February 7, 2023
De parte de Asociacion Germinal
2,216 puntos de vista

Te escribo desde Italia, donde llegu茅 a mediados de los 2000. Era la 茅poca dorada de Silvio Berlusconi: su segundo mandato de gobierno (2001-2005), que tiene el r茅cord de ser el m谩s longevo de la historia de la Rep煤blica. Al Gobierno Berlusconi II lo sigui贸 el Berlusconi III (2005-2006). Tras una pausa prodiana lleg贸 el Berlusconi IV (2008-2011), el segundo Ejecutivo de la historia en duraci贸n, que cay贸 por la intervenci贸n de Bruselas. Esta costumbre italiana de mentar a los gobernantes como si fueran emperadores le va como anillo al dedo al magnate. El hombre m谩s rico del pa铆s lo gobernaba y lo controlaba en todos los sentidos. Pose铆a pr谩cticamente todos los medios de comunicaci贸n privados y mandaba en los p煤blicos. La influencia de Berlusconi en la Italia contempor谩nea es inconmensurable. Hasta el punto de que s贸lo ha habido dos tipos de l铆deres pol铆ticos desde que Il Caimano entr贸 en pol铆tica, en 1994: los que lo han imitado (de los suyos a Matteo Renzi) y los que se han definido a partir del antiberlusconismo, que no deja de ser la otra cara del berlusconismo. Desde hace poco hemos entrado en una etapa nueva, y tampoco puede entenderse sin Berlusconi: han triunfado sus ahijados, Giorgia Meloni y Matteo Salvini. Berlusconi ha sido condici贸n de necesidad para la victoria de la extrema derecha en Italia.

Las d茅cadas de Berlusconi en el poder y su monopolio medi谩tico han moldeado la sociedad italiana a muchos niveles. Pero uno de los logros m谩s destacados del padre de todos los populismos de derechas actuales es el blanqueo del fascismo. Fue lo primero que me choc贸 cuando llegu茅 a Italia: la facilidad con la que la gente com煤n se defin铆a como fascista. Al contrario de Espa帽a, donde se utilizaba como insulto, en Italia se consideraba una opci贸n pol铆tica m谩s. En las tertulias televisivas hab铆a fascistas declarados alabando sin reparo a Mussolini, del que Berlusconi y los suyos defienden que 鈥渉izo muchas cosas buenas鈥.

Uno de los logros m谩s destacados de Berlusconi es el blanqueo del fascismo

El magnate rompi贸 el acuerdo, que hasta entonces hab铆an respetado todas las fuerzas desde la derrota de los fascistas, de no pactar nunca con ellos. Lleg贸 al poder en 1994 de la mano de la Liga Norte y de Alleanza Nazionale, los que luego fueron Fratelli d鈥橧talia. Aliment贸 durante muchos a帽os al monstruo hasta que este lo devor贸. Cuando se dio cuenta, fue demasiado tarde. En 2019, cuando la extrema derecha italiana estaba empezando a alzar el vuelo y a superarlo de lejos, Berlusconi se desahog贸 en un mitin de Forza Italia: 鈥溌ero si fuimos nosotros los que metimos en el gobierno a la Lega y a los fascistas! 隆Fuimos nosotros quienes los legitimamos!鈥, grit贸, superado.

En Italia vamos unos cuantos a帽os adelantados con el tema de la normalizaci贸n del fascismo respecto a Espa帽a 鈥搇o que no quiere decir que haya m谩s fascistas, sino que socialmente dej贸 de ser un tab煤 reconocerse como tal. En Italia la extrema derecha forma parte de los gobiernos regionales desde hace d茅cadas. Las batallas que ahora empieza a enarbolar la extrema derecha espa帽ola, como la cruzada contra el derecho al aborto, son viejas conocidas en Italia. Un 70% de los ginec贸logos italianos son objetores de conciencia, hay 31 estructuras sanitarias donde el 100% del personal m茅dico es objetor, y en 80 superan el 80%. En regiones como Molise es directamente imposible abortar. Seg煤n las asociaciones de ginec贸logas progresistas no es inusual que a las mujeres que abortan se les haga pasar por situaciones de crueldad psicol贸gica como obligarlas a escuchar el latido del feto, igual que ha propuesto recientemente Vox en Castilla-Le贸n. Y ahora ha llegado al poder Meloni quien, junto a Salvini, dice que quiere aplicar en Italia las pol铆ticas de familia de Viktor Orb谩n y que, en la cuesti贸n del aborto, su modelo es Polonia. Las organizaciones provida fueron el mayor apoyo de Meloni durante la campa帽a, y ella se lo ha agradecido coloc谩ndolos en puestos de poder.

Eugenia Roccella, la l铆der del movimiento provida de Italia, es la ministra de Familia, Natalidad e Igualdad. Hace pocos d铆as le preguntaron en la televisi贸n p煤blica: 鈥溌縀l aborto forma parte de las libertades de las mujeres?鈥. Y respondi贸: 鈥淒esafortunadamente, s铆鈥. Roccella es tambi茅n contraria a la ley de m铆nimos que hay en Italia sobre las uniones de hecho entre personas del mismo sexo, a las que no se les permite ni siquiera adoptar. Roccella querr铆a que las parejas homosexuales no tuvieran ning煤n reconocimiento legal. Como si no existieran. Porque 鈥渓a familia la forman un hombre y una mujer鈥, como repiten Meloni y Salvini. Hace muchos a帽os que estos discursos se airean sin pudor alguno en los medios italianos.

