March 3, 2021
De parte de La Haine
364 puntos de vista


Participaci贸n de Evo Morales, en su calidad de jefe pol铆tico, y del binomio presidencial del MAS en la campa帽a para las elecciones del 7 de marzo

La anunciada participaci贸n de Evo Morales, en su calidad de jefe pol铆tico, y del binomio presidencial 鈥擫uis Arce y David Choquehuanca鈥 en lo que resta de la campa帽a para las elecciones del 7 de marzo, no es algo que deber铆a sorprender. La cr铆tica que hacen algunos medios de comunicaci贸n y sus analistas 鈥攖odos liberales, aunque m谩s conservadores que liberales鈥, es un absurdo o una completa ignorancia de las formas en que se hace pol铆tica en nuestro pa铆s y en la mayor parte de Am茅rica Latina.

Pero este innecesario sensacionalismo del aparato medi谩tico opositor a todo que est茅 pintado de azul, es al mismo tiempo una oportunidad para analizar m谩s all谩 de lo aparente. El dato nuevo no es el involucramiento de 鈥渓os tres鈥 en la campa帽a electoral o que 鈥淓vo se mete de lleno鈥 y 鈥淎rce y Choquehuanca aparecen junto a los candidatos del MAS鈥. Esa es una interpretaci贸n simplista con frustradas ambiciones de ser denuncia.

Lo nuevo es que se est谩 registrando, aunque todav铆a embrionariamente, una potencial articulaci贸n entre el nivel propiamente pol铆tico con el nivel pol铆tico-institucional, en condiciones distintas a las imperantes en 14 a帽os de Proceso de Cambio, cuando ambas cosas se concentraban en un mismo personaje. Ahora ya no es as铆 y exige pensar de manera diferente, desde el Gobierno y desde la conducci贸n pol铆tica, para despejar los fantasmas que no le hacen bien a la causa de los humildes.

Esta convergencia no se ha visto en los primeros dos meses del gobierno de izquierda y el ambiente ha sido m谩s bien de contradicciones y fricciones internas, hasta cierto punto de vista comprensible por el reacomodo de los actores, que de iniciativas de la derecha que sufri贸 dos demoledores knock-out, en agosto y octubre, de los que no ha podido recuperarse.

Si bien a cada uno de esos niveles todav铆a le resta reestructurarse en funci贸n de la nueva realidad emergente a partir de las elecciones generales y de su resultado 鈥攁l Movimiento Al Socialismo (MAS) convertirse en una s贸lida estructura pol铆tica bajo la conducci贸n de Evo y al Gobierno terminar de definir m谩s claramente su identidad y estilo鈥, esta forma 鈥渕谩s o menos natural鈥 del ingreso de 鈥渓os tres鈥 a la escena electoral es algo que contiene una fuerza pol铆tica que trasciende el desaf铆o del 7 de marzo y que puede ser la garant铆a de llegar bastante c贸modos a enfrentar las elecciones del 2025.

Es dif铆cil saber si el tiempo alcanza para revertir la situaci贸n adversa que tienen varios candidatos a la gobernaci贸n y la alcald铆a, pero no hay duda que la presencia de Evo, Lucho y David, ser谩 de gran ayuda por varias razones, entre las que podemos apuntar: primero, abre la posibilidad de transferir algo de la acumulaci贸n pol铆tica de la que son portadores cada uno de ellos a los candidatos, aunque nunca hay que perder de vista las especificidades de las elecciones subnacionales, en las que el apoyo a un liderazgo nacional no se traduce necesariamente en un respaldo al candidato local; segundo, le da a la campa帽a un car谩cter pol铆tico-ideol贸gico que muchos de sus candidatos se han esforzado por ocultar, inexplicablemente, a pocos meses de la hist贸rica victoria de octubre; y tercero, de lograr, hasta donde sea posible, un 鈥渧oto en l铆nea鈥.

