April 15, 2021
De parte de CGT-LKN Euskal Herria
212 puntos de vista


Han pasado 135 a帽os desde que un grupo de sindicalistas fueron ejecutados en Estados Unidos por
defender sus derechos como trabajadores y trabajadoras, luchando por la reducci贸n de la jornada
laboral de 16 a 8 horas.
Desde entonces, el 1 de mayo se ha convertido en un hito para la clase trabajadora y sus
organizaciones, una fecha festiva de homenaje a los 鈥淢谩rtires de Chicago鈥, para mantener viva la
llama de su enorme legado, pero tambi茅n de reivindicaci贸n y pelea por defender y seguir avanzando
en la consecuci贸n de derechos sociales y laborales.
Hoy salimos a la calle para continuar denunciando las enormes cifras de pobreza y desempleo, la
precarizaci贸n de las condiciones laborales, el expolio de lo p煤blico y la vulneraci贸n de las libertades
fundamentales, algo que se viene agravando con la actual crisis pand茅mica que nos est谩 tocando
vivir.
Reivindicamos la inmediata derogaci贸n de las dos 煤ltimas reformas laborales, tanto del PP como del
PSOE, ambas encaminadas a empoderar cada vez m谩s a la clase empresarial en detrimento de la
mayor铆a social trabajadora: despido barato, abuso de la temporalidad, flexibilidad a la carta,
descuelgue salarial, individualizaci贸n de las relaciones laborales en detrimento de la negociaci贸n
colectiva, prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial, subcontrataci贸n, etc.
Pretenden que nos conformemos con la simple supresi贸n de los aspectos m谩s lesivos de la reforma
laboral del PP. Con su cambio de parecer, el Gobierno autodenominado 鈥渕谩s progresista de la
historia鈥 vuelve a sucumbir ante la intransigencia de la patronal, las 鈥渞ecomendaciones鈥 de la
Comisi贸n europea y la pusilanimidad de los sindicatos mayoritarios, estos 煤ltimos instalados desde
hace muchos a帽os en la comodidad del sill贸n de la institucionalizaci贸n y la subvenci贸n.
Exigimos el cumplimiento de la Ley de Prevenci贸n de Riesgos Laborales por parte de las empresas y
un estricto control de su cumplimiento por parte de la autoridad laboral, la supresi贸n del control de
nuestra salud por parte de las mutuas patronales, el fin de la subcontrataci贸n y de las empresas de
trabajo temporal, as铆 como una formaci贸n homologada y adecuada para el puesto de trabajo. No es
de recibo que, en el caso de Euskal Herria y en pleno siglo XXI, los datos de siniestralidad laboral
sean cada vez peores (53 muertes laborales s贸lo en 2020), en la mayor铆a de los casos debido a
negligencias cometidas por las propias empresas. Nuestra salud y seguridad est谩n por encima de
sus suculentos beneficios.
No nos olvidamos de la pobreza, el desempleo, la desigualdad y la brecha salarial que sufren sobre
todo las personas j贸venes e inmigrantes, y especialmente las mujeres. Para combatirlo, abogamos
por el reparto del trabajo y de la riqueza, y por una Renta B谩sica de las Iguales (RBIS) que garantice
unas condiciones de vida dignas para todas las personas, as铆 como por un sistema educativo que
fomente la igualdad de oportunidades, el reparto de los trabajos de cuidados entre hombres y
mujeres y su revalorizaci贸n de cara a la sociedad. Desde las organizaciones sindicales hacemos
nuestra la lucha del movimiento feminista frente el heteropatriarcado, por una sociedad de mujeres
y hombres libres e iguales.
Igualmente hacemos nuestra la lucha del movimiento pensionista, en defensa de un sistema p煤blico
de pensiones que, con vistas al presente y al futuro, sea cofinanciado con cargo a los impuestos,
jubile a nuestros mayores a una edad digna, garantice la revalorizaci贸n de las pensiones conforme al
IPC, no penalice m谩s la jubilaci贸n anticipada y elimine el factor de sostenibilidad. Por un descanso
digno y merecido para nuestros mayores y por un trabajo garantizado, estable y de calidad para
nuestros j贸venes. No a las recomendaciones del Pacto de Toledo y al negocio de bancos,
aseguradoras y fondos de inversi贸n a costa de nuestra jubilaci贸n.
En la misma l铆nea, frente a la l贸gica mercantilista y privatizadora de los mercados, seguiremos
defendiendo una educaci贸n y sanidad p煤blicas, dignas, universales y de calidad, as铆 como lanacionalizaci贸n y gesti贸n p煤blica de los sectores estrat茅gicos (transporte, banca, energ铆a, agua,
telecomunicaciones, etc). Porque el bienestar de las personas est谩 por encima de los intereses de las
grandes corporaciones.
No podemos perder de vista la grave amenaza que supone para nuestros derechos la Ley Mordaza,
que condena a las clases humildes, y en especial a los colectivos m谩s vulnerables, a sufrir en silencio
los estragos de la pobreza, el desempleo, la desigualdad, la precariedad y la exclusi贸n social, sin
derecho a r茅plica y criminaliz谩ndolas por ello.
Por 煤ltimo, no bajemos la guardia ante el auge del fascismo, que alimentado por el miedo, la
desesperanza y la desinformaci贸n, avanza imparable sembrando odio e incertidumbre y tratando de
minar todos y cada uno de los derechos sociales y laborales logrados con much铆simo esfuerzo, dolor
y sacrificio. No permitamos que la historia se repita. Est谩 vez no pasar谩n.
POR TODO ELLO, FRENTE A LA PRECARIZACI脫N DE LAS CONDICIONES DE VIDA Y TRABAJO,
LA MERCANTILIZACI脫N DE LO P脷BLICO Y LA AMENAZA CONTRA LAS LIBERTADES
FUNDAMENTALES

 

UNIDAD, SOLIDARIDAD Y LUCHA OBRERA
隆RECUPEREMOS LAS CALLES!

.pf-button.pf-button-excerpt { display: none; }

Share



Fuente: Cgt-lkn.org