February 19, 2021
De parte de La Haine
277 puntos de vista


De un tiempo a esta parte los periodistas de los grandes medios de comunicación están tratando de imponer un mensaje victimista, insistiendo en que sólo hacen su trabajo, que nadie les obliga a informar con una determinada línea ideológica, que no reciben llamadas telefónicas de nadie, que ellos informan lo que ven, que no es justo que se les grite “televisión manipulación” o que en determinadas protestas se les impida ejercer su derecho a informar.

Sin embargo, después de 3 noches consecutivas de lucha tras el encarcelamiento de Pablo Hasél las contradicciones son evidentes.

En primer lugar, el porcentaje de tiempo dedicado a descalificar la violencia de los manifestantes comparado con la violencia de la policía es descabellado. Ya no sólo es que se da por aceptada y validada la violencia de los antidisturbios (de hecho para los medios eso no es ni violencia) es que además el lenguaje que acompaña a las noticias es notablemente parcial. En segundo lugar, el tipo de imágenes que se emiten tampoco son imparciales. Son meticulosos y detallistas para describir paso a paso la “organización” y la “virulencia” con la que actúan los manifestantes, mientras que la actuación de los antidisturbios es descrita por encima desde el marco de que actúan con lógica y hacen lo que pueden, casi desde la compasividad. Cuando es público y notorio que la organización de la policía para actuar con virulencia es mucho mayor porque está además financiada para ello por el estado.

En todo caso uno de los peores ejemplos de parcialidad lo vivimos en las noticias de telecinco de ayer por la noche. El martes una mujer perdió un ojo por una pelota de goma disparada por los agentes de la Brigada Mòbil (Brimo) de los Mossos d’Esquadra en la Vía Augusta de Barcelona. La noticia ha corrido como la pólvora por lo que no contarlo sería impropio de un medio de comunicación serio. Asi que lo contaron. ¿Cómo?

La secuencia de Telecinco

  1. Se dan varias noticias sobre los disturbios de los manifestantes.
  2. Se emite una noticia previa a la de la mujer herida, nuevamente sobre disturbios. Madrid, Valencia y Barcelona.
  3. A continuación Piqueras introduce una nueva noticia sobre disturbios, en la que va a aparecer la mujer herida en un ojo, de la siguiente manera:

    Piqueras. “Los disturbios de esta noche son la continuación de los que se registraron ayer, y también anteayer en Barcelona, el grado de violencia alcanzado ayer en la capital catalana recuerdan desde luego los peores días tras la sentencia del procés”.

    Entra la noticia con imagenés.
    Voz del locutor de fondo:
    Preparan el escenario de la batalla por segunda noche consecutiva. Arman barricadas frente a la policía y esta es la respuesta” (imagen de un manifestante aislado arrojando un objeto de grandes dimensiones a la línea de furgones).
    “Intervienen los mossos y se disgrega la protesta en múltiples grupos. Se desata la violencia. Lanzamiento de piedras y botellas. Destrucción de propiedades y de mobiliario urbano. Otra noche de contenedores en llamas. Los grupos violentos no paran de moverse. En algunos puntos los agentes son atacados de forma implacable. Llueven los adoquines, lanzamiento de objetos, hasta el punto de tener que retroceder. Envalentonados, los encapuchados persiguen los furgones hasta romper un retrovisor.
    Los mossos se defienden disparando bolas de foam.

    (Imagen de la mujer herida en el ojo)
    La policía catalana ha abierto una investigación por la mujer que perdió un ojo en la manifestación del martes, supuestamente por el impacto de uno de estos proyectiles.
    (imagen de encapuchados detenidos) En total 33 detenidos y 12 heridos en Cataluña. Porque también hubo protestas en Lleida. Arrancaron la manifestación en la cárcel y acabó de noche con incidentes”.

  4. Piqueras aparece de nuevo en pantalla dando otra noticia más sobre los disturbios de los manifestantes.

    Piqueras. “Y podría parecer que estas actitudes violentas no son espontáneas sino que son que están planificadas, preparadas por los radicales. La polícía nacional comprobó que muchos de ellos que se citaron en Madrid portaban instrumentos para arrancar los adoquines del suelo y el delegado del gobierno en la ciudad duda de que estuvieran realmente movilizados sólo por la libertad de expresión”.

La reconstrucción de los hechos que hace telecinco es sorprendente. Inmediatamente antes de emitir la imagen de la mujer herida en un ojo se subraya que los mossos fueron “atacados implacablemente” y debido a eso “se defendieron”. ¿Eso no debería decidirlo un juez en vez de un periodista? Y sin embargo, la herida en el ojo fue “supuestamente” por una pelota de goma. Y la imagen se encadena con un cambio de tema inmediato sobre más incidentes en otros lugares.

Asunto resuelto. La noticia ha sido emitida. Se ha perdido en medio de un montón de imágenes que pareciera que justifican que haya sucedido eso pero no importa. Nadie, se supone, les podrá acusar de ocultar información. Y efectivamente no la han ocultado, sólo la han manipulado. Porque a informar parcialmente se le llama manipular la realidad.

Otras cosas sí las ocultaron directamente. Como el antidisturbios que llama “puta” a una chica en los aledaños de la Puerta del Sol de Madrid y después la muele a palos gratuitamente a ella y a su grupo de amigas con varios agentes. O las agresiones en comisaría denunciadas por la abogada de dos detenidos. O las imágenes del reguero de heridos que han ido dejando en cada una de las ciudades. O quizá eso no lo emitieron porque no lo consideraron relevante. Lo mismo da. El caso es que la postura victimista de los periodistas de los grandes medios queda evidenciado que no tiene ningún recorrido. Los medios cumplen un rol en la lucha de clases. No siempre, no en todas las noticias, sino especialmente en las noticias que tienen relación con la lucha de clases. Es decir, en las noticias donde no existe la objetividad en términos absolutos, porque no se puede explicar una realidad desde la subjetividad del opresor y el oprimido al mismo tiempo. Hay noticias donde la realidad nos empuja a posicionarnos.

Especial para La Haine




Fuente: Lahaine.org