September 22, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
163 puntos de vista

Marlaska sin verg眉enza

Lucila Rodr铆guez-Alarc贸n

Que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, no tiene verg眉enza no es ninguna novedad. Siempre ha sido un personaje con un perfil p煤blico fuerte. Tiene un libro de memorias sin haber llegado a los 60, algo que comparte, por cierto, con nuestro presidente Pedro S谩nchez. El ministro tampoco se caracteriza por su simpat铆a desde los tiempos en los que era juez. Y sabiendo todo esto no dejo de sorprenderme a m铆 misma cuando me indigno al ver a este se帽or explicar de manera indolente que los que murieron en la valla el pasado 24 de junio pr谩cticamente se lo buscaron. Me someto sin medida a este ejercicio que no me aporta nada y me trago una comparecencia inaceptable donde una persona responsable pol铆ticamente de la muerte de varias decenas de personas dice sin inmutarse que no ha pasado nada.

No le da verg眉enza a este se帽or que nuestro pa铆s haya participado directamente en la muerte de estas personas. No le da verg眉enza haber puesto a los miembros de las fuerzas de seguridad el estado en dicha situaci贸n. No le da verg眉enza mentir abiertamente, por omisi贸n, y evitar dar las cifras reales que se estiman de muertos y desaparecidos. Estamos hablando de 74 personas seg煤n la AMDH, organizaci贸n de derechos humanos de Nador. 74 hijos, hermanos, amigos, primos, 74 j贸venes. 74.

Marlaska me gana en no tener verg眉enza. Yo no podr铆a ser tan fr铆a y tan c铆nica. Mucha gente con la que comparte espacio de gobierno tampoco. Marlaska lleva toda la legislatura boicoteando la pol铆tica de migraciones que propone Escriv谩. Y este 煤ltimo ha ido organiz谩ndose discretamente como ha podido poniendo remedios hist贸ricos pero insuficientes a un sistema migratorio que es inhumano y como siempre dice el investigador Gonzalo Fanjul, idiota.

El problema de la falta de verg眉enza de Marlaska es que la ejerce con mi dinero, con el dinero de todas, incluidas las personas inmigrantes de nuestro pa铆s, que alimentamos las arcas del Estado con nuestros impuestos -por si acaso recordemos que el IVA lo pagamos todas-. Como servidor p煤blico, deber铆a el ministro representar los valores que ha jurado defender. Deber铆a sentirse abrumado por las muertes, deber铆a haber respondido como otros organismos que defienden nuestros principios y han abierto investigaciones. Pero Marlaska prefiere estirar la ventana de Overton hasta l铆mites insospechados y explicarnos que la vida es as铆 de dura y que si te acercas a la valla puedes acabar muerto. Adem谩s, superando cualquier l铆mite, tambi茅n nos sugiere que la ley acaba donde empieza su criterio y acepta que se efectuaron un centenar de devoluciones en caliente, algo que es ilegal. Ilegal. El ministro del Interior justifica muerte e ilegalidad, y lo hace sin verg眉enza. Y a aquellos que le han pedido explicaciones en nuestro nombre los ha acusado de demagogia. “La respuesta fue proporcional”, eso ha dicho.

En este marco narrativo ya estamos preparadas para soportar lo insoportable. La pr贸xima puede ser que nuestra Benem茅rita sea la que mate. As铆 empiezan todas las historias de miedo, con personas sin verg眉enza que nos hacen creer que la humanidad no tiene inter茅s, que la impunidad es algo natural y que no pasa nada por matar a unos, que se puede seleccionar quienes merecen nuestro apoyo y quienes nuestro yugo. Y un d铆a te levantas y a quien quieren matar es a ti. Porque s铆, es as铆 de duro, en temas de derechos o los tenemos todas o acabaremos por no tenerlos ninguna. Hoy hemos perdido mucho en el Congreso. Y lo hemos hecho sin rechistar en manos de una persona que no tiene verg眉enza.

P煤blico


Marlaska ve “oportuno y proporcionado” el operativo policial en la tragedia en Melilla

El ministro del Interior insiste en la actitud “organizada y violenta” de los migrantes que protagonizaron el salto a la valla del 24 de junio, en el que murieron al menos 23 personas, potenciales refugiados.

