July 5, 2022
De parte de Nodo50
192 puntos de vista

<br /> Matan a tiros en Colombia a otro firmante del acuerdo de paz y a otro líder social | Mundo | Naiz<br />

Bienvenido a las noticias de suscriptor/a

Has accedido a una noticia de pago y has consumido un clic de tu cuenta personal.

05 JUL. 2022 – 19:01h

NAIZ

Bogotá

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) de Colombia ha condenado la muerte a tiros de Donald Rojas, exguerrillero de las FARC firmante del acuerdo de paz, y del comunero Camilo Puni. Suman ya 99 líderes sociales y 22 excombatientes muertos violentamente este año.

Excombatientes de las FARC marchan para exigir la implementación del acuerdo de paz de 2016, en una imagen de archivo.
Excombatientes de las FARC marchan para exigir la implementación del acuerdo de paz de 2016, en una imagen de archivo. (Daniel Garzón Herazo | ZUMA Wire | DPA)

Ronald Rojas, conocido en las FARC-EP como Ramiro Durán y que ahora lideraba procesos de reincorporación para excombatientes, falleció el lunes por el disparo de un francotirador en una finca en la ciudad de Neiva, en el departamento de Huila (centro).

Rojas fue miembro de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI), instalada para que haya una interlocución con el Gobierno, y según el partido Comunes, surgido de la desmovilización de la guerrilla, han matado a 333 firmantes del acuerdo de paz desde que se rubricó en 2016, 22 en lo que va de año.

«Ronald Rojas se encontraba en una finca cercana a la ciudad de Neiva, Huila, cuando un francotirador acabó con su vida con dos disparos; una vez sucedido este hecho fue trasladado a la clínica Medilaser, de dicha ciudad, donde no pudieron salvarle la vida», según ha explicado Comunes en un comunicado.

Rojas se encontraba el domingo por la tarde en la finca de su familia en una zona rural cerca de Neiva y se encontraba, según reportaron medios locales, con un esquema de seguridad incompleto, por lo que, ante el ataque de un francotirador, los escoltas no pudieron reaccionar.

La muerte de este reconocido líder, que comandó el Bloque Sur de las FARC, ha sido lamentada por muchas personalidades, entre ellas el representante especial del Secretario General de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, quien lo ha recordado como «un líder comprometido con el territorio, con el diálogo y con el proceso de reincorporación».

Desde Comunes, han denunciado la «sistematicidad de estos hechos que obedecen a un plan premeditado del Gobierno saliente, que se dedicó durante cuatro años a sabotear e incumplir el Acuerdo de Paz», por lo que han exigido al Estado «esclarecer estos actos, no solo en sus autores materiales, sino también en quién está dando estas órdenes».

Camilo Puni

Apenas unas horas después, el lunes, individuos armaros mataron a tiros al líder social Camilo Puni y al comunero indígena Wilmer Valencia.

Según Indepaz, ya son 1.326 los líderes sociales muertos violentamente desde la firma de los acuerdos de paz y 99 en lo que va de año.

Petro y el ELN

Por otro lado, el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, ha dicho este martes que pedirá a la guerrilla del ELN y a «todas las agrupaciones armadas» activas en el país un «cese al fuego bilateral» para comenzar «negociaciones judiciales en la mayoría de los casos y negociaciones políticas en la minoría».

Petro, en una entrevista con la W Radio, le ha lanzado un mensaje «no solo al (Ejército de Liberación Nacional) ELN, sino a todas las agrupaciones armadas de Colombia: que llegó el momento de la paz».

Desde que Petro ganó las elecciones, el pasado 19 de julio, el ELN ha reiterado en sendos comunicados su disposición a reanudar las negociaciones de paz que comenzó el expresidente Juan Manuel Santos en 2017 en Quito y se llevaron en 2018 a La Habana sin avances.

Con el cambio de Gobierno en 2018 los diálogos quedaron suspendidos por la exigencia del actual presidente, Iván Duque, al ELN de liberar a todos los secuestrados que tiene en su poder y a que renuncie a toda sus actividades relacionadas con narcotráfico, minería ilegal, atentados a infraestructura eléctrica y de petróleo, entre otras.

Posteriormente, tras un atentado de esa guerrilla contra la escuela de cadetes de la Policía en Bogotá en enero de 2019, que dejó 22 muertos y más de 60 heridos, el Gobierno paralizó definitivamente cualquier posibilidad de diálogo con el ELN.

Este mismo lunes, el jefe del ELN, Eliécer Herlinto Chamorro, alias Antonio García, aseguraba en un comunicado que esa guerrilla está «dispuesta a reanudar las conversaciones de paz con el nuevo Gobierno para que sus resultados traigan la paz con justicia social para toda Colombia».




Fuente: Naiz.eus