March 4, 2021
De parte de Federaci贸n Obrera Regional Argentina
191 puntos de vista



Compartir

POR DOLORS MARIN SILVESTRE MALLORCA .Extra铆do del Peri贸dico CNT Marzo del 2021.

Este a帽o se conmemora el 150 aniversario de los hechos de La Comuna de Par铆s, una experiencia hist贸rica excepcional ya que el pueblo parisino tom贸 la ciudad, ante la huida de sus dirigentes a Versalles y ante la amenaza de ocupaci贸n por el ejercito prusiano. En este contexto se dio un fen贸meno de autogesti贸n ciudadana sin precedentes, y hombres y mujeres se dispusieron a transformar la sociedad a partir de pr谩cticas antiautoritarias, integradoras e igualitarias. Las mujeres, las primeras en lanzarse contra los ca帽ones que pretend铆an ser desmovilizados por los versalleses, destacaron en todo este proceso. Al final, la represi贸n fue terrible, se pagaba caro el autorganizarse y vivir al margen de la autoridad. Y las mujeres fueron tambi茅n acusadas de incendiarias, las famosas petroleras, y de provocar la destrucci贸n de edificios y bienes. Muchas fueron fusiladas, otras deportadas y otras encarceladas. Destacamos entre ellas a Luisa Michel, que abrazar铆a las ideas anarquistas en su dura deportaci贸n a tierras de Nueva Caledonia, bajo la influencia de otra mujer, Natalia Lemel, otra comunera tambi茅n deportada, una de sus grandes amigas. Despu茅s de una a帽o de c谩rcel y casi diez de deportaci贸n, sigui贸 en la brecha, luchando y defendiendo sus ideas.

LUISA MICHEL: MAESTRA Y ESCRITORA

Luisa Michel, a pesar nuestro muy desconocida dentro del imaginario activista del siglo xxi, es una de las grandes referentes del anarcofeminismo mundial. Esta mujer menuda y aparentemente fr谩gil, de silueta leve, se insurgi贸 contra todas las adversidades y todas las tiran铆as de su tiempo. Luch贸 como pocas y dej贸 su experiencia para el asombro de sus contempor谩neos y de las generaciones de activistas libertarios del siglo xx. En su tiempo fue muy conocida, ya que su testimonio ilustr贸 buena parte de la prensa generalista, implicada en detenciones, revueltas, asaltos a almacenes de alimentos, o en macroprocesos en contra de la incipiente organizaci贸n anarquista. Luisa Michel naci贸 el 29 de mayo de 1830 en Vroncourt-la-Cote (departamento de Haute-Marne, Francia) y tras una vida de novela, implicada en revueltas sociales y en proyectos escolares y vitales, muri贸 en Marsella el 9 de enero de 1905. Luisa Michel, era hija de una activista social, Marie Anne Michel, que trabajaba como sirvienta y de un terrateniente. Es por esto que llev贸 el apellido materno y existen dudas razonables sobre quien fue su verdadero progenitor (entre un padre, Etienne C. Demais, o su hijo). No obstante, fue tutelada y educada por sus abuelos paternos convencidos republicanos y racionalistas. Un perfil extraordinario ya que era diferente al de las hijas naturales de las sirvientas de su 茅poca, criadas en el analfabetismo. Aprendi贸 letras y n煤meros y la lectura se convirti贸 en su gran afici贸n. Las ideas enciclopedistas hicieron el resto, y la ense帽anza se convirti贸 en su pasi贸n ya que era la llave de entrada en un mundo libre y racionalista. Pronto se desvel贸 en ella la pasi贸n de la escritura, sus deseos de ser poeta y narradora de las historias de su tiempo, algo que conservar谩 toda la vida y que nos aporta buena informaci贸n sobre su autobiograf铆a y sus experiencias que plasm贸 en varios vol煤menes y art铆culos que poco a poco fueron recuperados en la prensa obrera de su tiempo, y que llegar铆an hasta nuestros medios de la mano de los editores anarquistas y de las traducciones, en el caso de Espa帽a, de Anselmo Lorenzo o Fermin Salvochea. Y en el sendero de la ense帽anza, estudi贸 para ser maestra. A los 20 a帽os parec铆a que su sue帽o se cumpl铆a, pero en el momento de realizar su juramento ante Napole贸n III, se neg贸, y con ello, qued贸 al margen de la titulaci贸n requerida, condenada a trabajar en proyectos alternativos a la ense帽anza reglada, y malviviendo con sueldos escasos y que depend铆an de la buena voluntad de los padres de sus alumnos. Abri贸 sus propias escuelas entre 1852 y 1855 en peque帽as poblaciones (Audeloncourt, Clefmont, Milli猫res) cercanas a su comarca, y con el fin de abrirse camino emple贸 la escasa fortuna familiar que hab铆a heredado. Tuvo mala suerte, su racionalismo y sus ideas igualitarias le plantearon problemas con los padres de sus alumnos, muy tradicionales, por lo que decidi贸 de partir a la gran ciudad: Par铆s. De aquellos a帽os es ya su planteamiento de la ense帽anza coeducadora y tambi茅n del uso del teatro en la escuela. Sus ideas innovadoras, sin premios ni castigos, y relegando la memorizaci贸n a un segundo t茅rmino y primando el trabajo pr谩ctico y el conocimiento de las ciencias naturales y el excursionismo escolar. Par铆s se revelaba como la puerta abierta a la escritura y a la poes铆a, a la posibilidad de la vida bohemia y de frecuentar a literatos y editoriales, y efectivamente, all铆 consolid贸 su gran amistad con el hombre que admiraba, el gran escritor V铆ctor Hugo. Manten铆an correspondencia desde 1850, cuando ella a煤n viv铆a en el campo, y siguieron carte谩ndose hasta 1879. Desde 1856 hasta los hechos de la Comuna (1871) Luisa Michel trabaj贸 sin descanso como profesora, durante 15 a帽os en su escuela (24 de la rue Houdon y posterior mente en Oudot). En las noches escrib铆a sin descanso, frecuentaba los caf茅s y escuchaba historias que plasmar en sus cuartillas. De estos a帽os son sus primeros poemas que ven la luz, los firma con un seud贸nimo masculino, ya que sabe de la misoginia de sus conciudadanos que no aceptan los escritos de las mujeres. As铆 firma como Enjoldras, el personaje republicano, ef茅bico y m谩rtir de Los miserables de Hugo. En las noches parisinas, en los ambientes del activismo revolucionario y en los c铆rculos insurreccionales de Blanqui, conoci贸 a Eug猫ne Varlin, Raoul Rigault y Emile Eudes. Su personalidad cautiv贸 al popular editor de Le Cri du Peuple, Jules Vall猫s que la invit贸 a colaborar con sus textos. Pronto conoci贸 a su compa帽ero, con el que se uni贸 libremente en 1870, Th茅ophile Ferr茅, uno de los fusilados el 28 de noviembre de 1871, por su participaci贸n en La Comuna de Par铆s.

