October 4, 2021
De parte de Arrezafe
198 puntos de vista


 


芦El opulento mundo
desarrollado vestido de volantes de billetes y adornado con abalorios
de monedas, vive inmerso en una danza de flujos financieros y de
capitales, en un baile de oro y piedras preciosas, en un fr铆volo
ritual de dinero. Por mor de la riqueza se vive en un permanente
conflicto, enfrentados unos contra otros. Todos contra todos. De esta
forma, el estr茅s producido por la feroz competencia ha alcanzado una
magnitud de tales proporciones que no es extra帽o que haga estallar a
un n煤mero cada vez mayor de personas. Son los m谩rtires del
andamiaje capitalista, los que ignoran d贸nde est谩 Wall Street. Las
aturdidas calles de las ciudades est谩n llenas de hombres y mujeres
incapaces de seguir el ritmo desenfrenado propio del crecimiento
material y tecnol贸gico. Llega un momento en el que la marea humana,
impregnada de olor a fatiga social, se ve desbordada y, tras una
tit谩nica lucha por mantenerse de pie en su fr谩gil peana freudiana,
repleta de complejos, termina por claudicar. Su mundo se convierte en
un peque帽o rinc贸n sin luces. Su horizonte se pliega y se centra
sobre un punto 煤nico y tr谩gico: la muerte.

El mundo occidental
acostumbra a utilizar las fiestas, los banquetes, los regalos, las
vacaciones, los homenajes, los premios, los juegos, las bromas, el
humor e incluso el sexo, para reactivar y mantener el clima euf贸rico
que la sociedad considera aceptable. Sin embargo, el estable
bienestar, que l贸gicamente se deriva de un empleo estable y de una
justa distribuci贸n de la riqueza, se excluye parad贸jicamente como
estimulo apropiado para producir alegr铆a. Los ricos, en
consecuencia, son cada vez m谩s ricos y los pobres cada vez m谩s
numerosos. Y para qu茅 nos vamos a enga帽ar, los pobres de
solemnidad no est谩n para saraos y cuchipandas, pues la miseria no
se festeja.禄

Ana Isabel Zuazu &
Fabricio de Potestad, Las crisis existenciales del nuevo
siglo.




Fuente: Arrezafe.blogspot.com