Jairo Vargas Mart铆n

Ninguna sorpresa despu茅s de tres meses de silencio. “No hubo masacre en suelo espa帽ol”, no hubo devoluciones en caliente de posibles refugiados, sino “rechazos en frontera” legales, los agentes marroqu铆es no actuaron en Espa帽a y la Guardia civil actu贸 correctamente.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha comparecido este mi茅rcoles en el Congreso para dar explicaciones sobre la tragedia ocurrida en la valla de Melilla el pasado 24 de junio. Aunque en su primera intervenci贸n ha aportado pocas novedades. El operativo policial que intervino fue “oportuno y proporcionado” ante un grupo “organizado y violento” que protagoniz贸 un “asalto” a la frontera espa帽ola

La autocr铆tica ha sido escasa, por no decir inexistente. Marlaska ha insistido alrededor de diez veces en la violencia “de 1.700 personas organizadas contra unos cien agentes” espa帽oles. Pero tambi茅n ha querido ubicar los hechos en territorio marroqu铆 antes las dudas levantadas por algunos diputados. Ha hablado en repetidas ocasiones de la “tragedia en Nador”, ante las voces que ubican en suelo de Melilla tanto las vallas como las instalaciones en las que se produjo el salto y las muertes. “Los hechos suceden en territorio nacional de un pa铆s soberano, de manera muy tangencial tiene lugar en Espa帽a”, ha insistido. “No hay dudas de la territorialidad marroqu铆”, ha querido zanjar.

Aquel viernes, m谩s de un millar de personas, en su mayor铆a potenciales refugiados de Sud谩n, se aproximaron hacia el paso fronterizo del Barrio Chino, entre Melilla y la ciudad marroqu铆 de Nador. Unos 500 llegaron hasta la valla, algunos trataron de saltarla y otro grupo logr贸 forzar las puertas de acceso mediante el uso de una radial, ha resumido el ministro. Hubo duros enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad espa帽olas y marroqu铆es contra unos migrantes que llevaban d铆as siendo hostigados y perseguidos por los gendarmes en los bosques de Nador cercanos a la ciudad aut贸noma.

El antiguo paso para el porteo ubicado en el punto del Barrio Chino de Melilla, cercado por tornos individuales, se convirti贸 en un embudo donde se produjeron avalanchas y aglomeraciones humanas envueltas en una nube de gases lacrim贸genos, pedradas de migrantes y gendarmes marroqu铆es y el uso de abundante material antidisturbios por los agentes espa帽oles. Aquel “embudo” sucedi贸 “en tierra de nadie”, ha dicho Marlaska en su intervenci贸n inicial, de apenas 20 minutos.

Fue la mayor tragedia ocurrida en un per铆metro fronterizo espa帽ol. El n煤mero de muertos sigue siendo un misterio. Marruecos reconoci贸 23 fallecidos, otras organizaciones hablan de 27, 37 y hasta 72. La Asociaci贸n Marroqu铆 de Derechos Humanos (AMDH) en Nador denuncia que hay unos 70 desaparecidos tras los hechos. No se conocen los resultados de las autopsias de los cuerpos, lo que establecer铆a las causas de las muertes. Marruecos las achac贸 a asfixia en la avalancha por aplastamiento, pero tambi茅n por ca铆das desde lo alto de la valla.

Es la primera vez que el ministro se enfrenta al escrutinio de los diputados tres meses despu茅s. Desde el PP y Vox han centrado sus cr铆ticas en la falta de medios policiales en la frontera y la escasa fiabilidad de Marruecos, sin abundar en la vulneraci贸n de derechos que aprecian las ONG y han documentado este y otros medios espa帽oles in situ. Otros diputados, incluidos los socios de gobierno e investidura del PSOE, han exigido respuestas sobre varios asuntos clave para esclarecer las responsabilidades.

Los agentes marroqu铆es “pasan, pero no act煤an” en Espa帽a

En primer lugar, a qu茅 se debi贸 la entrada de gendarmes marroqu铆es en territorio espa帽ol para devolver a los migrantes que cruzaron la valla. El diputado Jon I帽arritu, de EH Bildu, ha sido de los m谩s insistentes en este aspecto, junto al del PNV Mikel Legarda, que ha criticado la falta de previsi贸n de este salto ante las constantes redadas marroqu铆es los d铆as previas en los campamentos.

Marlaska lo neg贸 categ贸ricamente en sede parlamentaria el paso junio. En esta ocasi贸n no ha podido negar la evidencia de las im谩genes recogidas por P煤blico, aunque no ha querido abundar en ellas. “No ment铆, se帽or I帽arritu”, ha dicho. Aunque su explicaci贸n ha sido ambigua: “Por razones de infraestructura concreta, [los gendarmes marroqu铆es] algunos d铆as pasan [a suelo espa帽ol], pero no act煤an. Eso es lo que que pas贸. Son simplemente entradas a los fines de infraestructura, no act煤an en territorio de soberan铆a espa帽ola”. Ni una palabra m谩s.

