July 22, 2022
De parte de Indymedia Argentina
262 puntos de vista

Una escalada de los precios que parece no tener techo y una brecha cambiaria que se incrementa d铆a a d铆a son la muestra m谩s evidente de una crisis econ贸mica mucho m谩s profunda que puede desembocar en un golpe de mercado agudizando m谩s a煤n la crisis social.

Foto: Nicolas Solo ((i))

Esta crisis es un eslab贸n m谩s en la larga cadena de crisis que se desenvuelven peri贸dicamente en nuestro pa铆s desde los a帽os 50 del siglo pasado, que se han acentuado a partir de la dictadura militar del 76 por la importancia de la deuda externa, sin que ning煤n gobierno desde entonces haya podido romper con los l铆mites estructurales del capitalismo local. Desde entonces el FMI y los acuerdos de refinanciaci贸n y estabilizaci贸n de la econom铆a est谩n en el centro de estas crisis.

La crisis en su laberinto

La inercia inflacionaria carcome los ingresos populares, La brecha del tipo de cambio oficial con los d贸lares alternativos supera ya el 135%; las reservas son casi inexistentes, mientras que los bonos de la deuda privada reestructurada cotizan a precio de default (20cs. por d贸lar) y est谩n a tiro de los fondos buitres. La deuda interna en pesos es billonaria y exige elevar la tasa de inter茅s para ser renovada. La contrapartida es un nivel de pobreza del 40% y en ascenso, lo mismo que el 10% de indigencia. La mitad de los trabajadores cobra salarios por debajo de la l铆nea de pobreza mientras crece la precarizaci贸n, los planes asistenciales no alcanzan a cubrir necesidades elementales y las desigualdades sociales son crecientes.

El acuerdo a que lleg贸 el gobierno con el FMI (por el pr茅stamo tomado por el gobierno Macri) impone tantos condicionamientos que no deja margen de maniobra para resolver los grandes desequilibrios econ贸micos, menos a煤n para desenvolver una pol铆tica tendiente a resolver los problemas que afectan las condiciones de vida y existencia de los trabajadores y los sectores populares. El reemplazo del ministro Guzm谩n por Batakys solo ha servido para poner en evidencia que, m谩s all谩 de peque帽as diferencias, se ha decidido avanzar por el mismo camino que se ven铆a. Es decir ajuste y sortear las presiones a la devaluaci贸n.

Disputas sin programa

Las disputas en el gobierno y en el FdT, tambi茅n en la oposici贸n derechista, ponen en evidencia que ninguna de estas tendencias o fracciones tiene un programa para salir de la crisis y abrir una perspectiva diferente, m谩s a煤n demuestran gran inoperancia para administrarla. Sostienen una pol铆tica que parece desconocer el acelerado ritmo de la crisis y los crecientes niveles de demanda en este tiempo de deterioro social continuo y generalizado.

Un agotamiento social amplio y un extendido malestar recorren las bases de vastos sectores sociales atravesados por la crisis, que no alcanzan a ver un horizonte que no sea un agravamiento de las condiciones del presente, tienden a movilizarse y a expresar su descontento. La respuesta no ha sido otra que lanzar primero una campa帽a de desprestigio de los movimientos sociales y sus dirigentes y continuarla con la criminalizaci贸n de la protesta. El allanamiento de locales de los diversos movimientos y una falsa preocupaci贸n por la transparencia de los planes sociales, no alcanza para tapar que el verdadero objetivo es desarticulasr la resistencia y esconde empoderar a gobernadores e intendentes en la perspectiva electoral.

Salir del laberinto

Suele decirse que de los laberintos se sale por arriba, porque elev谩ndose se ve la salida. Pues bien si se eleva la mirada en esta coyuntura se ver谩 que el acuerdo con el FMI es lo que obtura cualquier salida a la crisis. M谩s a煤n se percibe que puede venir un shock de mercado con una gran devaluaci贸n y la nueva trasferencia de ingresos que supone. Por el contrario para atender la emergencia social hay que adelantarse y provocar un shock pero en sentido contrario al del mercado.

Medidas de emergencia para atender la emergencia social

Hay que partir de la anulaci贸n del acuerdo con el FMI, caso contrario todo ser谩 muy transitorio, a煤n cuando se lograra alguna mejora en la inevitable renegociaci贸n. A partir de aqu铆 hay que romper la inercia inflacionaria, que amenaza con una h铆per. La fijaci贸n de precios m谩ximos por seis meses, reajustables mientras dure la pandemia es una herramienta utilizable si se la acompa帽a con la aplicaci贸n estricta de la ley de Abastecimiento y el fortalecimiento de la Secretar铆a de Comercio Interior, habilitando a las organizaciones populares en el control de precios y a las comisiones internas en los costos de las empresas formadoras de precios.

Una recomposici贸n de los ingresos populares (salarios, jubilaciones, AUH, planes) neutralizando los niveles de indigencia y reduciendo los de pobreza estimular铆a la demanda interna. Se la puede complementar con la creaci贸n de empleo v铆a reducci贸n de la jornada laboral y el reparto del trabajo existente y un plan de obras p煤blicas acordado con las organizaciones populares.

Es necesario reorientar el gasto p煤blico. Si se desarma la bomba de las Leliqs colocando un bono a tres a帽os, diferenciado seg煤n sus tenedores (AMSES, Bancos, particulares) el Estado se har铆a de un monto significativo de pesos para financiar pol铆ticas activas, que se complementar铆a con la sanci贸n de la ley de Ganancias Inesperadas.

Emergencia cambiaria

Frente a la carencia de d贸lares para engrosar las alica铆das reservas es posible declarar la Emergencia Cambiaria (como lo hicieron varios gobiernos en el pasado) y aumentar y extender los controles para evitar las maniobras de todo tipo con exportaciones e importaciones, complementada por la aplicaci贸n sin restricciones de la ley Penal Cambiaria. Controlar el Comercio Exterior haciendo pasar todas las operaciones por los Bancos Naci贸n y Prov. de Buenos Aires, controlando los distintos pasos de esta cadena, al mismo tiempo que se utilicen todos los dispositivos tecnol贸gicos para evitar el contrabando de granos y cereales por los pasos fronterizos y por la hidrov铆a del Paran谩. Complementaria mente utilizar todas las herramientas disponilbles para que los productores liquiden los granos por un equivalente a 14.000 millones de d贸lares que a煤n retienen para forzar una devaluaci贸n.

Medidas de este tipo pueden ser un primer paso para superar la emergencia y abrir un sendero de reformas estructurales profundas que prefiguren otro modelo productivo y otro tipo de sociedad m谩s solidaria e igualitaria.

Eduardo Lucita es Integrante del colectivo EDI 鈥揈conomistas de Izquierda-




Fuente: Argentina.indymedia.org