November 30, 2021
De parte de SAS Madrid
306 puntos de vista


Oliva Hernández tiene 86 años, algunos problemas de movilidad y aún espera su dosis de refuerzo contra el COVID-19. Los mayores de 70 años se la pueden poner desde el pasado 25 de octubre en su centro de salud, pero solo si aceptan inocularse a la vez la de la gripe. No es su caso. “Nunca me vacuno de gripe porque he cogido dos en toda mi vida”, dice al teléfono. Ese razonamiento no convenció al personal de su ambulatorio, el de Los Alpes, en el distrito de San Blas, que -según asegura- le respondieron que hasta que no terminen con los de la gripe, no empezarán con los que quieren solo la del COVID. En otras Comunidades Autónomas no funciona así. De hecho, la hermana de Oliva, once años más joven, y que tampoco ha querido vacunarse contra la gripe, ya ha recibido en su centro de salud de Castilla y León su pinchazo de recuerdo.

La Consejería de Sanidad, a través de sus portavoces, no explica si esta decisión tiene una justificación técnica, solo que “la prioridad es la gripe”. “A partir del 15 de diciembre, los mayores de 70 años tienen la opción de solicitar cita para vacunarse exclusivamente de la dosis de refuerzo del COVID en los centros de salud de la Comunidad de Madrid”, explican esas fuentes.

En la práctica esto supone un incentivo para aquellos mayores que quieren, o no les importa, vacunarse también contra la gripe. Ellos pueden acceder siete semanas antes a la dosis de recuerdo contra el SARS-CoV-2 que el resto de la población de su edad a las puertas de una época de reuniones familiares, como la Navidad. Una ventaja que se ha reforzado en el contexto epidemiológico actual, en el que crece la incidencia acumulada y también la incertidumbre por la irrupción de la variante ómicron.

Esa persuasión ha funcionado en el caso de Oliva, que al final ha accedido a regañadientes a ponerse las dos fórmulas. “Con este panorama que hay, y la Navidad encima, al final me vacunaré de la gripe”, confiesa. Su nuera ya le ha pedido cita para el 9 de diciembre. La diferencia es sustancial porque la anterior, solo para la dosis de refuerzo, la tenía el 22 de diciembre, dos días antes de Nochebuena, cuando planea reunirse con sus hijos y nietos.

La presión de llegar con las defensas en plena forma a los eventos navideños está detrás de muchos de los peregrinajes que están haciendo muchos mayores en estos últimos días, en los que han vuelto las colas a algunos puntos de vacunación. Es el caso del WeZink Center. Allí nos encontramos el 23 de noviembre a María Luisa en la fila para población sin cita. “He venido porque en el centro de salud me dijeron que estaban poniendo las dos juntas y que, si no, tenía que esperar hasta diciembre”, le dijo ese día a Minerva Marcos esta mujer, que asegura que “nunca” se vacuna contra la gripe.

No es el único mayor de 70 años que se ha visto abocado a acudir a este dispositivo, concebido en realidad para los rezagados que aún no se han vacunado y no para aquellos a los que les niegan la dosis de refuerzo en su centro de salud. Es lo que le pasó a Miguel Ángel Gila en su ambulatorio de Comillas, en el distrito de Carabanchel: “Me dijeron que me tengo que vacunar de las dos y yo de la gripe no quiero, así que me han obligado a venir aquí”, espeta molesto.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, presentó el dispositivo de vacunación contra la gripe y la dosis de recuerdo para mayores de 70 años el pasado 19 de octubre. Lo hizo acompañado por la cúpula de Salud Pública. Estaban allí también el viceconsejero, Antonio Zapatero; y la directora general, Elena Andradas. Ninguno de los tres explicó entonces esta circunstancia. Solo Andradas dijo que el 15 de diciembre se abriría una “agenda específica” en Atención Primaria para los mayores de 70 años, pero que “no hayan recibido la dosis de refuerzo porque no han cumplido los seis meses de la pauta de vacunación completa”. Ni una palabra sobre quienes rechazaran el pinchazo contra la gripe.

La recomendación de administrar una dosis de recuerdo a los mayores de 70 años se incluyó en la novena revisión de la estrategia de vacunación del Ministerio de Sanidad, publicada el 2 de noviembre. En esa versión aún no aparece aconsejada para el personal sanitario o a la población general entre 60 y 69, que se aprobó la semana pasada. En cambio, según anunció el propio consejero Ruiz Escudero, esta semana empezarán a reforzar la inmunidad de la plantilla de hospitales y centros de salud, cuando aún hay septuagenarios a los que se les está negando.

Es el caso también de Michele Janol. Su hija la tuvo que llevar hasta el Colegio de Médicos de Madrid, otro de los puntos donde los madrileños pueden acudir a vacunarse sin cita previa. “He esperado dos horas, pero es el único lugar que he encontrado en el que me vacunaban sin obligarme a ponerme la de la gripe”, cuenta con su acento francés. Esta mujer, de 73 años, lo intentó en su centro de salud, el de Pozuelo-Estación, en Pozuelo de Alarcón, pero sin éxito. “Es lo que hay”, asegura que le dijo su enfermera habitual.

Una sanitaria de un centro de salud, que prefiere no aparecer identificada en esta información, confirma que a los pacientes “se les dice que solo pueden recibir la vacuna contra el COVID, si se les pone gripe y COVID”. Son instrucciones -añade- que los profesionales no reciben por escrito. “Se insta verbalmente a no ofrecer la vacuna COVID, mientras que se nos pide que hagamos captación proactiva para la gripe”, detalla esta profesional.

“Está población ya está protegida con las dosis anteriores, y por lo tanto, se dispone de tiempo suficiente durante las próximas semanas para su inmunización progresiva”, explica un portavoz de la Consejería de Sanidad. En total, se han administrado 953.447 dosis de la vacuna contra la gripe, desde que comenzó la campaña hace poco más de un mes, de las que 639.811 corresponden a personas mayores de 65 años, según los datos que facilita una de sus portavoces. Además, 481.283 madrileños de 70 años o más han recibido la dosis de refuerzo contra el coronavirus.

Enlace relacionado CadenaSer.com (30/11/2021).




Fuente: Sasmadrid.org