December 4, 2020
De parte de La Haine
1,628 puntos de vista

鈥淒igan ustedes lo que pasa aqu铆: hablen de la falta de libertad, de las detenciones arbitrarias, de la torturas, de los asesinatos, de los procesos pol铆ticos… Es importante que la gente de ah铆 lo sepa. Franco apoyaba a Hassan, y era la solidaridad l贸gica de la 鈥淚nternacional de los Tiranos鈥… pero es incre铆ble que la nueva democracia espa帽ola siga haciendo el juego del r茅gimen que nos masacra鈥

Marruecos entre la tortura y la muerte

[En ese llamamiento urgente los compa帽eros marroqu铆es no nos ped铆an un favor, nos recordaban un deber como internacionalistas antifascistas contra la tiran铆a encabezada por Hassan II, que en 1972 declara: 鈥淒ios puso sobre el trono al rey para salvaguardar la monarqu铆a. El rito malekita prev茅 que, para esta salvaguarda, no se dude, si hace falta, en sacrificar a un tercio de la poblaci贸n con ideas nefastas para preservar a los dos tercios sanos鈥漖

Aqu铆 me tienes, cayendo en medio de la plaza.

Llevo el coraz贸n como flor roja

que pierde su sangre gota a gota.

Aqu铆 desnudo, me arrastro entre los muertos.

Recojo las fuerzas que me alcanzan

para izar la ense帽a desgarrada.

Avivo con mi sangre misma

el fuego que alienta en las cenizas.

Aqu铆 me tienes, pagando con la vida

el precio de mi muerte.

Abdellatif Zerual (Poeta y resistente marroqu铆 asesinado, muere el 14 de noviembre de 1974, tras siete d铆as de interminables torturas)

 (En 1958 estalla una sublevaci贸n popular en la regi贸n del Rif) Hassan II entonces pr铆ncipe heredero, toma la cabeza de las tropas y ahoga en sangre el levantamiento. En 1965 se producen amplias y continuas manifestaciones obrero-estudiantiles en Casablanca. El movimiento toma un giro insurreccional y el ej茅rcito sitia la ciudad. Bajo la direcci贸n de Ufkir -maestro adiestrador de fascistas- los helic贸pteros y blindados del ej茅rcito intervienen; los asesinados se cuentan por centenares. En marzo de 1973 un sector de la oposici贸n se levanta en armas en la zona del medio-Atlas. El ej茅rcito asola la zona y toma medidas de represi贸n indiscriminada contra el conjunto de la poblaci贸n. Se realizan deportaciones masivas de pueblos enteros. Miles de campesinos son incluidos en 鈥渃ampos鈥 especiales, donde esperan que sean depuradas las 鈥渞esponsabilidades鈥 individuales. Marruecos era una monarqu铆a 鈥渃onstitucional鈥, te贸ricamente las libertades democr谩ticas eran reconocidas, hab铆a partidos pol铆ticos legales, organizaciones sindicales…

 驴LIBERTAD DE PARTIDOS?

En 1964 asesinan a Cheik-el-Arab.

En 1965 secuestro y asesinato de Mehdi Ben Barca.

En 1973 env铆o de paquetes-bomba a tres dirigentes de la UNFP.

En 1975 intento de asesinato del profesor Abderram谩n Meniau gravemente herido y asesinato del abogado Omar Benjellun (l铆deres pol铆ticos molestos para el r茅gimen). Persecuciones y procesamientos sucesivos de miembros de la UNFP, USFP, SNL; UNEM, UMT, PLS (ex-PC) y disoluci贸n por la v铆a administrativa del PC, de la UNEM, de la UNFP (rama Rabat)…

 驴LIBERTAD SINDICAL?

En s贸lo cuatro meses las organizaciones de izquierda de Marruecos, presenciaron la detenci贸n de noventa y siete portavoces sindicales, el despido de otros treinta y siete, y represalias colectivas (Imatex, Somaca) contra trabajadores. Para dar freno a las luchas de clase el poder puso en marcha su propio Sindicato amarillo; en 茅l trata de transformar en sistema de encuadramiento vertical a los trabajadores m谩s manipulables frente a la poderosa por entonces Uni贸n Marroqu铆 de Trabajadores. Las libertades de expresi贸n eran problem谩ticas, as铆 como las de reuni贸n, todas fueron poderosamente recortadas a partir de la reforma del C贸digo de Libertades P煤blicas de 1973; siendo cada vez m谩s frecuentes los secuestros de publicaciones y prohibiciones de todo tipo.

