June 20, 2022
De parte de Indymedia Argentina
1,151 puntos de vista

Ante los recientes debates en torno a la ley 26.657, un ampl铆simo arco nacional de organizaciones acad茅micas, sanitarias, sociales, sindicales y de derechos humanos, entre otras, enviaron una nota a les integrantes del Congreso en la que manifestaron 鈥渓a importancia y el sentido de esta norma鈥 y solicitaron 鈥渁cciones que garanticen su plena implementaci贸n鈥.

Imagen: Programa del Sol.

La Ley Nacional de Salud Mental vino a dejar atr谩s el modelo manicomial, marcado por violaciones flagrantes de derechos, para sustituirlo por uno que asegure la atenci贸n de la salud mental de acuerdo a los avances cient铆ficos en la materia, promueva la inclusi贸n comunitaria y garantice los derechos humanos de las personas con discapacidad psicosocial, plantearon mediante un comunicado desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

A continuaci贸n, los principales argumentos presentados en el documento.

鈥淟a ley 26.657, sancionada en el a帽o 2010, constituy贸 un hito en la materia para Argentina. Esta norma fue el resultado del trabajo de las organizaciones especializadas en temas de salud mental y derechos humanos, espacios universitarios, organizaciones de profesionales y trabajadores, expertos y expertas en el tema, y de las personas con discapacidad psicosocial y sus familiares. Su tratamiento parlamentario implic贸 un amplio debate intersectorial e interdisciplinario que tuvo como resultado un extendido consenso entre las diferentes fuerzas pol铆ticas, que se reflej贸 en su aprobaci贸n por unanimidad鈥, indicaron.

La ley no fue 煤nicamente el fruto de un debate local -plantearon las organizaciones firmantes- sino que 鈥渞ecept贸 un proceso iniciado a mediados del siglo XX a nivel mundial que, apoyado en la evidencia cient铆fica, tiene por finalidad reconvertir los sistemas de salud basados en los hospitales psiqui谩tricos, y a partir del cual los Estados se comprometieron a avanzar en la creaci贸n de servicios comunitarios tendientes a lograr una atenci贸n descentralizada, participativa, preventiva y respetuosa de los derechos鈥.

Siguiendo estos compromisos internacionales, la ley 26.657 reconoci贸 a todas las personas con padecimiento mental, incluidas aquellas con consumo problem谩tico de sustancias, derechos relacionados con su dignidad y plena capacidad, y con la atenci贸n integral de su salud, aseguraron. Adem谩s, 鈥渙blig贸 al Estado a crear un sistema descentralizado y accesible, en el que todos los centros de atenci贸n primaria cuenten con equipos interdisciplinarios y todos los hospitales generales p煤blicos y privados del pa铆s brinden atenci贸n ambulatoria y de internaci贸n en salud mental. La norma tambi茅n prev茅 que las personas reciban los apoyos que requieren para vivir en la comunidad y ejercer sus derechos en condiciones de igualdad. Estas disposiciones se encuentran reforzadas por las obligaciones que establece la Convenci贸n sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, tratado internacional con jerarqu铆a constitucional en Argentina desde 2014鈥.

En este contexto, las m谩s de doscientas organizaciones firmantes puntualizaron que es importante destacar que el marco normativo se帽alado ha contribuido a modificar de modo sustancial la atenci贸n de los servicios de salud mental, a trav茅s de la introducci贸n de una perspectiva de derechos humanos y del reconocimiento de las personas usuarias como sujetos de derechos. 鈥淎煤n cuando resta mucho por hacer, una eventual reforma de la Ley Nacional de Salud Mental podr铆a significar un grave retroceso en la protecci贸n y promoci贸n de los derechos humanos de las personas con discapacidad psicosocial, a la vez que comprometer铆a la responsabilidad internacional del Estado Argentino por violaci贸n de los compromisos asumidos en la materia鈥, enfatizaron.

En un escenario de creciente demanda de atenci贸n en salud mental, 鈥渞esulta fundamental que se avance en la plena implementaci贸n de la ley 26.657鈥, se帽alaron. 鈥淓sto implica desarrollar acciones de prevenci贸n, garantizar abordajes interdisciplinarios e intersectoriales en el primer nivel de atenci贸n, asegurar la atenci贸n ambulatoria y de internaci贸n en todos los hospitales generales, fortalecer la red de servicios con base en la comunidad, crear dispositivos habitacionales con diferentes niveles de apoyo y emprendimientos sociolaborales para asistir a las personas con discapacidad psicosocial en sus procesos de externaci贸n, y atender las consecuencias de la pandemia en la salud mental de la poblaci贸n, entre otras. Para lograrlo es fundamental que el Congreso Nacional, al momento de discutir la ley de presupuesto, garantice un aumento de los recursos asignados a esta materia, a los fines de cumplir con lo estipulado por la ley, que establece que, como m铆nimo, el 10% del presupuesto total de salud debe asignarse a las partidas destinadas a salud mental鈥.

鈥淓n definitiva, frente a una realidad que demanda acciones y soluciones concretas por parte del Estado nacional y los estados provinciales, las respuestas deben orientarse a fortalecer la implementaci贸n de la Ley y la adopci贸n de normativas m谩s protectoras de los derechos de las personas usuarias de los servicios de salud mental, y evitar cualquier retroceso que atente contra los est谩ndares ya garantizados a nivel nacional e internacional鈥, concluyeron.

La nota completa enviada a les integrantes del Congreso y el listado de las instituciones firmantes en el PDF a continuaci贸n:

@media only screen and (min-device-width: 1024px) {
iframe.embed-pdf-viewer { display:none; }
object.embed-pdf-viewer { display:block; }
}

Nota Al Congreso En Defensa De La Ley De Salud Mental




Fuente: Argentina.indymedia.org