“Hemos dado un paso desde junio”, le ha reprendido I帽arritu. Sin embargo, las im谩genes muestran a agentes marroqu铆es deteniendo y llev谩ndose al otro lado de la valla a varios migrantes que estaban ya en suelo espa帽ol. “Le invito a que vea los v铆deos, se帽or Marlaska”, ha continuado.

驴Muertes en suelo de Melilla?

Otros diputados inciden en que las muertes se produjeron en territorio espa帽ol, ya que seg煤n el Catastro, las instalaciones no est谩n en suelo marroqu铆, aunque est茅n al otro lado de la valla, que se construy贸 en suelo espa帽ol hace d茅cadas.

Marlaska lo ha negado una y otra vez, y ha acusado de demagogia a los diputados que lo han se帽alado. Sin embargo, I帽arritu ha sido claro: “No lo digo yo. Son los planos que se me facilitaron desde su Ministerio sobre la delimitaci贸n de Espa帽a. Es el Catastro, IGM [Instituto Geogr谩fico Nacional] y son los tratados internacionales de Espa帽a. Toda la valla est谩 en territorio espa帽ol, igual que la infraestructura fronteriza. Si quiere regalar territorio a Marruecos, a Bildu no le va a importar mucho”, ha ironizado.

Tambi茅n han cuestionado las devoluciones en caliente indiscriminadas de potenciales refugiados, la brutalidad de la polic铆a marroqu铆. En especial el portavoz de Unidas Podemos, Enrique Santiago, socio del Gobierno y, por lo general, bastante tibio su cr铆tica al ministro. En cambio, s铆 ha se帽alado el hecho de que los solicitantes de asilo subsaharianos no pueden acceder a las oficinas de asilo que se instalaron en Ceuta y Melilla.

Santiago: “No podemos hacer distinciones por el color de piel para personas que buscan protecci贸n”

“No podemos hacer distinciones por el color de piel para personas que buscan protecci贸n. Centros como el de Pozuelo [de Alarc贸n, para gestionar la llegada de refugiados ucranianos] igual tenemos que hacerlos tambi茅n para gente de Sud谩n o Chad que no llegan a Pozuelo, sino a Ceuta y Melilla”, ha enfatizado Santiago.

Sin embargo, el ministro insiste en las devoluciones practicadas “fueron rechazos en frontera”, plegados a la legalidad del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y a la del Tribunal Constitucional tras aquella sentencia de 2020 que aval贸 la devoluci贸n autom谩tica de dos migrantes en Melilla.

Marlaska ha dado la misma respuesta a los diputados de EH Bildu Jon I帽arritu, a la de ERC Mar铆a Dantas o a la de la CUP Mireia Veh铆, que han denunciado los retornos autom谩ticos de personas vulnerables a un lugar donde se les estaba agrediendo. Las devoluciones incluyeron a heridos, menores y personas cuya solicitud de asilo habr谩 sido aceptada en Espa帽a, tal y como han se帽alado diferentes ONG y numerosos testimonios de los devueltos en caliente a Marruecos que recogieron P煤blico y otros medios d铆as despu茅s de la tragedia.

“No se puede aceptar que fue una actuaci贸n adecuada. Ning煤n ciudadano razonable puede aceptarlo. Ante al menos 23 muertos muertos no puede haber una actuaci贸n proporcionada”, ha recriminado Legarda, del PNV. Para Marlaska, el ataque a las fronteras de los migrantes lo justificar铆a todo. “驴No se pueden controlar las fronteras sin tratos inhumanos y degradantes?”, le ha preguntado la diputada Mariona Illamola, de Junts per Cat.

“Espa帽a paga, Marruecos mata”

Dantas, con las palabras “masacre en Melilla” plasmadas en la camiseta, ha protagonizado una de las intervenciones m谩s duras, sobre todo en los relativo a los acuerdos con Marruecos en pol铆tica de control migratorio. “Espa帽a paga y Marruecos mata. Europa paga y Marruecos mata”, ha dicho la diputada de Esquerra, que ha recriminado que las autoridades no abrieran las puertas para dar asistencia sanitaria “a personas que estaban agonizando” al otro lado”. El ministro no ha dado ninguna respuesta a esta pregunta que tambi茅n han planteado otros diputados.

