October 16, 2021
De parte de Briega
350 puntos de vista


En la ma帽ana de hoy s谩bado m谩s de 250 personas, provenientes de todos los valles de Cantabria, se dieron cita en Torrelavega para denunciar que 鈥渓a industria e贸lica nos echa de los pueblos鈥.

Mucha fue la gente que baj贸 de sus comarcas interiores para exigir la anulaci贸n de todos los permisos de pol铆gonos e贸licos y fotovoltaicos.

Todas las vecinas y vecinos llegaban a la plaza (boulevard) del ayuntamiento portando maletas y enseres, muchas de ellas con sus trajes tradicionales, escenificando el despoblamiento que traer铆a consigo la implantaci贸n de esta industria energ茅tica en la pr谩ctica totalidad de los montes de media Cantabria. A ellas se unieron habitantes de Torrelavega y otras zonas urbanas de la Regi贸n. Tras su encuentro en este lugar, se recorrieron las principales calles de la capital del Besaya.

Los pol铆gonos e贸licos siguen apareciendo en el BOC, la 煤ltima tanda en la que a煤n estamos fueron siete, y esta misma semana apareci贸 tambi茅n publicado en el BOC la amenaza de la e贸lica marina frente a las costas de Cantabria. Este mismo mes el Ministerio presenta a consultas otro pol铆gono e贸lico m谩s, Carabeos y un pol铆gono solar fotovoltaico, Campoo FV, ambos en el centro-sur de Cantabria.

驴Qu茅 ganas con los molinos? Esto es lo que pierdes:

Muchos son los hechos contrastados que demuestran que acarrear铆an una merma brutal de la actividad econ贸mica y social en los territorios afectados: la pr谩ctica desaparici贸n de cualquier negocio tur铆stico, la p茅rdida del valor patrimonial de casas, fincas y caba帽as (entre un 10 y 50% seg煤n su distancia a los pol铆gonos), las graves afectaciones sobre el paisaje (por ejemplo, y seg煤n el propio Gobierno C谩ntabro, la calidad paisaj铆stica en la Sierra del Escudo pasar铆a de 5 a 1), la perdida de bienestar y calidad de vida que conlleva toda actividad industrial (potentes y constantes ruidos de aspas y rotores, luces intermitentes de posicionamiento, amplificados por el eco en los valles o las nubes y niebla), la consecuente quiebra de negocios de cualquier tipo (menor poblaci贸n fija y estacional o vacacional), las limitaciones a los usos ganaderos tradicionales (cambios de uso del suelo, restricciones de pastos, limitaciones en la gesti贸n de reses muertas, diminuci贸n de superficie agraria susceptible de subvenciones de la PAC, amplias zonas de seguridad en torno a cada aerogenerador, posible cerramiento del espacio que ocupa el pol铆gono y desalojo de toneladas de tierra extra铆das para abrir hueco a los molinos y sus infraestructuras asociadas), limitaciones de actividades de ocio en la naturaleza y cineg茅ticas, tendidos el茅ctricos de alta tensi贸n atravesando todos los valles (la electricidad no se queda aqu铆) y, as铆, un largo etc茅tera. 隆Y lo disfrazan de desarrollo rural!

Si a esto a帽adimos -aqu铆- los irreversibles efectos sobre el entorno natural: montes cosidos de grandes pistas; muerte continua de aves de todo tipo, murci茅lagos; migraci贸n de fauna silvestre; graves afectaciones sobre manantiales y captaciones de agua de barrios enteros; sobre las cuevas y patrimonio subterr谩neo; tr谩fico pesado, miles de metros c煤bicos de hormig贸n para cada aerogenerador, etc茅tera.

Y all铆, m谩s all谩 de Cantabria, explotaciones ilegales de madera de balsa en zonas tropicales (para las aspas, adem谩s de pol铆meros qu铆micos; por cierto, aspas imposibles de reciclar que muchas veces acaban enterradas en el propio terreno). Dependencia absoluta de minerales escasos y tierras raras (en un 97% dependientes de China, sin entrar ya a esta 鈥榚xternalizaci贸n鈥 de contaminaci贸n planetaria o condiciones laborales). Dependencia absoluta del petr贸leo y sus conocidas consecuencias clim谩ticas (los molinos queman di茅sel: miner铆a, siderurgia, transporte, canteras, infraestructuras de pistas, infraestructuras de evacuaci贸n energ茅tica como torres, cables, cobre en grandes cantidades proveniente en su mayor铆a de Chile). Y podr铆amos prorrogar este p谩rrafo por todo el planeta para instalar aqu铆 lo que eufem铆sticamente denominan energ铆as 鈥榣impias鈥.