 驴R脡GIMEN DEMOCR脕TICO?

R茅gimen puro policial: secuestros, torturas, desaparecidos, asesinatos, c谩rcel… Hassan tiene un sost茅n b谩sico fundamental polic铆aco, la polic铆a cuenta con un amplio espectro de organizaciones llamadas 鈥淗ermanos Musulmanes鈥 encargadas de los 鈥渢rabajos鈥 m谩s sucios. Salvajes torturas son aplicadas en todas las detenciones pol铆ticas, en comisar铆as y otros cuatro centros especializados en ello. No son pocos los que jam谩s salieron de estos centros: uno a ocho km de Rabat, otro en Kenitra, otro en Maarif-Casablanca donde se ubic贸 el 鈥渆quipo inteligente鈥 m谩s siniestro y sofisticado… Jam谩s se sabe que puede pasar dentro de ellos, que puede estar detr谩s de una detenci贸n pol铆tica, si el comienzo de un proceso judicial o comienzo de secuestro con su terminaci贸n de 鈥渄esaparici贸n鈥 (este ha sido el caso para decenas y decenas de detenidos). Entre ellos, Sen Haji Mohammed, Hassan Chtuki, M. Berkkli, Abdellatif Zerual… Otros resistentes han sido secuestrados y llevados a Marruecos desde el propio extranjero: caso de Ben Barka, o el menos conocido de Hus铆n El Manusi, secuestrado en el aeropuerto de T煤nez, y cuyo paradero sigue desconociendo.

 驴HASSAN, DEM脫CRATA, O CRIMINAL?

1958: tres penas de muerte.

1960: tres penas de muerte.

1961: seis condenas capitales.

1963: una veintena de sentencias de muerte (entre ellas la de Ben Barka).

1964: catorce condenados a muerte,

1971: seis penas de muerte.

1972: doce condenados a la pena capital.

1973: veintitr茅s sentencias m谩ximas.

1976: otra m谩s.

 Como en todos los reg铆menes de las tiran铆as, en el marroqu铆, los procesos pol铆ticos son un instrumento de primera importancia. La suma en menos de veinte a帽os, el r茅gimen de Hassan, ha condenado a muerte a unos noventa destacados activistas de la oposici贸n; la gran mayor铆a fueron ejecutados. Por terrible que parezca que lo es, la cifra no es totalmente representativa, t贸mese como ejemplo la ausencia de penas capitales dictadas entre 1973 y 1976 驴Podr铆a deducirse que se trat贸 de un periodo en que la dictadura hachemita estuvo m谩s benevolente? Por el contrario. No se lleva a los detenidos ante el tribunal, pero en ese lapso de tiempo, fueron m谩s de veinte l铆deres de la oposici贸n asesinados sin proceso. Por lo que se hace dif铆cil dar una idea de la envergadura de la siniestra represi贸n. Otro ejemplo m谩s. De los efectos citados en 1971 sobre los amotinados de Skhirat, de aqu茅l proceso, 鈥渟贸lo鈥 sali贸 un condenado a muerte entre los 1.080 acusados; faltar铆amos a la verdad si no record谩ramos que los acusados militares eran solo soldados (todos los jefes y oficiales hab铆an sido ejecutados en el acto en el momento de su detenci贸n). Finalizar diciendo que si los a帽os se帽alados han dado por resultado unas noventa sentencias de muerte, las sentencias a penas de prisi贸n se cuentan por miles. El 鈥減roceso de Casablanca鈥, celebrado en enero de ese mismo a帽o puede darnos una idea m谩s clara: la sentencia final da cuenta de 44 penas de cadena perpetua, 21 de 30 a帽os, 44 de 20 a帽os, 45 de 10 a帽os y 19 de 5 a帽os. La respuesta est谩 en las palabras del letrado Yves Baudelot ante el Tribunal Criminal de la Corte de Apelaci贸n de Casablanca: <<No se respetan ni siquiera las apariencias. Los principios m谩s elementales son abierta y deliberadamente violados>> Datos de un tiempo trabajando en el APEP (Agencia de Prensa Espa帽a Popular vinculada al FRAP) y de encuentros con el Comit茅 de lucha contra la represi贸n en Marruecos en la Cit茅 Universitaire 鈥淐asa de Marruecos鈥, donde acompa帽茅 a algunas decenas de resistentes marroqu铆es en huelga de hambre.

