March 18, 2021
De parte de Indymedia Argentina
390 puntos de vista


Mil polic铆as, carros de asalto, patrulleros, uniformes de combate y escudos. Todo para buscar a una nena que se llev贸 un hombre con un retraso, que no comprend铆a qu茅 pasaba a su alrededor y se mov铆a de ac谩 para all谩 en bicicleta con Maia con una libertad desmesurada. La encontraron a los tres d铆as. A煤n cuando el hombre parec铆a actuar para que lo encontraran. Si el secuestrador ten铆a intenciones de matar, la nena estaba condenada. El estado que no la vio nunca, flaquita, m铆nima, siete a帽os, viviendo en la calle en Lugano, esa panza del sur que nunca parece ser caba, ese estado que no la vio nunca desgarbada y hambrienta con su madre bajo los puentes, la descubre tard铆simo, pone a la polic铆a en la calle pero 24 horas despu茅s porque antes no se puede buscar a una ni帽a a la que se llevaron desde la marginalidad con la promesa de bicicleta nueva.

Por Silvana Melo.

El estado que no la vio cuando la madre estragada por el consumo recorr铆a las calles tir谩ndose a dormir de d铆a para estar alerta de noche y salvar la vida poblada por el hambre, el desamparo, la intemperie total, no s贸lo del cuerpo. Y Maia ah铆, con su rumbito puesto por una madre en desquicio y un estado que no las vio nunca, que les pas贸 al lado y las mir贸 pero no las vio nunca, mientras se constru铆an a su alrededor los v铆nculos de los m谩rgenes, donde alguien puede acercarse y llevarse a una nena con el consentimiento inerte de su madre. No las vio nunca. Y puso a disposici贸n de una vida peque帽ita, perdida entre millones, al brazo armado del sistema con la actuaci贸n estelar de Berni y Santilli, pero tres d铆as despu茅s. Si hab铆a un asesino la nena estaba muerta. Como tantas antes.

Maia es parte de los casi 900 ni帽os que viven en la calle en la ciudad de Buenos Aires, seg煤n los n煤meros de 2019 (*). En la joya del ombligo de esta tierra, donde el sur casi se desprende para formar parte del conurbano, que le es m谩s af铆n que esa ciudad altiva.

Maia tuvo su d铆a de celebridad cuando todos los medios la descubrieron, cuando el estado la tuvo que ver, cuando todos pensaban con qu茅 cara iban a salir para anunciar la tragedia. Porque siempre a las nenas las matan. Y el estado las ve cuando hay que enterrarlas.

Pero Maia vivi贸. Qui茅n sabe por qu茅 milagro Maia sobrevivi贸 a una desgracia encadenada, atada fatalmente a su vida de ni帽a en desamparo, en soledad maldita, desguazada la vida por un presente inabarcable y un futuro que no promete activarse en modo generoso para su camino.

Maia forma parte de los 900 ni帽os en la calle en Caba, de los ocho millones y medio de ni帽os pobres en el pa铆s. De los siete de cada diez que no desvelan a la sociedad ni a las dirigencias atentas a su propio ombligo, a su propio calendario electoral, al sistema que les permite sobrevivir a todo.

La infancia deportada de esta vida no est谩 en sus agendas ni en sus consignas. Y hoy tiene la cara de Maia.

(*) El segundo censo popular de 2019 estuvo a cargo de numerosas organizaciones sociales, entre ellas la Defensor铆a del Pueblo de la Capital Federal, Asociaci贸n Civil por la Igualdad y la Justicia, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Ministerio P煤blico de la Defensa porte帽o, y Proyecto 7. Gente en situaci贸n de calle. Hoy, en pandemia, qui茅n sabe a qu茅 n煤mero se dispar贸.

Fuente: https://www.pelotadetrapo.org.ar/2013-09-05-12-30-19/2021/5836-maia-viva-por-milagro-la-infancia-deportada-2.html




Fuente: Argentina.indymedia.org