June 4, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
238 puntos de vista

Público

El pasado 24 de febrero se inició la invasión rusa de Ucrania. Desde entonces 4.074 civiles han perdido la vida, según las cifras difundidas este martes por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unida para los Derechos Humanos. Según los datos actualizados el 30 de mayo, entre las víctimas mortales se encuentran 1.014 mujeres, 1.540 hombres, 93 niñas y 100 niños, así como 69 menores y 1.258 adultos cuyo sexo aún está por identificar.

La ONU también especificó que entre los heridos hay 971 hombres, 653 mujeres, 112 niñas y 137 niños, así como 166 menores y 2.787 adultos de sexo aún desconocido.

El informe de las Naciones Unidas señala que las regiones más afectadas son Donetsk y Lugansk, pertenecientes al Donbás, que se encuentran al este del país y donde se han producido 5.037 bajas entre muertos y heridos (2.307 y 2.730, respectivamente). El Donbás es el territorio que el Kremlin siempre ha buscado controlar, lo que ha provocado que las últimas semanas se hayan intensificado los combates.

96 días de ocupación y 4.074 civiles fallecidos es el balance de la guerra

Según Kiev, el número de muertos en el Donbás alcanza los 2.171 y el de heridos suma 2.161. Por su parte, en las zonas controladas por Rusia se han producido 136 fallecimientos y 569 heridos. Estos datos incluyen a las víctimas de las tropas rusas desde las 04.00 hora local del día de inicio (24 de febrero) hasta las 24.00 horas del 29 de mayo.

En otras regiones de Ucrania repartidas por todo el país (Cherkasy, Chernígov, Járkov, Jersón, Kiev, Mykolaiv, Odesa, Sumy, Zaporiyia, Dnipropetrovsk, Poltava, Rivne, Vinnytsia y Zhytomyr), bajo el control del Gobierno de Kiev cuando se produjeron bajas los fallecidos ya sumaban 1.767 y 2.096 los heridos.

La credibilidad de las cifras

Los informes de la ONU se basan en información provista por la Misión de Monitoreo de Derechos Humanos de la ONU en Ucrania. Esta recopiló la información necesaria a través de entrevistas con víctimas y sus familiares, testigos, análisis de material compartido confidencialmente con el propio organismo, registros oficiales, documentos de fuente abierta, materiales fotográficos y de vídeo y registros e informes forenses, entre otros.

A pesar de ser pruebas lo suficientemente fehacientes, todas las fuentes e información recopiladas se evalúan por su credibilidad y relevancia y se comparan con otras informaciones recogidas por los medios, entre otras. En algunos casos, la corroboración puede llevar tiempo; por tanto, las cifras pueden variar a medida que se disponga de más información. Las conclusiones sobre las bajas civiles pueden revisarse a medida que haya más información disponible y el factor tiempo determina cualquier información en un conflicto, según señala la oficina del Organismo.

El número real es “notablemente más alto” según la ONU

La ONU cree que las cifras reales son considerablemente más altas, puesto que la recepción de información se ha retrasado en algunos puntos del país, coincidiendo con los lugares donde se han producido hostilidades con mayor intensidad. Por tanto, el resultado es que muchos informes aún están pendientes de confirmar.

La gran parte de las bajas que se han registrado entre la población civil tienen que ver con la utilización de armas explosivas con un área amplia de impacto, incluidos sistemas de lanzamiento de cohetes múltiples, bombardeos de artillería pesada y ataques aéreos con misiles.

Esto afecta, entre otras, a la asediada ciudad portuaria de Mariúpol (en la región de Donetsk), a Izium (región de Járkov) y Popasna (región de Lugansk), donde hay denuncias de numerosas víctimas civiles no contabilizadas.

Público




Fuente: Grupotortuga.com