Dentro de los c铆rculos blanquistas, Luisa participaba en todas las revueltas urbanas, ella misma explicaba que el 12 de enero (1870) hab铆a participado en el entierro del periodista republicano V铆ctor Noir asesinado por un emboscado parapolicial. Michel se visti贸 con atuendo masculino para no llamar la atenci贸n y con un revolver en el bolsillo, ante el peligro de un enfrentamiento armado. En agosto particip贸 en la gran manifestaci贸n a favor de Etudes y Brideau, detenidos injustamente y entreg贸 un escrito de Michelet a las autoridades. En octubre lanz贸 proclamas a la enfermeras y a los 芦ciudadanos del librepensamiento禄 para defender la ciudad de los prusianos y form贸 en los comit茅s de vigilancia de distrito XVIII y particip贸 en una gran manifestaci贸n a final de mes a favor de La Comuna, dos meses despu茅s fue arrestada por primera vez por participar en una manifestaci贸n de mujeres.

LUISA MICHEL Y LA COMUNA DE PARIS: MUJERES EN LAS BARRICADAS

Su biograf铆a dio un vuelco a partir de su participaci贸n en La Comuna, a partir de aqu铆, la maestra y activista se convirti贸 en el faro de luz de los libertarios de todas las 茅pocas, ya que desde el primer d铆a, junto con su madre, se implic贸 en las barricadas de Par铆s. En enero de 1871, Luisa Michel abri贸 fuego contra las tropas del general Trochu. Formaba parte de la multitud organizada y armada que defend铆a la alcald铆a de Par铆s del ejercito invasor y de los versalleses. Luisa Michel, vestida de guarda nacional se convirti贸 en un icono feminista, en el momento en que La Comuna hab铆a empezado a caminar. La situaci贸n en Francia era terrible: Napole贸n III hab铆a sido derrotado por los prusianos y se preparaba la marcha de los vencedores sobre la capital. Los parisinos impidieron rendir la ciudad, no quer铆an verla humillada. As铆 que se organizaron por barriadas y pronto aparecieron las primeras barricadas, como las a帽oradas de 1848. Los internacionalistas salieron a las calles, los republicanos, los blanquistas y un sinn煤mero de proletarios urbanos, mujeres, parados y un largo etc茅tera. De entre las internacionalistas destacamos a Elisabeth Dmitrief que fue una de las primeras en empu帽ar las armas y a llamar a la autoorganizaci贸n femenina a partir de la Uni贸n de Mujeres por la Defensa de Par铆s. Se montaron asambleas y charlas, y se autorganizaron panader铆as y tabernas para poder alimentar a la poblaci贸n. La labor de las mujeres como enfermeras y ambulancieras las llev贸 a las barricadas donde recog铆an las armas de aquellos que ca铆an y ellas mismas se sumaban a la defensa de la ciudad. La actividad se multiplic贸 en aquellos meses densos de febril actividad: la poblaci贸n se organizaba a partir del di谩logo y la asamblea permanente, siendo consciente de su propia fuerza. Merecen destacarse los nombres de las comuneras, olvidados para la historia: Paule Minck, Nathalie Lemel, Aline Jacquier, Blanche Lef猫vre, Marceline Leloup, y la valiente Andr茅 Le贸 que nos dej贸 sus impresiones sobre aquellos escasos sesenta d铆as de lucha insurreccional que conmovieron al mundo.

Compartir:



Fuente: Capital.fora.com.ar