March 2, 2021
De parte de Contrainformacion Anarquista
416 puntos de vista


Recibido por correo electrónico.

Somos una asamblea anarcotransfeminista de Madrid con el objetivo de
organizar unas jornadas anticarcelarias transfeministas los días 5 y 6
de marzo y una marcha al CIS Victoria Kent el 7 de marzo de 2021.
Luchamos por una sociedad horizontal y libre de toda explotación y
dominación por lo que estamos en contra de todas las opresiones (clase,
género, raza, capacidad, especie,…). Nuestra pretensión con estas
jornadas es promover la involucración del transfeminismo en la lucha
anticarcelaria y profundizar en el discurso y la práctica
antipunitivista desde una perspectiva anarquista y transfeminista.
Hemos convocado la marcha y las jornadas en el contexto de la lucha
transfeminista para dar voz a todas las personas que también viven la
opresión de género y no pueden salir a la calle porque están presas.
El sistema penitenciario, las cárceles (como instituciones que imponen
el encierro) y los cuerpos represivos son el pilar básico del sistema
capitalista y el mayor instrumento represivo del Estado. Solo sirven
para alejar de la sociedad lo que molesta y lo que no sirve al sistema
capitalista: la pobreza, la disidencia, la subversión… y ocultar así
la violencia del sistema injusto en el vivimos. Quienes llenan las
cárceles son las personas pobres, las migrantes y las que se rebelan
contra este sistema o simplemente no son reconocidas por este. Estas
personas son sometidas a un fuerte racismo institucional, a la violencia
y persecución policial fuera de las cárceles y a vejaciones, torturas y
graves desatendimientos de sus necesidades básicas en el interior de
éstas. Mientras, el Estado nos vende una imagen democrática y
reinsertadora de esta institucionalización del castigo y la tortura.
Si ya de por sí la cárcel es un lugar cruel y devastador para el ser
humano, las mujeres viven una triple condena: además de la
penitenciaria, la social y personal. La social porque a las mujeres no
se nos permite desobedecer y no ejercer los cuidados que la sociedad nos
impone y la personal por el autocastigo de la culpa que esto genera.
También viven la soledad si no tienen a otras mujeres que las sostengan.
Aún  más castigo y violencia tienen que vivir las mujeres trans presas,
a las que no se les reconoce su identidad de género y tienen que estar
peleando para poder estar en una cárcel o modulo de mujeres. Teniendo
siempre que cargar con la violencia de que sea el Estado quien impone
los criterios de «válidez» de su identidad. Además de la  negación de
tratamientos hormonales y de salud y el acoso al que están sometidas
continuamente.
Tampoco olvidamos a nuestrxs compañerxs recluidxs en CIES, zoos, circos,
instituciones psiquiátricas y centros de menores. El encierro se
extiende como forma de control y represión sobre todos aquellos cuerpos
cuya autonomía es incompatible con el sistema.
La cárcel es la herramienta que permite al Estado infundir miedo en la
población y a la vez mostrarse como su único salvador. Implica el
señalamiento de unos supuestos «enemigos», construidos a través de los
medios de comunicación como asesinos, violadores y corruptos.  En
nuestra lucha por acabar con el heteropatriarcado y todas su
representaciones, nos oponemos con rabia a las asimilaciones interesadas
de nuestro discurso por este sistema al que combatimos. No queremos
justificar la formación de todo un aparato represivo y que se
instrumentalice la violencia que vivimos para fortalecer el sistema
judicial y penitenciario, invisibilizando así nuestras luchas y las de
las que nos antecedieron. Queremos un mundo horizontal en el que podamos
resolver de forma autónoma nuestros conflictos abandonando el paradigma
del  castigo y  profundizar en los discursos y las prácticas del
transfeminismo antipunitivista totalmente imcompatible con el sistema
judicial y penitenciario actual que perpetua un sistema clasista y
racista.
Para nosotras esta es una lucha cotidiana, sin embargo, nos parece
importante unirnos los días 5, 6 y 7 de marzo simbólicamente para
solidarizarnos de forma activa con las personas que más sufren la
violencia y represión del sistema. Queremos visibilizar las vivencias de
las personas presas, especialmente las eternamente silenciadas: las de
las personas no blancas, no europeas, no cis, no hombres, no
heterosexuales, discas, locas, no humanxs.
Por todo esto, os invitamos a participar en la marcha que será no mixta
(sin tipos cis heteros) al igual que las jornadas porque queremos
visibilizarnos y estar ahí con y para nosotres. Nos gustaría juntarnos y
encontrar alianzas para fortalecernos y generar un  transfeminismo
antipunitivista y anticarcelario fuerte y combativo.
Para cualquier cosa, puedes contactarnos en el correo
marzoanticarcelario@riseup.net

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES! ¡HASTA QUE TODA JAULA QUEDE VACÍA!
¡POR UN TRANSFEMINISMO COMBATIVO Y ANTICARCELARIO!

<!–

–>




Fuente: Contramadriz.espivblogs.net