December 5, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
190 puntos de vista

En 2014, el mundo se enteró de mi ciudad natal, Kobane, y de mi pueblo, los kurdos de Siria, cuando propinamos al Estado Islámico (ISIS) su primera gran derrota, en asociación con los Estados Unidos y la Coalición Global . Las alianzas que forjamos allí llevaron al fin del califato de ISIS, en 2019.

Hoy, Kobane vuelve a estar bajo amenaza, y todas las ganancias de esas asociaciones también están en peligro.

Esta vez, la amenaza no proviene del terrorismo del Estado Islámico, sino de un aliado de Estados Unidos y miembro de la OTAN. Durante más de una semana, el gobierno del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha arrojado bombas sobre nuestras ciudades, matando a civiles, destruyendo infraestructura civil crítica y atacando a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que trabajan para mantener bajo control a ISIS.

Para la gente de nuestra región, la derrota militar del Estado Islámico nunca fue nuestro único objetivo. En cada paso de nuestra lucha contra el grupo terrorista en el campo de batalla, tomamos medidas para aplastar la ideología detrás de él, mediante la construcción de un sistema basado en la inclusión, el pluralismo y la igualdad. En Raqqa, por ejemplo, donde Abu Bakr al-Baghdadi una vez gobernó el territorio de ISIS, las mujeres sirias ahora son líderes prominentes.

En 2015, establecimos las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición de kurdos, árabes y asirios comprometidos con la derrota del Estado Islámico. En cada ciudad que liberamos, nuestra gente construyó administraciones locales que, por primera vez en Siria, representaban a todas las etnias y religiones, y otorgaban a las mujeres el mismo poder.

Hemos sido criticados, en ocasiones, por no cumplir con los estándares democráticos de Occidente. Nuestro sistema no es perfecto: tuvimos que construirlo mientras estábamos en guerra por nuestra existencia y bajo un aplastante bloqueo económico.

Pero en términos de calidad de gobierno y seguridad que hemos podido brindar, hemos superado a todas las demás autoridades en Siria, y nada de esto hubiera sido posible sin la victoria en Kobane y el apoyo internacional a nuestra resistencia.

Ahora, la ofensiva turca contra nuestra región está poniendo todo eso bajo una nueva amenaza.

Un ataque en la ciudad fronteriza de Derik, hogar de kurdos, yezidíes y cristianos, mató a más de 10 civiles. Otro apuntó a la base cerca de la ciudad de Hesekê, donde trabajo con Estados Unidos para planificar operaciones contra ISIS, atacando a solo cientos de metros de las fuerzas estadounidenses. Creo que fue un atentado contra mi vida: Turquía ha asesinado a varios de mis colegas en las FDS y de nuestra administración este año.

Sumándose al terror y el caos de la campaña de bombardeos, Erdogan continúa amenazando con una invasión terrestre de nuestro territorio. Sabemos cuáles serán las consecuencias de tal ataque, porque Turquía lo ha hecho dos veces antes.

Las invasiones turcas de Afrin, en 2018, y a Ras al-Ayn y Tal Abyad, en 2019, desplazaron a cientos de miles de personas e interrumpieron la lucha global contra el Estado Islámico. Después de años de dominio turco, estas regiones ahora son famosas por el caos, la inestabilidad, las luchas internas y la presencia de extremistas.

Donde nuestra administración una vez protegió la coexistencia étnica, la libertad religiosa y los derechos de las mujeres, las fuerzas turcas y las milicias respaldadas por Turquía cometen abusos indescriptibles contra las minorías étnicas y religiosas, y las mujeres con impunidad.

Bajo nuestra administración, Afrin fue la única parte del noroeste de Siria que no fue tocada por islamistas radicales. Desde que la zona pasó a estar bajo control turco, los grupos afiliados a Al Qaeda operan libremente en su territorio. Este verano, un ataque con un dron estadounidense mató allí a Maher al-Agal, uno de los principales líderes de ISIS.

Turquía no está amenazando a nuestro pueblo ni a la seguridad y la estabilidad por las que nos hemos sacrificado tanto, por nada de lo que hemos hecho. Como pretexto para la guerra, Erdogan ha acusado a nuestras fuerzas de estar involucradas en un bombardeo mortal en Estambul. Permítanme dejarlo claro: deploramos y condenamos este acto de terror, rechazamos todas las acusaciones de participación y nuevamente ofrecemos nuestras condolencias a las víctimas. Reiteramos nuestro llamado para una investigación y estamos listos para ayudar si se lleva a cabo.

No le pedimos a nadie que luche por nosotros. Mi gente todavía está aquí porque hemos resistido solos innumerables veces antes. Si es necesario, resistiremos de nuevo. Lo que pedimos es que el mundo nos acompañe en una tarea más difícil: la paz.

Creemos que las raíces de los conflictos que tanto dolor y sufrimiento han traído a nuestra región son políticas. No existe un odio inherente entre kurdos y turcos: los líderes turcos han tomado la decisión política de ver a los kurdos como una amenaza para la seguridad y negarnos nuestros derechos democráticos fundamentales. En el pasado, Erdogan negoció con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) para poner fin al conflicto armado entre ese grupo y el Estado turco, y resolver la cuestión kurda por medios pacíficos.

Cuando se llevaban a cabo esas conversaciones, vivíamos en paz con nuestros vecinos turcos. Si tuvieran que reiniciarse, podríamos hacerlo de nuevo.

Y cuando nuestra región estuvo bajo amenaza en 2019, el PKK ofreció, en este mismo periódico, sentarse y buscar una solución política. La llamada quedó sin respuesta y Turquía invadió y ocupó dos de nuestras ciudades solo unos meses después.

Si la comunidad internacional se hubiera opuesto firmemente a una invasión turca y hubiera defendido la paz, las cosas podrían haber sido muy diferentes. Aunque nadie puede hacer retroceder el tiempo, podemos aprender de las tragedias del pasado.

Declaramos que estamos dispuestos a desempeñar un papel útil para reiniciar estas conversaciones y alcanzar la paz que buscamos. Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que tome medidas concretas de inmediato para evitar una invasión turca y promover una solución política al conflicto kurdo, basada en la democracia, la convivencia y la igualdad de derechos. De ello depende la existencia de nuestro pueblo y la seguridad de la región.

FUENTE: Mazloum Abdi / The Washington Post / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org