June 18, 2022
De parte de Nodo50
1,072 puntos de vista

14 de octubre de 1977, Madrid, Congreso de los Diputados. El esp铆ritu de la reconciliaci贸n planea sobre el hemiciclo. Se debate la Ley de Amnist铆a. Los primeros espadas desgranan sus intervenciones uno tras otro. A destacar las de Marcelino Camacho, portavoz del PCE, y Xabier Arzalluz, del PNV, si bien las del PSOE, UCD, PSP, AP鈥, son del pelo.

El primero, tras resaltar que la Ley era el resultado de la reconciliaci贸n nacional defendida por el PCE desde 1956 afirma: 鈥溌緾贸mo podr铆amos reconciliarnos los que nos hab铆amos estado matando los unos a los otros, si no borr谩bamos ese pasado de una vez para siempre?鈥. Arzalluz no se queda atr谩s: 鈥淣o vale en ese momento aducir hechos de sangre, porque hechos de sangre ha habido por ambas partes… Olvidemos pues, todo鈥. En muchas comisar铆as, cuartelillos y sacrist铆as se brind贸 con vino espa帽ol o de consagrar.

Se pon铆a as铆 al mismo nivel a quienes dieron el golpe de Estado del 18 de julio y a los que defendieron la legalidad republicana; a quienes mantuvieron una dictadura criminal durante 40 a帽os y a los que lucharon contra ella. De todos modos, tan injusta como aquella amnist铆a otorgada a tanto criminal, fue el borrado y olvido reclamado.

Mart铆n Villa, ministro del Interior, la cogi贸 al vuelo. Tan solo dos meses despu茅s, el Gobierno de UCD aprob贸 la Orden de 19 de diciembre de 1977 sobre 鈥渋nutilizaci贸n administrativa, archivaci贸n y expurgo de los archivos de las Direcciones Generales de Seguridad y de la Guardia Civil de antecedentes relativos a actividades pol铆ticas y sindicales legalmente reconocidas鈥. Es decir, traducido a rom谩n paladino: 鈥溌ue no quede ni rastro de la represi贸n practicada por el franquismo durante 40 a帽os!鈥.

Oscar Alzaga, miembro de la direcci贸n de UCD por aquellos a帽os, autor del libro La conquista de la Transici贸n, se ha referido a aquella 鈥渄estrucci贸n met贸dica, sistem谩tica y con pretensiones de totalidad de los archivos policiales y parapoliciales鈥 realizada 鈥渂ajo la batuta de Mart铆n Villa y con la conformidad del presidente Su谩rez鈥. Millones de documentos policiales fueron cargados en camiones 鈥渉asta la sede central de la Guardia Civil, donde se instal贸 una gran caldera para su quema鈥. Algo parecido a lo que hizo la Alemania nazi, con sus archivos, de la que tanto aprendi贸 la polic铆a espa帽ola

Por su parte, el historiador Fran莽ois Godicheau, en su art铆culo 鈥淯n Estado sin pasado. La misteriosa desaparici贸n de los archivos de la polic铆a en Espa帽a, relata        que al tratar de investigar el orden p煤blico gubernativo espa帽ol, la Directora del Archivo del Ministerio del Interior le se帽al贸 que de todo lo all铆 existente (125,5 kil贸metros lineales de expedientes), la documentaci贸n anterior a 1980 era m铆nima, como si la historia hasta entonces apenas hubiera existido. Evidentemente, Mart铆n Villa hab铆a trabajado fino.

Por si algo se escapaba a la quema, sigui贸 en vigor la Ley franquista de Secretos Oficiales, de 1968, que permite al Consejo de Ministros y la Junta de Jefes de Estado Mayor, declarar secreto o reservado cualquier documento que a su juicio pueda da帽ar o poner en riesgo la seguridad y defensa del Estado.   Es decir, un cheque en blanco para que, sin l铆mite temporal alguno, pueda impedirse a historiadores y v铆ctimas de la violencia estatal el acceso a documentaci贸n clasificada.

El actual proyecto de Ley de Memoria Democr谩tica, si bien habla de la necesidad de recuperar la verdad hist贸rica, sigue sin derogar la Ley de Secretos Oficiales y, echando pelotas fuera, afirma que eso se har谩 m谩s adelante. Mientras tanto, el CNI acaba de negar a los familiares de Mikel Zabalza el acceso a la documentaci贸n relativa al asesinato de 茅ste por la guardia civil y el Ministerio del Interior ha dado a entender que materias como las del 23-F o los GAL seguir谩n siendo clasificadas.

En la b煤squeda de informaci贸n relativa a los sucesos de Sanfermines de 1978, familiares de Germ谩n Rodr铆guez, uno de los dos j贸venes entonces asesinados, se han dirigido en m谩s de diez ocasiones a diferentes archivos del Ministerio de Defensa, Ministerio del Interior y la Delegaci贸n del Gobierno de Navarra, obteniendo siempre una respuesta (cuando ha existido) pr谩cticamente calcada, en la que, sin mayor rubor, se negaba la existencia de documentaci贸n alguna relativa a aquellos hechos.

Aquel 8 de julio, siendo Mart铆n Villa ministro del Interior, alrededor de mil polic铆as (guarnici贸n local m谩s refuerzos tra铆dos de Logro帽o y Zaragoza) arrasaron Iru帽ea. Resultado, un muerto, 11 heridos de bala y alrededor de 300 personas atendidas en centros sanitarios. Pues bien, a tenor de lo afirmado oficialmente, parece ser que ning煤n sargento, teniente o comandante, inspector, comisario o gobernador, realiz贸 parte o informe alguno respecto a lo sucedido. As铆 las cosas, una de dos: 驴ocultan los Ministerios de Interior y Defensa la documentaci贸n relativa a todo aquello o, por el contrario, es verdad lo que dicen y fue Mart铆n Villa o sus sucesores quienes la hicieron desaparecer?

Como ya hemos dicho, la Directora del Archivo del Ministerio del Interior afirm贸 que solamente una m铆nima parte de la documentaci贸n referida al 鈥渙rden p煤blico鈥 policial anterior a 1980 se hallaba en sus dependencias. Pues bien, habida cuenta que Mart铆n Villa fue ministro del Interior hasta abril de 1979, las cuentas cuadran: el jerarca franco-falangista reciclado a dem贸crata por aquellos a帽os, estuvo destruyendo informaci贸n comprometida para el Estado hasta el 煤ltimo d铆a de su mandato. Ten铆a, adem谩s, razones personales para hacerlo.

Por esta raz贸n, a Mart铆n Villa, el pir贸mano franquista, se le deber铆a juzgar, no solo por su responsabilidad pol铆tica directa en los cr铆menes policiales cometidos bajo su mandato (3 de marzo de Gasteiz, II semana pro-amnist铆a, semana negra madrile帽a, Tenerife, M谩laga, Sanfermines-78…), sino tambi茅n por encubrimiento de los cr铆menes contra la humanidad cometidos por el franquismo durante la dictadura y la transici贸n. Lo dice el c贸digo penal, art铆culo 451.

15/06/2022

(Visited 99 times, 16 visits today)



Fuente: Vientosur.info