October 9, 2021
De parte de CGT-LKN Araba
323 puntos de vista


Durante los 煤ltimos a帽os 脕lava ha estado sufriendo diversos ataques en forma de macroproyectos industriales como:

  • Centrales e贸licas en los cordales monta帽osos del territorio, donde se mantienen los ecosistemas m谩s ricos y biodiversos, y cuya fragmentaci贸n e industrializaci贸n supondr铆a tanto la p茅rdida de especies animales y vegetales como de superficie natural. Estos ecosistemas est谩n ya protegidos por diferentes figuras medioambientales que subrayan su alto valor (corredor ecol贸gico, plan de gesti贸n de necr贸fagas, reintroducci贸n del 谩guila de Bonelli), y son zonas ya excluidas por la propia Diputaci贸n Foral para la instalaci贸n de estas infraestructuras grises (Plan Mugarri).

  • Megaparques fotovoltaicos proyectados en terrenos de alto valor agrol贸gico, ocupando grandes extensiones que comprometen la continuidad de la actividad agropecuaria en las zonas donde se pretenden instalar.

  • La industrializaci贸n e intensificaci贸n de la producci贸n agr铆cola, con proyectos como el macroinvernadero de Tuesta, contraviniendo las recomendaciones internacionales e incluso dict谩menes firmados por el Gobierno Vasco sobre sistemas alimentarios sostenibles.

  • La construcci贸n de una nueva plataforma ferroviaria paralela a la actual para uso exclusivo del tren de alta velocidad con un impacto natural, social y econ贸mico desproporcionado.

Estos proyectos, cobijados bajo el paraguas de la transici贸n energ茅tica, la innovaci贸n alimentaria, el impulso a las energ铆as renovables y la mejora de las infraestructuras de transporte ferroviario, est谩n poniendo en peligro:

  • La vertebraci贸n del territorio y el modo de vida rural.

  • Las 煤ltimas zonas naturales en buen estado de conservaci贸n que quedan en la CAPV, su biodiversidad y su patrimonio natural y cultural, que quedar铆an en un estado irrecuperable.

  • La soberan铆a territorial de los pueblos y concejos de 脕lava y el modelo territorial actual.

  • La propiedad p煤blica de los montes.

  • El modelo agr铆cola y ganadero a peque帽a escala, m谩s sostenible y que mantiene el medio rural vivo.

Los argumentos esgrimidos por instituciones y empresas en la defensa p煤blica de estos proyectos y el supuesto valor social de los mismos son solo el medio enga帽oso que les permitir谩 acceder a grandes cantidades de dinero p煤blico y a las ayudas europeas enmarcadas dentro del programa NextGeneration EU, su verdadero objetivo. Mediante estos fondos las grandes multinacionales, apoyadas por nuestras instituciones, tratan de obtener el m谩ximo beneficio econ贸mico en el menor tiempo posible.

Por todo lo expuesto anteriormente, demandamos:

  • La paralizaci贸n inmediata de los proyectos en curso y el desarrollo de Planes Territoriales Sectoriales basados en la protecci贸n y el respeto real a la biodiversidad tal y como las personas de este territorio estamos demandando. La falta de un plan de ordenaci贸n del territorio permite actualmente que cualquier ubicaci贸n pueda ser escogida por empresas transnacionales, ajenas a la vida del territorio.

  • La urgente declaraci贸n de nuestros montes y tierras de cultivo agrario como 谩reas de exclusi贸n para centrales de producci贸n de energ铆a, como bien lo indican las directrices de ordenaci贸n del territorio (DOT).

  • La defensa del derecho a la alimentaci贸n y nutrici贸n adecuadas, que supone la defensa de las producciones alimentarias sostenibles, a peque帽a escala y destinadas a sostener y alimentar tanto a las personas como al territorio. Esta defensa supone a su vez limitar el desarrollo de proyectos de producci贸n agroindustrial con graves impactos socioambientales.

  • Un modelo energ茅tico de generaci贸n distribuida, que potencie la descarbonizaci贸n y el desarrollo de las energ铆as renovables, social y realmente respetuoso con la biodiversidad.

  • La defensa del mundo rural, los pueblos y los concejos; su soberan铆a, la supervivencia de su modo de vida y su simbiosis con el medio natural, asegurando as铆 la continuidad de la custodia del territorio que nos acoge.

  • La paralizaci贸n de los proyectos del TAV y la apuesta por el tren social mediante la modernizaci贸n y adecuaci贸n de las v铆as actuales para que puedan ser usadas por todo tipo de trenes, aumentando las frecuencias.

  • Una protecci贸n real de las tierras cultivables frente a los intereses de las multinacionales y que la implantaci贸n de las plantas fotovoltaicas se realice en terrenos sin valor agrol贸gico ni impacto medioambiental.

  • La protecci贸n del medio rural y del entorno natural como patrimonio de todas las personas que habitan en los pueblos y en las ciudades; un refugio para el disfrute respetuoso de todas las personas y no un recurso para las multinacionales.

Estos proyectos supondr铆an el sacrificio del gran tesoro que conservamos en 脕lava. Por ello es necesario salvaguardar y preservar nuestros espacios naturales y el modo de vida rural, sustento de la vida y patrimonio intangible de nuestra identidad cultural. Tenemos la obligaci贸n de defender este legado, que es indispensable para nuestra salud social y un bien com煤n esencial para las generaciones presentes y futuras.

Por todo ello hacemos un llamamiento a acudir a la manifestaci贸n convocada el d铆a 23 de octubre en Vitoria-Gasteiz.

La ciudad necesita del medio rural y natural, y estos ahora est谩n en peligro. Aunemos fuerzas en su defensa.

Araba bizirik!

Lurra defendatuko dugu




Fuente: Cgt-lkn.org