October 13, 2020
De parte de International Confederation Of Labor ICL-CIT
369 puntos de vista


Desde marzo de 2020, miles de trabajadores y trabajadoras textiles de las f谩bricas Dragon Sweater e Imperial Sweater (ambas pertenecientes a Dragon Group) vienen exigiendo los salarios y los complementos que se les deben. Estas f谩bricas sol铆an producir prendas para marcas como New Yorker, Lidl y Walmart.

El pasado 4 de octubre se hab铆a organizado una cadena humana cerca de las f谩bricas, como forma de protesta. Durante el transcurso de estas, un grupo de matones atac贸 a los y las manifestantes. Se tiene la certeza de que hab铆an sido contratados por los propios due帽os de la empresa para intimidar a los trabajadores y a las trabajadoras en lucha. Quienes estaban presentes en los hechos reconocieron a varios de los atacantes, ya que conocen al personal de seguridad de la empresa. A menudo en ocasiones anteriores hab铆an observado los actos de protesta, pero es la primera vez que tambi茅n los han atacado. Durante el altercado se logr贸 hacer retroceder a los atacantes. Sin embargo, 12 trabajadores tuvieron que recibir atenci贸n m茅dica en el Hospital del Colegio M茅dico de Dhaka.

Como reacci贸n, cientos de trabajadores y trabajadoras textiles celebraron una marcha con antorchas por la noche.

Esa misma tarde, el sindicato GWTUC se person贸 en la comisar铆a de Hatir Jheel para presentar una denuncia sobre el incidente. Sin embargo, el oficial a cargo se neg贸 a recibirla e insisti贸 en que se retirasen los dos primeros p谩rrafos de la misma. En ellos se describ铆a otro incidente frente a la propia comisar铆a y el acoso sexual a las trabajadoras. Al final, GWTUC decidi贸 poner la denuncia en el tribunal de distrito.

Al mismo tiempo, se inform贸 al sindicato de que la direcci贸n de la f谩brica hab铆a presentado una denuncia ante la polic铆a seg煤n el art铆culo 326 del c贸digo penal, por intento de asesinato, una acusaci贸n que supone la prisi贸n provisional sin fianza.

Seg煤n GWTUC, el propietario afirma que el incidente anterior ocurri贸 en la propia f谩brica, en la que los trabajadores y las trabajadoras irrumpieron armados, con la intenci贸n de matar y saquear. Obviamente, esto no es cierto, como se puede comprobar f谩cilmente a partir de los v铆deos del ataque.

Al d铆a siguiente, los trabajadores y las trabajadoras se manifestaron ante la oficina del Comisionado de la Polic铆a Metropolitana de Dhaka. All铆 se enteraron de que se nombraba a 15 trabajadores en la denuncia de la empresa y de que el due帽o de la f谩brica acusaba a otros 30 m谩s sin aportar nombres.

No hace falta decir que CIT considera estos hechos inaceptables. Hace tiempo que la empresa ven铆a preparando el terreno para avanzar en su estrategia de represi贸n sindical, acusando a los trabajadores y a las trabajadoras de atentar contra los intereses nacionales de Bangladesh. Sin duda, aceptar resignadamente el robo y el terrorismo patronal son a ojos de la empresa, actitudes tan patri贸ticas como expoliar y atacar a las personas trabajadoras. En fin, no merece la pena malgastar el tiempo en estos argumentos. En los pr贸ximos d铆as y semanas, el grupo de trabajo para Asia de CIT va a lanzar una serie de iniciativas para dejar claro a la empresa que no se van a tolerar este tipo de actitudes. La 煤nica soluci贸n posible al conflicto pasa por satisfacer las reivindicaciones de trabajadores y trabajadoras. Hasta ese momento, 隆la solidaridad internacional seguir谩 estando, sin vacilaciones, a su lado!

Also available in:
English (Ingl茅s)




Fuente: Icl-cit.org