May 16, 2022
De parte de Nodo50
156 puntos de vista

Son muchos, variados y luctuosos los acontecimientos en la historia de mayo. Recuerdo uno que sucedi贸 en Madrid. Corr铆a el a帽o de 1906 y fui testigo con mi abuela Teresa de un atentado. Ocurri贸 en la calle Mayor. Ya lo he contado algunas de estas historias en otras ocasiones, pero quiero hacer que mi memoria siga actuando.

Madrid a principios del siglo XX, dejaba de ser aquel pueblo castellano polvoriento y la monarqu铆a espa帽ola estrenaba reina. El 31 de mayo de 1906, el anarquista Mateo Morral atent贸 contra la carroza real y la comitiva que regresaba de la Iglesia de San Jer贸nimo. El rey Alfonso se hab铆a casado con la princesa Victoria Eugenia de Battemberg y Madrid engalanada era una fiesta.

Como tantos madrile帽os, junto con mi joven abuela nos acercamos a ver la comitiva, cuando desde un balc贸n del tercer piso, del n煤mero 88 de la calle Mayor, cerca de la de Bail茅n, donde viv铆a mi abuela, fue lanzada una bomba contra la carroza y la multitud que se agolpaban a su paso. Los reyes salieron ilesos, pero hubo 28 personas muertas y multitud de heridos. Desde entonces, para la joven Teresa L贸pez Sanjuan, nada fue igual, el trastorno de estr茅s postraum谩tico la acompa帽贸 hasta su muerte.

En Madrid se han cometido un n煤mero considerable de atentados contra gobernantes: Jos茅 Canalejas, Presidente del Consejo de Ministros fue asesinado en 1912, cuando miraba el escaparate de la desaparecida librer铆a San Mart铆n en la Puerta del Sol; Eduardo Dato en 1921, fue asesinado por los disparos efectuados desde un sidecar en marcha en la Puerta de Alcal谩. Antes, en 1870, lo hab铆a sido el general Juan Prim y Prats, presidente del Consejo de Ministros y ministro de la Guerra, capit谩n general de los Ej茅rcitos; m谩s tarde, en otro tiempo, lo fue el almirante y presidente del gobierno Luis Carrero Blanco (1973). Tambi茅n los reyes Alfonsos XII y el XIII sufrieron varios atentados de los que salieron ilesos.

El joven rey Alfonso XII, cabalgaba al frente de sus generales por la Calle Mayor. Era el 25 de octubre de 1878. Ven铆a de inspeccionar las provincias del Norte, donde dos a帽os atr谩s, con 18 a帽os y reci茅n subido al trono, hab铆a ido a combatir a los carlistas. Fue el primer rey de Espa帽a que marchaba a la guerra desde Felipe V. A la altura del n煤mero 93 de la Calle Mayor, cuando pr谩cticamente llegaba el cortejo a palacio, un joven sac贸 una pistola y dispar贸 contra Alfonso. Ninguno de los tres tiros de Juan Oliva alcanz贸 al Rey ni a nadie de la comitiva, era un tonelero anarquista.

A unos 150 metros, a帽os despu茅s en 1906, su hijo Alfonso (XIII) tambi茅n sali贸 ileso de la bomba lanzada por Mateo Morral. Fue el primero de los atentados que sufri贸. El segundo vino un a帽o despu茅s, tambi茅n en Madrid, por dos disparos de un joven pastelero gallego.

El obrero catal谩n Juan Oliva Moncasi, fue juzgado por un delito frustrado de lesa majestad contra la vida del rey, con las circunstancias agravantes de alevos铆a y premeditaci贸n. Fue condenado a la pena de muerte, sentencia que se cumpli贸 por garrote vil, el 4 de enero de 1879, en el Campo de Guardias de Chamber铆 (terrenos del actual dep贸sito del Canal de Isabel II). El anarquismo hab铆a actuado por primera vez en Espa帽a. El peri贸dico franc茅s L鈥橝vant-Garde, alab贸 la valent铆a de Oliva y su gran servicio a la revoluci贸n.

Otro atentado tuvo lugar un a帽o y dos meses despu茅s, cuando los reyes volv铆an de su paseo por el Retiro. Francisco Otero, de Lugo, con 20 a帽os, les dispar贸 casi a quemarropa sin herirles. Tambi茅n fue ejecutado por garrote vil el 14 de abril de 1880. La prensa anarquista europea se hizo eco del suceso. Este atentado pudo haber tenido consecuencias pol铆ticas, puesto que el rey no ten铆a herederos y el atentado pretend铆a crear un vac铆o de poder que propiciara un alzamiento republicano y la revoluci贸n.