La obsesi贸n de la nueva extrema derecha con los derechos civiles es tan grotesca que Fratelli d鈥橧talia ha llegado a pedir que se censuren los dibujos animados Peppa Pig porque hay un personaje con dos madres. Estos d铆as se centran en atacar el Festival de San Remo, que comenzar谩 el 7 de febrero. Seg煤n el partido que gobierna el pa铆s, 鈥渉ay que acabar con esta propaganda a favor del gender y la sexualidad fluida鈥 que, seg煤n ellos, se hace desde el ic贸nico festival. Han pedido incluso que se proh铆ba la participaci贸n de Rosa Chemical, una cantante que est谩 a favor de los derechos LGTBI.

Y mientras los medios debaten si ver en un festival a un cantante con las u帽as pintadas puede convertir a los espectadores en gays, en una c谩rcel italiana un militante anarquista agoniza haciendo una huelga de hambre que le puede costar la vida. La empez贸 el 19 de octubre y hasta ahora los medios la hab铆an ignorado. El viernes lo visit贸 Ilaria Cucchi, hermana de Stefano Cucchi, el joven romano muerto en la c谩rcel en 2009 a consecuencia de la brutal paliza de los polic铆as que lo custodiaban. Cucchi, que desde esta legislatura es senadora de Sinistra Italiana, sali贸 conmocionada de la visita a Alfredo Cospito. 鈥淪us condiciones son alarmantes, mi hermano muri贸 v铆ctima de la prisi贸n, nadie m谩s deber铆a morir v铆ctima de la prisi贸n鈥, dijo.

Militante de la Federaci贸n Anarquista Informal, en 2013 Cospito fue condenado a 10 a帽os y ocho meses de c谩rcel por haber disparado a las piernas del consejero delegado de Ansaldo Nucleare, una gran empresa italiana que construye centrales nucleares. Una vez en prisi贸n, fue condenado por ser considerado responsable de la colocaci贸n, en 2006, de dos artefactos explosivos caseros delante de una academia de polic铆a, que no causaron ning煤n herido. Por estos hechos se le aplic贸 el agravante de terrorismo pol铆tico y fue condenado a cadena perpetua, una pena que las asociaciones de derechos humanos, como Ant铆gone, consideran del todo desproporcionada. Adem谩s, Cospito est谩 sometido al severo r茅gimen de prisi贸n llamado 41-bis, concebido, en teor铆a, para aislar a los capos mafiosos.

Los m茅dicos que siguen a Cospito hace semanas avisan de que est谩 鈥渁l borde del precipicio鈥

Se trata del r茅gimen carcelario m谩s estricto de Europa occidental, y el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha pedido sin 茅xito en repetidas ocasiones a Italia que lo elimine. Los presos en 41-bis pasan toda su vida completamente aislados. Est谩n confinados de forma permanente en min煤sculas celdas individuales, de donde solo salen a respirar una hora al d铆a, sin ver a nadie. No pueden tener ning煤n contacto con los otros detenidos ni con el exterior, no se les permite ni siquiera tener libros ni peri贸dicos. Hay 750 personas en r茅gimen de 41-bis en Italia.

Cospito est谩 en huelga de hambre desde hace tres meses y medio. Ha perdido m谩s de cuarenta kilos, sobrevive tomando agua, az煤car y sales minerales, y los m茅dicos que lo siguen hace semanas avisan de que est谩 鈥渁l borde del precipicio鈥. Desde 2009 han muerto en las prisiones italianas al menos cuatro personas a causa de huelgas de hambre. El gobierno Meloni, que afronta la cuesti贸n como una vendetta pol铆tica, se mantiene impasible. 鈥淓l Estado no negocia con terroristas鈥, ha dicho con cinismo la premier posfascista. No s贸lo el Estado italiano ha negociado con la mafia y con los terroristas fascistas, sino que el partido de Meloni tiene a alguno de ellos en sus filas.

Para la fil贸sofa romana Donatella di Cesare, lo que est谩n haciendo a Cospito es 鈥渆nterrar en vida una persona鈥, y define el 41-bis como 鈥渦na forma de tortura blanca, tan violenta como ignominiosa, una norma de estado de excepci贸n que defienden casi todos los partidos鈥. La solidaridad con Cospito no le ha llegado de la clase pol铆tica sino de los movimientos sociales. En algunas universidades, como La Sapienza de Roma, los estudiantes est谩n llevando a cabo ocupaciones para protestar por sus condiciones. Di Cesare, que junto al escritor Erri de Luca es una de las pocas personalidades que ha alzado la voz desde el minuto uno contra el trato a Cospito, resume as铆 la situaci贸n en la que nos encontramos: 鈥淟os fascistas en el poder, los anarquistas en la c谩rcel y enterrados en vida. Esta es la Italia de 2023, una pel铆cula de terror鈥. Un diagn贸stico muy diferente del que ofrecen los grandes medios italianos, que parecen haber aceptado con normalidad que la extrema derecha de ra铆z fascista gobierne el pa铆s. O que se cuestione el derecho al aborto, o a ser una pareja LGTBI, o que se muera en prisi贸n por protestar contra reg铆menes penitenciarios inhumanos. Por eso, medios como CTXT son ahora m谩s necesarios que nunca. Qu茅 lujo poder formar parte de este espacio de libertad e informaci贸n sin prisas. Agradezco poder estar aqu铆, y tan bien acompa帽ada.

Un saludo desde Roma,

Alba Sidera

Autora >

Periodista especializada en la extrema derecha y el an谩lisis pol铆tico. Vive en Roma desde el 2008, donde trabaja como corresponsal. Autora de

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org