La campa帽a electoral que hace el MAS est谩 marcada predominantemente por TikTok despolitizados o acciones de calle bastante ligeras que no interpelan la 茅pica del 鈥渘煤cleo duro鈥 del Instrumento Pol铆tico y de los movimientos sociales, o por intrascendentes declaraciones que sostienen que cuando una persona entra al Gobierno pierde la ideolog铆a. Los primeros olvidan que los partidos de izquierda o populares ganan las elecciones a trav茅s de la ocupaci贸n politizada del territorio antes de la fecha de votaci贸n, como ocurri贸 en agosto de 2020. Los segundos ignoran que el Gobierno es para todos y todas, verdad, pero a partir de una determinada concepci贸n pol铆tico-ideol贸gica.

Eso es lo que explica la gran diferencia de 鈥渓o mucho鈥 que hizo el gobierno de Evo Morales respecto de sus predecesores, entendiendo por 鈥渓o mucho鈥 el gobernar para todos y todas desde la visi贸n de 鈥渓os de abajo鈥 y recuperando la patria que, a煤n en su sentido nacionalista burgu茅s, fue borrada del mapa por dos d茅cadas de neoliberalismo. Por tanto, 鈥渓os tres鈥 en acci贸n es una interpelaci贸n a muchos candidatos del MAS que, adem谩s de montar los shows que demanda las leyes del mercado, no hablan de construir 鈥減oder popular鈥 desde el municipio ni mucho menos de articular lo local-nacional en una perspectiva de emancipaci贸n.

Por eso, reiteremos una vez m谩s que no son las elecciones subnacionales que se muestran interesantes a partir de la incorporaci贸n activa de Morales, Arce y Choquehuanca, pues en las mismas hay otras variables regionales que las hacen distintas a las elecciones generales y ese es un dato que no se puede ignorar. Lo atrayente es que esa participaci贸n de 鈥渓os tres鈥 puede ser la anticipaci贸n pol铆tica de una nueva forma de articulaci贸n de las variables estrat茅gicas (liderazgo pol铆tico, conducci贸n gubernamental y movimientos sociales), cada una con un papel y ubicaci贸n distintos. Sin relaciones de correspondencia armoniosa entre esos factores, en la que el papel de Evo ser谩 determinante, y a lo que es necesario y urgente a帽adir el debate sobre lo que se debe entender por horizonte postcapitalista, no habr谩 recuperaci贸n del Proceso de Cambio.

Por el contrario, una articulaci贸n exitosa entre las variables estrat茅gicas reimpulsar谩 el proyecto hist贸rico en su perspectiva inicial, aunque encarando sin temor un balance cr铆tico y autocr铆tico de los 14 a帽os. Estas variables son: primero, el peso pol铆tico indiscutible de Evo Morales, quien est谩 en el momento preciso de encarar el desaf铆o de reinventarse como l铆der y su larga experiencia le da una ventaja para ello.

Segundo, la proyecci贸n del Gobierno, obligado a resolver la crisis sanitaria y la crisis econ贸mica para volver al camino de la estabilidad y crecimiento con justicia social. La combinaci贸n de la formaci贸n t茅cnico-pol铆tica de Arce y el aire descolonizador que Choquehuanca irradia a la gesti贸n, es algo que no se puede desaprovechar.

Tercero, la recomposici贸n estrat茅gica de los movimientos sociales que hicieron sentir su fuerza para recuperar la democracia en agosto, pero que ahora est谩n entrampados en las mieles del 鈥減oder de arriba鈥, ignorando que si de poder se trata este surge 鈥渄esde abajo鈥 y en una perspectiva universal. Esa es su propia historia. Y cuarto, la redefinici贸n del proyecto del socialismo comunitario para Vivir Bien, con los elementos centrales que sentar谩n las bases s贸lidas para construir poder 鈥渄esde arriba鈥 y 鈥渄esde abajo鈥.

Al frente no hay nada. La derecha solo existe a trav茅s de sus medios y est谩 demostrado que sus mensajes, bastante venenosos, caen al vac铆o en momentos de ascenso del bloque ind铆gena campesino, obrero y popular. El MAS es la 煤nica fuerza con presencia nacional. Todo depende, por tanto, de la sinergia de 鈥渓os tres鈥 y de que 鈥渓os de abajo鈥 recuperen la iniciativa.

La Epoca




Fuente: Lahaine.org