El 31 de mayo de 1905 tuvo lugar en Par铆s un atentado contra Alfonso XIII. Fue a la salida del Teatro de la Opera. Jes煤s Navarro Botella, un joven espa帽ol de 23 a帽os nacido en Torrevieja, arroj贸 una bomba desde un balc贸n contra el carruaje de Alfonso XIII y el presidente de la Rep煤blica francesa 脡mile Loubet. Ambos resultaron ilesos, El proceso incoado estableci贸 claramente las responsabilidades de unos anarquistas que hab铆an sido detenidos unos d铆as antes del atentado y puesto en libertad por la polic铆a. El Tribunal de la Seine, influenciado por la campa帽a de agitaci贸n anarquista, secundados por toda la prensa progresista de Francia y Espa帽a, los absolvi贸.

Volvamos a la calle mayor y al a帽o 1906. D铆as antes del atentado, en un 谩rbol del parque del Retiro, aparec铆a un macabro mensaje: Ejecutado ser谩 Alfonso XIII el d铆a de su enlace. Un irredento junto a la firma 鈥淒inamita鈥. Todo ello dentro de una calavera con dos tibias cruzadas, rodeadas por un c铆rculo. Un testigo hab铆a manifestado a ABC, que el d铆a 20 de mayo, sobre las seis de la tarde se encontraba sentado en un banco en el Retiro, en una de las avenidas transversales al Paseo de Coches. Observ贸 que dos individuos estaban en otro banco delante de un 谩rbol, gravando o pintado algo en la corteza. Vest铆an muy decentemente, uno con gorra japonesa y el otro con sombrero de los llamados Fr茅goli. Uno de aquellos hombres era Mateo Morral.

Mateo Morral viaj贸 a Madrid con el prop贸sito de atentar contra el rey. Pretend铆a arrojar una bomba de las conocidas como Orsini, de fabricaci贸n casera. El 31 de mayo, cuando la comitiva real se dirig铆a de vuelta de la iglesia de los Jer贸nimos al Palacio Real, Morral esperaba su paso desde el balc贸n de la pensi贸n en la que se hospedaba, en el tercer piso del n煤mero 88 (actualmente 84) de la calle Mayor. Eran las 13:55 horas, cuando la carroza real pas贸 bajo 茅l, arroj贸 la bomba oculta en un ramo de flores. El ramo con la bomba tropez贸 en su ca铆da con el tendido del tranv铆a y se desvi贸 hacia la multitud. Los reyes salieron ilesos. Murieron veintiocho personas y m谩s de cien resultaron heridas de diferentes consideraciones.

Tras el atentado, Morral sali贸 de Madrid, hacia Barcelona. El 2 de junio fue reconocido por varias personas en la Venta de los Jaireces, cerca de la estaci贸n de Torrej贸n de Ardoz y llamaron a los guardias. En el sumario judicial 220/1906, figura que se entreg贸 pac铆ficamente, pero cuando era conducido al cuartelillo, mat贸 de un tiro al guarda que le custodiaba y se suicid贸 a continuaci贸n. Todo parece que no resultaron as铆 los hechos.

Una investigaci贸n presentada en la Universidad Nebrija demuestra que Mateo Morral fue asesinado, desvelando las inc贸gnitas del misterioso asesinato. Las fotograf铆as tomadas al cad谩ver, indican que el orificio que se aprecia en el pecho es de caracter铆sticas incompatibles, con un disparo a corta distancia por una pistola Browning, que, supuestamente, llevaba escondida, sino por un arma larga de mayor calibre.

Tras su muerte, Mateo Morral se convirti贸 en un m谩rtir de la causa anarquista. Para P铆o Baroja, Morral era 芦el 煤nico joven que exist铆a en Espa帽a禄, afirmaci贸n que le vali贸 acusaciones de apolog铆a del terrorismo. En su novela La dama errante, le inspira el personaje de Nilo Brull. 鈥淓spa帽a hoy es un cuarto oscuro que huele mal, pero la pobre juventud de los rincones espa帽oles quiere salir del ahogo鈥 隆Tu fuiste en mi vida una llamarada! 隆Por su alma emocionada, Que estall贸 en las ruedas del Carro Real!鈥. As铆 reivindicaba la figura de Mateo, Ram贸n del Valle-Incl谩n, en el poema Rosa de Llamas.

Con la proclamaci贸n de la Segunda Rep煤blica en 1931, varias calles cambiaron su nombre por el de Mateo Morral. 驴C贸mo hubiera sido la historia de Espa帽a si el ramo de flores que lanz贸 Morral en la calle Mayor no se hubiera desviado?, pero esa es otra historia.

V铆ctor Arrogante

En Twitter @caval100




Fuente: Kaosenlared.net