November 15, 2020
De parte de La Haine
194 puntos de vista
15/11/2020 :: Madrid
x Jose Lav铆n
Hace 28 a帽os que se reconoci贸 por primera vez un asesinato racista como delito de odio. Sin embargo, muy lejos estamos de haber acabado con el racismo institucional.

Hace 28 a帽os que se reconoci贸 por primera vez un asesinato racista como delito de odio. Sin embargo, muy lejos estamos de haber acabado con el racismo institucional. Mientras la extrema derecha enarbola el odio, el gobierno lo materializa: construye nuevos CIEs, represi贸n en Ceuta y Melilla, no regulariza a los temporeros y deja ahogarse a los inmigrantes.

Lucrecia P茅rez, una mujer dominicana, fue asesinada a tiros en Madrid a manos de un guardia civil con la ayuda de tres menores. Todos ellos pertenec铆an a un grupo neonazi. La conmoci贸n y rabia de la comunidad dominicana y gran parte de la sociedad civil sent贸 las bases para que las instituciones, siempre reacias a reconocer el racismo estructural, reconocieran el asesinato como el primer crimen de odio racista.

1992. El 13 de noviembre, el guardia civil Luis Merino P茅rez, de 25 a帽os, encapuchado y acompa帽ado por los menores Felipe Carlos Mart铆n, V铆ctor Juli谩n Flores y Javier Qu铆lez, de 16 a帽os, salieron a la calle para participar de una 鈥渃acer铆a de inmigrantes鈥 organizada por la extrema derecha. A las 21.00 irrumpieron a tiros entre las ruinas de la discoteca Four Roses, en Aravaca, donde se refugiaban personas de origen dominicano sin hogar. Una de las personas heridas de gravedad, Lucrecia P茅rez, ser铆a quien perder铆a la vida.

El crimen conmocion贸 a la comunidad dominicana, pero no sorprendi贸: 鈥渟e ven铆a venir鈥, responder铆an a los periodistas las mujeres dominicanas de Aravaca. Durante los noventa el racismo orgulloso de los grupos de extrema derecha tuvo su m谩xima expresi贸n en miles de asesinatos a personas migrantes. El 1 de noviembre, 12 d铆as antes del crimen, la Polic铆a Municipal cargaba brutalmente contra los dominicanos que todas las tardes se reun铆an en la plaza-parque de Aravaca.

Y es que, a d铆a de hoy, es m谩s urgente que nunca recordar que el racismo de la extrema derecha nunca cae como rayo en cielo sereno, entonces (y ahora) era alimentado por el racismo institucional presente en el actuar de la polic铆a, el gobierno y la justicia. Eran frecuentes las cargas policiales y detenciones. La polic铆a actuaba con la tranquilidad de saberse amparada por los medios de comunicaci贸n. Prensa y televisi贸n garantizaban, no solo el lavado de cara de las autoridades, sino el clima de crispaci贸n necesario que acompa帽aba al estigma y la caricaturizaci贸n de los migrantes. Latinos, marroqu铆es y afros eran descritos como un problema de orden p煤blico, molestos en las plazas.

El Ministerio de Igualdad realiz贸 esta ma帽ana un minuto de silencio en recuerdo de Lucrecia P茅rez. Es bajo esta perspectiva que los actos del Ministerio de Igualdad adquieren otro significado. Un acto simb贸lico del mismo gobierno que, hace unos d铆as, anunciaba un incremento en la partida presupuestaria destinada a la construcci贸n de nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), o refuerza las fronteras ante la crisis de refugiados y mira para otro lado ante incremento de los naufragios en el mediterr谩neo. Un gobierno con doble cara que en lo simb贸lico y discursivo dice defender a todos, 鈥渘o dejar a nadie atr谩s鈥, y en los hechos, tiene unas pol铆ticas indistinguibles respecto de otros gobiernos europeos de derechas. El erario p煤blico es generoso con las fuerzas represivas. El Ministerio de Igualdad con los lavados de cara.

De este modo, hace una semana el gobierno afirmaba que los CIE son 鈥渘ecesarios鈥 ya que suponen el 煤nico medio para 鈥済arantizar y materializar鈥 la no acogida de los inmigrantes y solicitantes de asilo. As铆 lo contempla el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 2021. De este modo, se planea la construcci贸n de nuevos CIEs en Algeciras, Madrid y M谩laga.

No es casualidad, siguiendo esta pol铆tica, que el Mediterr谩neo se haya convertido en los 煤ltimos a帽os en un cruel escenario donde m谩s de 20 mil personas han fallecido desde el 2014. Varias ONGs as铆 lo denuncian, como el Open Arms. Estas personas, procedentes de 脕frica y Medio Oriente, de pa铆ses que son generalmente sometidos y saqueados por las potencias europeas, intentan escapar hacia Europa con el objetivo de conseguir lo m铆nimo para subsistir con sus familias. Frente esta realidad la respuesta del gobierno 鈥減rogresista鈥, lejos de intentar garantizar los derechos b谩sicos, es el cada vez mayor endurecimiento de sus pol铆ticas xen贸fobas y antiinmigrantes. En este punto, el blindaje de las fronteras a quienes huyen de la guerra y el hambre es inseparable de esta crisis humanitaria.

Los delitos de odio en los noventa fueron demasiado evidentes como para que el Estado pudiera continuar mirando para otro lado. La respuesta institucional a estos delitos cambi贸 en algunos aspectos en el a帽o 2014, fruto del descontento social con el actuar de la justicia y las fuerzas represivas. Nuevas reformas hubo en el a帽o 2015. Sin embargo, estos cr铆menes siguen sucediendo. No es casualidad que, en el recuerdo al 28 aniversario del asesinato de Lucrecia, numerosos colectivos de personas migrantes y antirracistas exijan la derogaci贸n de la Ley de Extranjer铆a, el cierre de CIEs, la despenalizaci贸n de la venta ambulante de los manteros, el fin de las devoluciones en caliente o de las 鈥渞edadas鈥 de identificaciones racistas de la polic铆a. Este viernes 13 de noviembre volvemos a las calles: Lucrecia P茅rez, 隆siempre presente!

http://www.izquierdadiario.es/Manifestacion-en-homenaje-a-Lucrecia-Perez-el-racismo-institucional-sigue-intacto-y-se-profundiza




Fuente: Madrid.lahaine.org