July 12, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
347 puntos de vista


La semana pasada, el pleno del Consejo de ministros dio el  visto bueno al acuerdo alcanzado en la Mesa de Diálogo Social. Ahora, el próximo paso es que el Congreso le dé el visto bueno, si es posible para finales de año, de tal  modo que el acuerdo se puedas aplicar desde inicios del 2022.

Hace más de una semana, el movimiento de pensionistas de Euskal Herria, junto al grueso de las plataformas de pensionistas que se están movilizando del resto de los Pueblos del Estado, mandamos una carta al presidente del Gobierno, Sr. Pedro Sánchez, para tener una entrevista e interlocución directa con él y plantearle una rectificación de ese acuerdo y que sean atendidas nuestras demandas. A día de hoy no hemos tenido ninguna respuesta, por lo que nos veremos obligados a tomar nuevas iniciativas para que nos escuche a quienes somos afectados directamente por ese acuerdo.

Con estas manifestaciones el Movimiento de pensionistas de Euskal Herria denuncia que desde hace muchos meses, el Sr. Escrivá, quien como ministro de la Seguridad Social debería defender un sistema público y solvente de la seguridad social, que garantice unas pensiones públicas y dignas, no ha hecho más que convertirse en el adalid de propuestas de recortes cada vez más duras.

Las declaraciones que hizo el mismo día de la firma del acuerdo de la reforma de las pensiones en la Moncloa, entre el Gobierno, las patronales y CCOO y UGT, fueron mucho más lejos de lo que -por el momento- habían acordado, viéndose obligados ambos sindicatos a criticarlas.

Manifestó que las generaciones del “Baby Boom” (nacidas entre la segunda mitad de los 50 y la década del 70 del siglo pasado y que comenzarán a jubilarse a partir del 2024) “probablemente tendrán que ver recortadas sus pensiones, o prolongar su pase a la jubilación, para que no pierdan tanto, todo ello para que los déficits de la seguridad social no sean muy grandes y difíciles de soportar”.

Días más tarde se “retractó” de esas declaraciones. Pero continúa argumentando que “no podemos dejar en manos de las y los jóvenes, el sacrificio que tendrían que hacer con sus cotizaciones para poder sostener la caja de la seguridad social y del conjunto de las pensiones a mantener”. ¡Hay que tener cara para plantear demagógicamente este argumento!

Por otro lado, considera imprescindible la aplicación del factor de equidad intergeneracional, en “sustitución” del factor de sostenibilidad, claro está, para castigar las pensiones. Estos últimos días ha declarado que “quizás” no sea necesario establecerlo. Pero en el acuerdo firmado está recogido que para el 15 de noviembre de este año tratarán de que ese factor esté definido y consensuado y que, en cualquier caso, entrará en vigor en el 2027 de la mano del gobierno.

Share



Fuente: Cgt-lkn.org