria, ya que este servicio est谩 adjudicado mediante contrato p煤blico a una empresa externa, como sucede con la restauraci贸n, parte del mantenimiento y otros servicios de la C谩mara. Lo mismo ocurre con el personal eventual que asiste a los diputados. Si bien, la composici贸n de los diferentes cuerpos de funcionarios y grupos profesionales de personal laboral permite dibujar un mapa exhaustivo sobre los diferentes roles de g茅nero en el Congreso.

Feminizaci贸n del personal funcionario; masculinizaci贸n del personal laboral

A tenor de los datos ofrecidos por esta instituci贸n a este medio, la presencia de mujeres en el personal funcionario es superior a la de los hombres: 61% frente al 39%, lo que supone una cierta feminizaci贸n del personal funcionario. No obstante, la segregaci贸n horizontal est谩 muy marcada en ciertos trabajos. Esto es, hay un 90% de redactoras, taqu铆grafas y estenotipistas; un 83% de t茅cnico-administrativas; un 80% de administrativas; y un 68% de archiveras-bibliotecarias. Por otra parte, hay un 76% de ujieres, un 57% de letrados; y un 55% de asesores facultativos.

Con respecto al personal laboral, sucede lo contrario. La presencia de hombres es bastante m谩s superior a la de mujeres: 71% frente al 29%, lo que conlleva a una masculinizaci贸n de esta plantilla, en la que la segregaci贸n horizontal se acent煤a en todos los grupos. De esta manera, la brigada de mantenimiento y las labores de programaci贸n est谩n ocupadas en su totalidad por hombres. Adem谩s, hay un 90% de auxiliares inform谩ticos y un 67% de m茅dicos. Del otro lado, todas las traductoras e int茅rpretes son mujeres, as铆 como lo son el 80% de las gu铆as y el 67% de las ATS. S贸lo hay paridad absoluta en el porcentaje referido a t茅cnicos de prevenci贸n.

I Plan de Igualdad de las Cortes Generales

“No existen espacios diferentes en el funcionariado o en otras formas de contrataci贸n p煤blica que eviten reproducir los roles de g茅nero en las relaciones laborales. Es verdad que hay empleos que tradicionalmente son asumidos por las mujeres al igual que otros espec铆ficamente lo son por los hombres. Ocurre en el Congreso tambi茅n”, cuenta a P煤blico la vicepresidenta tercera de la C谩mara Baja, Gloria Elizo.

La diputada de Unidas Podemos, adem谩s, forma parte de la Comisi贸n de Seguimiento, constituida el pasado martes para velar por el cumplimiento de las medidas que se recogieron en el I Plan de Igualdad de las Cortes Generales, aprobado hace justo un a帽o. Este 贸rgano est谩 compuesto adem谩s por otros miembros de las Mesas del Congreso y el Senado, y por representantes de la Administraci贸n parlamentaria, y del personal funcionario y laboral.

El marco jur铆dico que regula el empleo p煤blico parlamentario impide cualquier desigualdad por raz贸n de g茅nero, por eso, la desigualdad entre hombres y mujeres en la sede de la soberan铆a popular es m谩s reducida que en otros 谩mbitos laborales. Si bien, “hay una tarea importante que pasa por acabar con la identificaci贸n de funciones o empleos espec铆ficamente masculinos o femeninos“, subraya Elizo.

En este sentido, se帽ala que no hay que dejar de “promover y visibilizar esas deficiencias, ni de fomentar la movilidad y, sobre todo, denunciar como un problema social la segregaci贸n horizontal” que existe en este espacio, ya que “nos hace menos igualitarios, menos libres y perdemos la oportunidad de la plena integraci贸n de mujeres y hombres en plena libertad e igualdad”, apostilla la vicepresidenta tercera de la C谩mara Baja.

Cristalero y limpiadora

Patricia Cillero es miembro de la Confederaci贸n General del Trabajo (CGT) y una de las portavoces de la plataforma sindical del Congreso, que integra adem谩s a CCOO y UGT. Celebra que, por fin, las Cortes cuenten con un plan de igualdad, pues esta organizaci贸n lo llevaba reivindicando durante a帽os. Sin embargo, lamenta que este proyecto no sea extensible a otros servicios externalizados de la C谩mara, como el personal de limpieza.

Esto impide que no se puedan recabar datos de las empresas ajenas al Congreso, ya que cada compa帽铆a cuenta con su propio plan de igualdad. No obstante, asegura que, como sucede en otros 谩mbitos, un hombre limpiador tiene una categor铆a salarial diferente (cristalero) a la de una mujer limpiadora, por lo que la remuneraci贸n ser谩 m谩s alta para el primero. “En esa parte en la que se demuestra la desigualdad m谩s tangible, no podemos llegar“, sostiene. 

Tal como establece el Plan de Igualdad de las Cortes, se realizar谩 un informe anual de seguimiento en esta materia. El de 2020 se publicar谩 previsiblemente a lo largo de este mes. Por otro lado, se prev茅 la elaboraci贸n de protocolos para la prevenci贸n y actuaci贸n ante situaciones de acoso moral, sexual y por raz贸n de sexo, orientaci贸n sexual o identidad de g茅nero.

Un 10% de las mujeres ha sufrido acoso

En cuanto a esto 煤ltimo, Cillero destaca la importancia de un registro para fomentar la prevenci贸n y actuaci贸n ante situaciones de acoso y aquellas de especial protecci贸n que afecten a las v铆ctimas de violencia de g茅nero. “Llevamos a帽os detr谩s de ello”, dice. A tenor de los datos que se desprenden del plan de igualdad, tanto la mayor铆a de mujeres (64%) como de hombres (73%) que contestaron a una encuesta realizada para este informe, “creen que en las Cortes Generales no se dan actitudes o comentarios discriminatorios o machistas”.

Asimismo, un 54% de las mujeres y un 65% de los hombres marcaron la opci贸n de que “no creen que en las Cortes Generales se den o se hayan dado casos de acoso moral, sexual y/o por raz贸n de sexo, porque el clima es muy igualitario”. No obstante, cabe destacar que el 10% de las mujeres y el 3% de los hombres afirmaron “haber vivido situaciones de acoso moral, sexual o por raz贸n de sexo”, mientras que el 6% de mujeres y 10% de hombres manifestaron haberlo presenciado. Por 煤ltimo, el 70% de las mujeres y el 71% de los hombres encuestados se帽alaron que “no sabr铆an a qui茅n dirigirse en caso de sufrir acoso sexual o acoso por raz贸n de sexo”.

Enlace relacionado Publico.es (07/03/2021).




Fuente: Sasmadrid.org