 驴AN脡GDOTA?

El hecho ocurri贸 durante el 煤ltimo de los llamados 鈥減rocesos de Casablanca鈥, durante el calificado ‘proceso de los Frentistas’. El juez interrogaba a un detenido pregunt谩ndole por sus opiniones pol铆ticas referentes al Sahara (se trata de Abraham Sefaty), Sefaty contesta con total control y convicci贸n palabras a煤n latentes:

<<El verdadero culpable de la arbitrariedad y de la falta de respeto por los derechos del hombre y la justicia es este r茅gimen de traidores, este r茅gimen que explota al pueblo marroqu铆 con violencias y torturas, este r茅gimen que lleva adelante una guerra colonialista contra el pueblo saharaui>> El juez de s煤bito ordena su expulsi贸n; entonces Serfaty responde elevando todo lo que puede su voz:

隆隆Viva la Rep煤blica 脕rabe Saharaui Democr谩tica!!

隆隆Viva la Rep煤blica Democr谩tica y popular de Marruecos!!

隆隆Viva la unidad de los pueblos marroqu铆 y saharaui!!

El juez totalmente desarmado y descompuesto ordena: 隆Al s贸tano con 茅l!

Acto seguido una voz an贸nima de entre la sala grita: 隆隆 Este juicio es una farsa!!

El presidente del Tribunal pat茅tico totalmente perdido de toda 茅tica y control responde: 隆A ver si el que ha dicho eso tiene el valor de ponerse en pie! (Como en ‘Fuenteovejuna’, 139 asistentes al juicio se ponen en pi茅).

 Al pueblo saharaui se le ha denigrado por parte del Estado Espa帽ol y el Gobierno de Marruecos como poderes invasores colonialistas. En junio de 1970 el ej茅rcito espa帽ol asesina en El Aiun, a doce saharauis hiriendo a muchos m谩s al disparar contra una manifestaci贸n independentista anticolonial. Muchos son los lazos desde hace a帽os que me han unido con el pueblo saharaui como militante, como persona, como presidenta de una asociaci贸n cultural de Amistad Internacionalista con los Pueblos; su historia, vida, lucha, esa aportaci贸n al mundo y esa nueva luz de mujer saharaui que se filtra de su resistencia. Decir que Marruecos es un r茅gimen feudal Teocr谩tico en siglo XXI, como lo es la monarqu铆a que reina sobre el E. espa帽ol, no har铆amos sino reafirmar una evidencia hist贸rica. Hassan II, como su hijo Mohamed VI, descendiente directamente del profeta MAHOMA, por su criminal obra y por su insulsa gracia; el ex-Rey J. Carlos y su dinast铆a en el poder por la gracia de nuestra Sra. de Lourdes; ambos pa铆ses, de reyes insulsos m谩s nefastos que ha habido en la historia humana. El de Marruecos, su poder, se considera obtenido directamente de AL脕 (M谩xima autoridad religiosa. M谩xima autoridad militar. M谩xima autoridad pol铆tica). En el cual confluyen de facto los tres poderes: ejecutivo, legislativo y jur铆dico. Es a la vez el m谩s rico del reino ALAVITA, el cual arranca del 1660. El Mayor terrateniente. Mayor propietario de Campos de grifa (Hach铆s). Mayor traficante y exportador de narc贸ticos. Mayor asesino descendiente de Sultanes -como asesino y maestro fue su padre de miles de marroqu铆es, entre los cuales se encuentra el gran amigo del Comandante Fidel Castro e impulsor de la Tricontinental (asesinado en un Drugstore en el Barrio Latino de Par铆s por Delim茅 y el ministro de interior marroqu铆 general UFKIR, ambos a la vez asesinados por los servicios represivos de Hassan II).

