April 26, 2022
De parte de Nodo50
616 puntos de vista

Im谩genes tomadas en el interior de la macrogranja de Cefusa, en Granada. PEDRO ARMESTRE / GREENPEACE

Un hilo negro conecta a millones de cerdos que son engordados cada d铆a en Espa帽a con la deforestaci贸n de importantes regiones en Brasil. As铆 lo demuestra una nueva investigaci贸n de Carro de Combate, un grupo especializado en cadenas de suministro. De acuerdo con su 煤ltimo informe, Engordados con deforestaci贸n, importantes marcas de porcino espa帽olas utilizan soja procedente de zonas con alto riesgo de deforestaci贸n como la Amazon铆a y El Cerrado.

La investigaci贸n se帽ala directamente a Cargill y Bunge, las grandes distribuidoras espa帽olas de materias primas. A trav茅s del an谩lisis de datos de puertos y aduanas, y tras entrevistar a m谩s de 100 personas que trabajan dentro de la industria, han podido mapear las exportaciones de soja desde los puertos brasile帽os. Tambi茅n c贸mo estas acaban sirviendo de base para los productores de pienso animal y las granjas porcinas hasta llegar a las estanter铆as de los supermercados. Solo en 2018, el 59% de las importaciones de Cargill y Bunge proven铆an de Brasil. Otro informe reciente de la Rainforest Foundation Norway aseguraba que estas compa帽铆as s贸lo hab铆an implementado medidas parciales para reducir la deforestaci贸n.

Desde Carro de Combate aseguran que la soja procesada por ambas empresas es vendida a productores de pienso como Nanta, Piensos Sol, Cefusa (parte del Grupo Fuertes 鈥 El Pozo), bon脌rea o Vall Companys. Un alimento para ganado porcino que, en ocasiones, utilizan estas propias compa帽铆as, que cuentan con una divisi贸n de engorde. Es el caso de Nanta, que produce porcino a trav茅s de Inga Foods; el Grupo Fuertes, propietaria de Cefusa y El Pozo; el Grupo Alimentario Guissona, al que pertenecen las tiendas bon脌rea; y Vall Companys, que hace Patel y suministra a Campofr铆o. Esta 煤ltima, que adem谩s de la marca Campofr铆o es due帽a de Navidul y Revilla, no tiene producci贸n de piensos propia.

Laura Villadiego, una de las investigadoras de Carro de Combate, asegura que Cargill y Bunge 鈥han sido denunciadas en repetidas ocasiones por no atajar el problema de deforestaci贸n en su cadena de suministro en Brasil鈥 y que al comprarles esta materia 鈥渓as empresas espa帽olas est谩n importando esa deforestaci贸n hasta nuestros platos鈥.

Nuevas leyes insuficientes

Una nueva legislaci贸n europea propuesta prohibir谩 la entrada en Europa de ciertas materias primas relacionadas con la deforestaci贸n. Sin embargo, en ella no se incluir谩 la soja de El Cerrado, una de las sabanas m谩s importantes a nivel global, puesto que la norma solo afectar铆a a bosque tropicales. El Cerrado alberga un 5% del total de especies en el mundo, es un importante sumidero de carbono y es fuente de 8 de los 12 r铆os brasile帽os. 芦Sin embargo, est谩 siendo destruido a una tasa mayor que la de la Amazon铆a y podr铆a colapsar en 30 a帽os si la agricultura contin煤a su expansi贸n a la misma velocidad鈥, explican en el informe.  

Otra de las investigadoras, Brenda Ch谩vez, sostiene que 鈥渓a falta de transparencia en la industria deja a los consumidores en Espa帽a ante un vac铆o de informaci贸n sobre si sus compras est谩n o no relacionadas con deforestaci贸n. Nuevas regulaciones, como la directiva sobre deforestaci贸n, no van a cambiar esta situaci贸n si la industria no es m谩s abierta y permite la trazabilidad de su soja a trav茅s de su cadena de suministro鈥.

Dinero europeo

Entre los hallazgos de este trabajo tambi茅n destaca que varias empresas c谩rnicas conectadas con la soja de El Cerrado se benefician de fondos europeos. Un ox铆moron si se tiene en cuenta que estos est谩n destinados, en parte, a promover una agricultura m谩s sostenible y a la reducci贸n de emisiones en el sector agroalimentario.

Se trata de 21 empresas entre las que se incluye a Campofr铆o, Vall Companys y el Grupo Fuertes, y que han presentado un proyecto para captar m谩s de 5.000 millones de euros de los Fondos Next Generation con el objetivo de transformar el sector c谩rnico, incluyendo una mejora en la sostenibilidad y la reducci贸n de emisiones.




Fuente: Lamarea.com