October 18, 2021
De parte de SAS Madrid
353 puntos de vista


Con una sonrisa de oreja a oreja, Esperanza Aguirre, por aquel entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, entreg贸 a Emilio Ant贸n, que hoy tiene 49 a帽os, las llaves de su casa. Cuando lo hace, le coge de las dos manos y, con un tono emocionado pero sin perder la compostura, le dice: “Esto es para toda la vida”.

Era parte de un acto institucional celebrado el 1 de abril de 2007 que supon铆a la entrega de 116 viviendas de protecci贸n oficial que la Comunidad de Madrid hab铆a construido en distintas partes de Madrid. La de Ant贸n estaba en el Ensanche de Vallecas.

Siete a帽os despu茅s, la vendi贸 a un fondo buitre.

Antes, a Ant贸n y su familia les dijeron que poco menos que les hab铆a tocado la loter铆a. Fueron beneficiarios de una de las viviendas de lo que era el antiguo Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), pues cumpl铆an con los requisitos que ped铆a la Comunidad de Madrid para ayudar a independizarse a gente joven: eran menores de 35 a帽os, ten铆an trabajo y estaban empadronados en la capital.

En el 2013, sin que nadie le notificar谩 nada, Ant贸n descubri贸 que su vivienda ya no era p煤blica, sino que hab铆a sido vendida al fondo buitre Encasa Cibeles, perteneciente a su vez al fondo de inversi贸n Goldman Sachs-Azora. “Me enter茅 de la venta por los medios de comunicaci贸n“, recuerda.

Ant贸n jam谩s se imagin贸 que quien le hab铆a dado aquella casa en mitad de aquel acto tan solemne y tan celebrado, finalmente, se la quitar铆a sin mediar palabra. Este todav铆a se puede ver en un video de Youtube:

Durante el primer a帽o, el fondo buitre no hizo nada con las viviendas. No obstante, en 2014 empezaron a subir los alquileres de los vecinos. Todos los d铆as aparec铆a alguien de la empresa en el portal con amenazas: “O comprabas la vivienda o te ibas a la calle”, recuerda Ant贸n. “Hay vecinos que se han tenido que ir. Otros que han sido desahuciados. Muchas familias han luchado, pero otras han desistido”, afirma Mercedes Revuelta, coordinadora de Vivienda Madrid.

Ant贸n asegura que hay vecinos de su bloque que simplemente desaparecieron. Ante la verg眉enza de no poder pagar la casa, simplemente se fueron para evitar a sus hijos tener que vivir una pesadilla que se ha prolongado durante ocho a帽os.

Es un a帽o m谩s del tiempo que pudo pasar Ant贸n en su casa tranquilo mientras recordaba las palabras que Aguirre hab铆a pronunciado el d铆a en que por fin pudo entrar por primera vez en su casa: “Esto es para toda la vida”.

Ant贸n y su familia lograron resistir. Despu茅s de varios intentos de desahucio, subidas de alquiler y muchas noches llenas de incertidumbre, ahora por fin ha vuelto a respirar en paz, aunque todav铆a desconf铆a de lo que har谩 el Gobierno auton贸mico con su vivienda.

Una pelea de David contra Goliat

Durante ocho a帽os, 2.835 familias estuvieron enfrentadas en los tribunales y en las puertas de sus portales al fondo buitre y a la Comunidad de Madrid para demostrar la ilegalidad de la venta de estas viviendas. Se organizaron en asociaciones y con el apoyo de la Coordinadora de Vivienda de Madrid, la Plataforma de Afectadas por Vivienda P煤blica y Social y la Federaci贸n Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid consiguieron que estos les dieran la raz贸n.

“Hemos estado ocho a帽os en los tribunales recurriendo hasta la 煤ltima coma. Agrupamos a los inquilinos en diversas promociones para que recurrieran estas sentencias, pero estas batallas tambi茅n han sido en los portales. Hemos centrado toda nuestra actividad en ir parando cada desahucio afectado por la venta. En 2018 conseguimos la primera victoria que dec铆a que la venta hab铆a sido irregular“, afirma la abogada Alejandra Jacinto.