 Su expansi贸n demogr谩fica en los 煤ltimos 50 a帽os ha hecho que pasara de 12 millones en los a帽os 1960 a m谩s de 27 millones de habitantes con limitad铆simos recursos econ贸micos y mal distribuidos: minas de Fosfato de Buecra -creadas por colonialismo espa帽ol en el Sahara, el turismo, la pesca con sus Almadrabas, las plantaciones de Hach铆s y las plantaciones de D谩tiles, Agrios y Tomates cuyos propietarios en gran medida, son franceses y espa帽oles; con un sistema de infraestructura y comunicaciones primitivo. Al calor de las inversiones extranjeras fueron instal谩ndose industrias dedicadas al montaje de autom贸viles (Berliet, Sinca, Fiat), a los neum谩ticos (General Tira, Good Year), cementos (Lafarge) etc. Los imperialistas se sent铆an atra铆dos por Marruecos, por la existencia de un caudaloso mercado de mano de obra barata respaldado por un fuerte 鈥渆j茅rcito de reserva鈥 (un tercio de la poblaci贸n activa marroqu铆 se encontraba en situaci贸n de paro permanente). El sector minero -con la excepci贸n de los fosfatos- se encuentra en manos extranjeras, al igual que el turismo (Trigano, ITT, etc.). De forma directa, o camuflada: La Banca act煤a como coordinador 煤ltimo de todas las operaciones. La ONA (Omnium Nord-Africain) controlada por la Banque Natinale de Par铆s et du Pays Bas, ha tenido un inmenso poder en Marruecos, a los que se fueron sumando bancos norteamericanos como el First National City Bank y el Bank of Am茅rica…

 驴Que si ha hecho el F. Polisario todo lo que hubiera podido en los 煤ltimos a帽os? Lo que s铆 sabemos es que el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminaci贸n a sido abolido, por el gobierno marroqu铆 y sus aliados, con ello su independencia y soberan铆a. Lo que tambi茅n sabemos es que los intereses capitalistas de Europa y su amo estadounidense, no pudieron en un tiempo encontrar un interlocutor v谩lido en dos pa铆ses (Marruecos y Mauritania) y que la lucha del pueblo saharaui consigui贸 arrinconar por las armas apenitas unos cientos de miles de mujeres, hombres y ni帽os h茅roes. Recordar茅 siempre a los hijos e hijas del desierto con los que he convivido d铆as gloriosos de esperanza, les recordar茅 como constructores de vida vitalizando la esperanza y lazos de amistad, ese empe帽o en vivir, sus desgastadas jaimas de lona, sus construcciones de adobe en los edificios p煤blicos: Escuelitas, Hospitales… como fueron levantando de la nada su cotidianidad creando pueblo en medio del desierto, c贸mo de cultas aquellas mujeres que construyeron en 1975 el Centro de Alfabetizaci贸n, para seguir creciendo e hilando historia y cultura, ese saber posar la vista sobre el agujero justo de la aguja por donde pasa el tiempo… Quiero hacer un homenaje a El Garhi Nayem Mohamed Suedi, y un entra帽able recuerdo a su pueblo, a todas ellas, mujeres del desierto que caminan con la vida por delante, a su escuelita a la que conoc铆 y pusieron por nombre Escuela de Mujeres 27 de Febrero.

 驴C贸mo iban a reconocer el derecho internacional del pueblo saharaui, El Sahara, como naci贸n? Ser铆a un pueblo m谩s independiente no alienado al imperialismo y sus guerras en Oriente Medio!! De este lado del mar y d铆as de lluvia a煤n recuerdan algunos compa帽eros y camaradas del PCE(ml) y el FRAP, que en 1974, vieron como ingresaron en las mazmorras espa帽olas al mismo tiempo que ellos, diecisiete militantes del F. Polisario detenidos en el Sahara (驴?) No debieron ser los 煤nicos que detuvieron por lo que contaron; la prensa no dijo nada. El silencio sigue siendo primordial para ‘ambasaguas’ ese sistema democr谩tico que nos domina exprimiendo hasta la m茅dula y explota hasta denigrarnos alienando hasta hacernos irreconocibles. A su favor dir茅 que el pueblo saharaui se present贸 ante el mundo (desde que la 鈥渄emocracia franquista鈥 a trav茅s de Adolfo Su谩rez UCD -Uni贸n de Centro Democr谩tico- entregara su territorio al trono de Marruecos), fuerte con la palabra, arrastr贸 tras de s铆 su cultura internacionaliz谩ndola, musicaliz贸 sus ilusiones y se dispuso a compartir la esperanza con todos los pueblos del mundo. Nadie sensible, como es obvio, pudo escurrirse de su red. Pueblo que ha sufrido durante d茅cadas la desaparici贸n de compatriotas, si mal no recuerdo sobre el 1999, Amnist铆a Internacional denunci贸 que centenares de ciudadanos saharianos segu铆an en paradero desconocido quince a帽os despu茅s de haber sido detenidos por el ejercito fascista marroqu铆, sin acusaci贸n alguna ni celebrado ning煤n tipo de juicio (驴?) Un ej茅rcito de casta y una polic铆a cargada de odio y crueldad ha perseguido su peregrinar destruyendo pozos de agua corriente, alumbrado, alcantarillado… Lo que pas贸 a El Garhi Nayem (a su hermano y compa帽eros es s贸lo un ejemplo) asesinado a espaldas de sus padres y hermanos un 24 de octubre del 2010, por el ejercito, con apenas 14 a帽os 鈥渕谩rtir鈥 del crimen de Estado de Marruecos, sigue en m铆 imborrable, tambi茅n las reflexiones del poeta Antonio Machado -repugnantemente utilizadas por la 鈥渄emocracia franquista del falangista Adolfo Su谩rez鈥: 芦Est谩 el hoy abierto al ma帽ana, ma帽ana al infinito… Ni el pasado ha muerto, ni est谩 el ma帽ana ni el ayer escritos禄.