“Criminalizar a las personas migrantes es un discurso de extrema derecha”, le ha afeado Dantas al ministro. Y Enrique Santiago tambi茅n ha opinado lo mismo. “Decir que el operativo policial fue proporcionado es comprar el discurso de la invasi贸n”, ha dicho el diputado de Unidas Podemos.

Desde Bildu, la CUP y ERC ha exigido que el Ministerio haga p煤blicas las im谩genes de las c谩maras de seguridad de las vallas, “como hizo el PP despu茅s de la tragedia del Tarajal”. Entonces, los agentes espa帽oles dispararon pelotas de goma a un grupo de migrantes que cruzaba a nado haca Ceuta. Murieron al menos 15 personas. Sin embargo Marlaska se ha escudado en que la Fiscal铆a y el Defensor del Pueblo est谩n investigando los hechos y ese el cauce adecuado para mostrar las grabaciones. “Sea valiente y gane al PP en transparencia. Lo tiene f谩cil. Muestre las im谩genes”, le ha retado I帽arritu.

P煤blico


Marlaska y la masacre de Melilla

Andr茅s Garc铆a Berrio

Abogado y codirector de Ir铆dia (Centro por la Defensa de los Derechos Humanos)

Este s谩bado se cumplen tres meses de los hechos m谩s graves que han tenido lugar en la Frontera entre Espa帽a y Marruecos: al menos 40 personas murieron y centenares resultaron heridas, seg煤n los datos ofrecidos por la organizaci贸n Caminando Fronteras, tras la intervenci贸n policial conjunta llevada a cabo entre Marruecos y Espa帽a ante el intento de entrada mediante el puesto fronterizo del Barrio Chino entre Nador y Melilla del pasado 24 de Junio.

Este mi茅rcoles ha comparecido en el pleno del Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre los hechos el Ministro Fernando Grande-Marlaska. El relato de los hechos del Ministro se ha centrado en criminalizar a las personas que intentaron entrar con la misma intensidad que ha defendido la intervenci贸n policial a ambos lados de la valla. El relato de los hechos, m谩s cercano a una cr贸nica literaria que a una intervenci贸n de un Ministro de Interior, ha carecido completamente de datos objetivos. La intervenci贸n inicial, y a煤n m谩s a煤n la r茅plica a las intervenciones parlamentarias, ha sido preparada para pasar de puntillas, para desviar el tema. En definitiva, para evitar y ocultar la verdad.

Ha decidido, nuevamente, avalar la intervenci贸n policial marroqu铆. Ni siquiera una breve menci贸n al hecho de que entre el material antidisturbios que utilizaron se hallaba el lanzamiento de piedras de grandes dimensiones, muchas de ellas lanzadas hacia el lado espa帽ol de la valla desde lo alto del puesto fronterizo. Porque est谩 claro, “las personas que trataron de asaltar la valla eran un grupo violento y organizado controlado por mafias” y las fuerzas de seguridad marroqu铆es actuaron de manera proporcional.

El Ministro nuevamente ha afirmado que fue proporcional y oportuno el uso de fuerza, sin aclarar el n煤mero de balas de goma, botes de gas lacrim贸geno o fum铆genos lanzados. Es necesario recordar que fueron lanzados contra personas que se encontraban en lo alto de la valla, generando una grave situaci贸n de peligro para su integridad f铆sica y ps铆quica. Hubo personas heridas en el lado de la valla controlado por la Guardia Civil, pero el Ministro ha decidido obviarlas y tan s贸lo hablar de los y las agentes heridas. Tambi茅n ha hablado de coches da帽ados, pero de personas heridas tras una actuaci贸n policial, no.

Tampoco ha aclarado si se lanzaron botes de humo o gas lacrim贸geno hacia el lado de la valla controlado por Marruecos o si han analizado qu茅 impacto pudo tener en los resultados de muerte. Tampoco por qu茅 no ha dejado ver las im谩genes ni siquiera a diputados y diputadas. Tampoco ha informado a qu茅 hora supieron que hab铆a personas atascadas en los pasillos fronterizos ni por qu茅 los agentes espa帽oles no tomaron ninguna medida desde el lado espa帽ol para intentar desbloquear la avalancha y proteger vidas, ya que hubieran podido tener acceso a la zona interna del paso fronterizo. Tampoco ha aclarado cu谩ntas devoluciones sumarias de personas adultas y de menores se llevaron a cabo sin individualizar la situaci贸n de cada persona y sin identificar perfiles de vulnerabilidad como establece el Tribunal Constitucional. Y tampoco ha aclarado por qu茅 se permiti贸 acceder a agentes marroqu铆es (aunque ha querido hacer creer que s贸lo accedieron al vallado fronterizo).