La Comunidad de Madrid vendi贸 esas viviendas p煤blicas para reducir el d茅ficit presupuestario argumentando que estas ya no eran necesarias. Los tribunales han determinado que al proceder a la enajenaci贸n de esa parte de su patrimonio, el Gobierno regional no justific贸, como exige la ley, por qu茅 dejaban de ser necesarios los inmuebles, que cumplen la labor social de dar una casa digna a gente en una situaci贸n econ贸mica vulnerable. Como consecuencia, el Gobierno regional debe deshacer la operaci贸n.

Hace un mes, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) reafirm贸 que la Comunidad de Madrid vendi贸 ilegalmente en 2013 las 3.000 viviendas al fondo buitre.

Sin embargo, la sentencia no reconoce los derechos de las familias, de modo que ahora queda en el aire saber si todas las personas que viv铆an en los inmuebles en el momento de la venta van a poder beneficiarse. En este momento, solo quedan 1.721 de los 3.000 inquilinos originarios, algo m谩s de la mitad de la mitad, un 53%.

“Recuperar estas viviendas p煤blicas ha sido una enorme victoria, ha costado una dura pelea, muchas familias se han quedado destrozadas por el camino. En ellas pensamos ahora y por eso no vamos a permitir ni un abuso m谩s en subidas de alquileres y no vamos a permitir que les pidan deudas ileg铆timas de los 煤ltimos a帽os de alquiler. Son familias que han sido estafadas“, afirma Revuelta.

Desde el Gobierno auton贸mico dicen que se garantizar谩 que todas las familias afectadas por la enajenaci贸n de las diferentes promociones del antiguo Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) -actual Agencia de Vivienda Social (AVS)- seguir谩n viviendo en los pisos.

Tambi茅n ha anunciado que se crear谩 un grupo de trabajo que se pondr谩 en contacto con las familias para citarlas y estudiar caso por caso las condiciones de sus contratos de arrendamiento. Sin embargo, la Comunidad entiende que su labor de registro debe limitarse a los actuales inquilinos. En cuanto a quienes se fueron a lo largo de estos ocho a帽os, no est谩 claro que vayan a poder volver a sus casas.

Por su parte, Encasa Cibeles reclam贸 este mismo mes a la Comunidad los 201 millones que pagaron por las viviendas m谩s el pago de da帽os y perjuicios. A diferencia de lo que ocurri贸 con los vecinos durante ocho a帽os, el Gobierno comandado hoy por Isabel D铆az Ayuso se ha mostrado desde un primer momento comprensivo con la situaci贸n del fondo y abierto a negociar. A las ganancias de Encasa Cibeles habr铆a que sumar la cuant铆a de los alquileres pagados a este fondo por los vecinos durante ocho a帽os.

Los ni帽os celebran no perder sus casas

El hijo de siete a帽os de Ant贸n no sabe lo que es vivir tranquilo en una casa. Hoy, sus padres al menos pueden celebrar poder dormir sin sentir la amenaza de poder ser desahuciados cualquier d铆a.

En M贸stoles, en el centro social La Cacica tambi茅n se reunieron vecinos, ni帽os y activistas de las plataformas de vivienda para celebrar esta victoria. “Lo hemos pasado fatal, todav铆a no estamos tranquilos, no sabemos qu茅 va a pasar, esperemos que se mantenga la victoria. Vamos a seguir luchando porque no nos podemos fiar”, afirma Ana, una vecina afectada.

Los ni帽os han hecho dibujos de sus casas con mensajes como: “Quiero una casa como esta, Se帽ora Ayuso” o “Esta victoria me dar谩 sentido para seguir luchando”. Los han colgado sobre una gran cartelera de colores sobre una pared del centro social esperando que sus deseos se hagan realidad.

Enlace relacionado P煤blico.es (17/10/2021).




Fuente: Sasmadrid.org