 NOTA

Uno de los maestros internacionalistas de la esperanza saharaui ha sido marroqu铆, afincado en el sur peninsular Abdessadek Sharrat Khattabi, ex embajador plenipotenciario de Marruecos durante el reinado de Mohamed V y ex delegado de Marruecos ante la ONU. Tuvo que abandonar su pa铆s en 1956. Intelectual, abogado y opositor marroqu铆 que nunca excluy贸 de su oratoria el 鈥渕ea culpa鈥 por d茅cadas y m谩s d茅cadas de errores y horrores cometidos contra el pueblo saharaui. Inclu铆a en ellos a los propios marroqu铆es que se consideraban revolucionarios, por abandonar Argelia, en unos momentos de lucha m谩s cruenta contra el Estado Franc茅s. Este maestro de la esperanza saharaui solicit贸 en una entrevista 鈥渆l perd贸n hist贸rico de Argelia, por aqu茅l error del pueblo saharaui, por errores m谩s recientes del gobierno de Marruecos…鈥. Reclam贸 con firmeza en aquella entrevista: 鈥淟a creaci贸n de un Gran Magreb, natural y libre, que indudablemente ha de contar con la Rep煤blica 脕rabe Saharaui Democr谩tica, porque los saharauis tienen derecho a crear su propio estado鈥 鈥淢e duele el Sahara, me duele que Marruecos haya hecho el papel de Francia o Espa帽a: negando derechos y libertad a nuestros hermanos saharauis鈥.

 PD.

Siglo veintiuno arrastre en bola de nieve defenestrando historia; tiempos conservadores, dicen que llega la navidad… 隆Ahhhh! Quiero gritar la verdad, la autentica verdad, verdades como pu帽os, la verdad verdadera y ser escuchada aunque sea d茅bilmente entre el ruido de las malas lenguas y de los bombardeos, contra el usurpador sionista en Palestina, monarqu铆as y tiranos del mundo negando su territorio al pueblo saharaui… Afinad vuestro o铆do, tomemos conciencia sobre el rumor de las olas que internacionalizan nuestra lucha. Despierta, mundo, no se lucha para morir sino para seguir viviendo. No se trata de ser solidarios sin m谩s se trata de conocer la verdad, tomar conciencia de ella porque la verdad, como la mentira, vive de quienes la escuchan pero hay que darla su verdadero sentido. Sin el o铆do aut茅ntico, no hay verdad, y 茅sta s贸lo tiene una v铆a bien definida, est谩 en nosotros defender su dignidad. Sin verdad, no hay teatro, no hay arte, hay contracultura. Negar la verdad, es negar cuando la vida era nuestra, solo luchando no seremos vencidos. Jam谩s podr谩n con la resistencia activa de los pueblos es nuestra bandera 驴Acaso los pueblos que han luchado y siguen peleando, no lo han hecho para restablecer la aut茅ntica verdad, sea o铆da sobre la falsa justicia y arrancar lo verdadero de los furiosos embates de lo falso?

 Mait茅 Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)




Fuente: Lahaine.org