Sin embargo, ha repetido varias veces que “en derechos humanos no nos va a dar lecciones nadie”. Adem谩s, a pesar de no dar ning煤n tipo de dato objetivo, ha osado hablar de que llevan a cabo una buena pol铆tica de transparencia.

La masacre de Melilla y la comodidad con la que el Ministro ha insultado a la verdad desde la tribuna del Congreso de los Diputados pone de manifiesto, una vez m谩s, que tenemos un gran problema respecto a los mecanismos de transparencia y de control en los cuerpos policiales. Intentar茅 explicarlo en relaci贸n con estos graves hechos.

Tras una actuaci贸n policial conjunta en la que se producen un gran n煤mero de muertes en el lado de la valla controlado por Marruecos as铆 como decenas de personas heridas en el lado espa帽ol los mecanismos de control y sanci贸n, una vez m谩s, no est谩n funcionando. En las horas posteriores a los hechos el Servicio de Asuntos Internos de la Guardia Civil no parece que abriera una investigaci贸n interna y urgente ante los hechos, ya que no se llev贸 a cabo una inspecci贸n ocular, ni tomaron declaraci贸n a las personas que sobrevivieron y estaban heridas, ni realizaron otras medidas indispensables para la recopilaci贸n de prueba. De hecho, el primer cargo p煤blico en realizar tareas de investigaci贸n fue un diputado, Jon I帽arritu, quien diez d铆as despu茅s pudo comprobar in situ que la zona estaba llena de restos de material antidisturbios as铆 como supo que ning煤n agente policial hab铆a interrogado a las personas supervivientes y heridas. De hecho, la diputada Mar铆a Dantas pocos d铆as despu茅s llev贸 a cabo la misma tarea. Pero, 驴en realidad es as铆 c贸mo deber铆a funcionar? En ning煤n caso. 驴La Fiscal铆a? Fruto de la presi贸n social el 28 de Junio, 4 d铆as m谩s tarde, abri贸 una investigaci贸n de la que de momento no se tienen noticias. S铆 sabemos que 10 d铆as despu茅s a煤n no se hab铆an entrevistado con las personas heridas supervivientes y que han solicitado un informe a la Guardia Civil. Pero los mecanismos de investigaci贸n de la Guardia Civil dependen org谩nicamente del propio cuerpo y que no cuenta ni con suficientes medios ni con suficiente autonom铆a. No pensemos que esto es exclusivo de la Guardia Civil, tambi茅n se repite en el Cuerpo Nacional de Polic铆a y muchos elementos se repiten tambi茅n en otros cuerpos policiales.

Pocos d铆as despu茅s de los hechos el Defensor del Pueblo inici贸 una investigaci贸n, pero las competencias que tiene en casos de actuaciones policiales son limitadas as铆 como los medios. Ser谩 muy importante el resultado de esta investigaci贸n pero tambi茅n es necesario analizar el modelo para garantizar si es el 贸rgano adecuado o cuenta con los medios adecuados para llevar a cabo una investigaci贸n independiente ante semejantes hechos.

驴Comisi贸n de investigaci贸n en el Congreso? El PSOE, junto a todo el arco parlamentario de la derecha, bloque贸 la iniciativa propuesta desde organizaciones de derechos humanos y antirracistas y apoyada por varios grupos parlamentarios.

Por otro lado, m煤ltiples organismos internacionales han solicitado que se realice una investigaci贸n independiente de los hechos. No obstante, esto en Espa帽a no es posible, y parece que se nos olvida. El Defensor del Pueblo no cuenta con la competencia necesaria y no existe un 贸rgano independiente de control de la polic铆a con amplias competencias como s铆 que existe en otros pa铆ses, despu茅s de que su existencia se haya promovido desde los organismos internacionales de derechos humanos. Un ejemplo de este tipo de mecanismos es la Oficina Indendiente para la Conducta Policial (IOPC) de Inglaterra, pero hay otros muchos otros ejemplos.

Efectivamente, es necesario dar muchos pasos para garantizar la protecci贸n de los derechos humanos por parte de los cuerpos policiales as铆 como para modernizar los mecanismos de control y de transparencia as铆 como para cambiar las pol铆ticas migratorias. El dolor por las m谩s de 40 personas fallecidas sigue estando bien presente y no vamos a tolerar que se siga esquivando la verdad y la justicia, as铆 como tampoco permitiremos que una grave situaci贸n de violencia institucional racista c贸mo la que ha acontecido caiga en el olvido. Las vidas negras importan.

P煤blico




Fuente: Grupotortuga.com