驴Descarbonizaci贸n y transici贸n energ茅tica o una nueva burbuja de inversi贸n para grandes corporaciones?

El mercado energ茅tico espa帽ol est谩 ya saturado: 112Gw instalados y 30Gw de consumo medio y cayendo. Con electricidad, por mucha que se produzca, no se podr谩n construir ni renovar nuevas instalaciones de esta energ铆a -supuestamente- limpia y alternativa, pues necesitan petr贸leo, b谩sicamente di茅sel. Todo ese proceso industrial se hace con maquinaria dependiente de los combustibles f贸siles.

No existen hechos contrastados para avalar cient铆ficamente que el desarrollo tecnol贸gico traer谩 consigo mejoras que permitan mantener nuestro modelo energ茅tico transform谩ndolo a un modelo el茅ctrico. Ni estos procesos industriales, ni la movilidad de personas y mercanc铆as, puede mantenerse con electricidad. Ni por la fuente energ茅tica que precisa, ni por el exponencial incremento que supondr铆a en otros materiales ya de por s铆 escasos imprescindibles para bobinas, chips y dem谩s componentes. Masificar maquinaria y veh铆culos el茅ctricos hasta una proporci贸n similar al tejido industrial o los autom贸viles, camiones y barcos actuales, es completamente inviable. En el mejor de los casos la movilidad quedar铆a reducida al territorio local, los tiempos de desplazamiento se incrementar铆an y la autonom铆a menguar铆a. Con ello disminuir铆a la disponibilidad de materiales y su coste se encarecer铆a tremendamente.

Pronto vendr谩n a vendernos la panacea del motor de hidr贸geno, con unas emisiones de carbono cero. Descomponer la mol茅cula de agua para almacenar el hidr贸geno resultante. Quemar ese hidr贸geno para obtener de nuevo agua y sacar, as铆, energ铆a (de nuevo 鈥榣impia鈥). Para eso se precisan enormes insumos el茅ctricos, pues la tasa de rendimiento energ茅tico resulta negativa. Es decir, se consume m谩s energ铆a separando el hidr贸geno, de la que se obtiene al quemarlo despu茅s. Ninguna persona ha sobrevivido gastando m谩s calor铆as en cocinar de las que obtiene comi茅ndose ese plato. Ninguna civilizaci贸n ha sobrevivido as铆 a lo largo de la historia.

Y 驴qui茅n va a poder pagar la factura de la luz si todos los costes de producci贸n y distribuci贸n se van a disparar m谩s a煤n? 驴El consumo de la recarga de tu coche el茅ctrico? 驴La fruta que llega en barco o el papel higi茅nico que adquieres en el supermercado? 驴La calefacci贸n o el aire acondicionado?

Con todos estos datos sobre la mesa, por supuesto que no tenemos la respuesta absoluta. Pero s铆 tenemos muchas cosas claras:

Que este nuevo modelo energ茅tico no es limpio ni aqu铆 ni all铆. Tampoco es sostenible en el tiempo sin seguir quemando combustibles f贸siles para mantenerlo. Nos va a salir mucho m谩s caro. No viene para asegurar nuestro bienestar. Se pretende implantar 鈥榚xternalizando鈥 todos sus problemas a costa de las zonas perif茅ricas. Y Cantabria va a ser una de ellas si no lo impedimos.

A la vista de estas realidades t茅cnicas y del modelo reinante de huir hacia adelante. De d贸nde ir谩n los beneficios y quien tendr谩 que asumir los costes (econ贸micos, sociales, ambientales). De nuestra historia reciente del pelotazo del ladrillo y los que le siguieron.

Solo nos cabe una interpretaci贸n l贸gica: nos enfrentamos a una nueva burbuja financiera con la que repartir谩n muchos dividendos las grandes constructoras y las multinacionales energ茅ticas. No resolver谩n ninguno de nuestros males. Hipotecar谩n -a煤n m谩s- el porvenir de nuestras hijas y nietos.

As铆 que, no lo permitiremos. No a los pol铆gonos e贸licos

Asamblea contra viento y marea

asambleacontravientoymarea@gmail.com




Fuente: Briega.org